Bill Clinton lamenta que el crecimiento en EEUU lo acumulen los más ricos

Bill Clinton

Bill Clinton participó en la Cumbre de Derechos Civiles en Texas, que celebra el medio siglo de historia de la ley que prohibió la discriminación.

- Getty Images

Esas condiciones económicas crean un freno, dice Clinton


El expresidente estadunidense Bill Clinton lamentó el miércoles que el crecimiento económico de los últimos años se concentre en la minoría de los más ricos del país y urgió que la política nacional vuelva a ser inclusiva.

El demócrata Clinton, que gobernó entre 1993 y 2001, hizo tal declaración en la Cumbre de Derechos Civiles en Austin, Texas, que celebra el medio siglo de historia de la ley que prohibió la discriminación por razones de raza, género, religión y origen en EEUU.

¿Qué opinas sobre la postura de Clinton sobre la distribución de la riqueza en EEUU?

"Las estadísticas muestran un crecimiento, pero la gran mayoría de este va a la cima del 10%, o incluso del 5% o del 1%, de todos nosotros", indicó el ex mandatario.

Para Clinton, esas condiciones económicas crean "un freno extremo al crecimiento a largo plazo y al bienestar social", porque considera que el país funciona mejor cuando la prosperidad se comparte entre el máximo de ciudadanos.

Leer: Los Clinton entran en la fiebre de las fotos selfie

"En cuanto más compartimos la prosperidad, más oportunidades creamos para los otros para ser millonarios y multimillonarios", precisó.

En ese sentido, el expresidente aseguró que los ingresos medios reales por familia en Estados Unidos se encuentran por debajo del nivel en el que se situaban cuando dejó la Casa Blanca en 2001.

Añadió que esas condiciones económicas conforman una tendencia internacional. "En todo el mundo hay recortes de puestos de trabajo, particularmente agudos entre los jóvenes", subrayó el ex mandatario demócrata.

Clinton criticó que no se avance en la reforma migratoria

Cincuenta años después de la ley en favor de la equidad, Clinton considera que las desigualdades económicas de hoy en día dañan el trabajo conseguido por los líderes comunitarios, activistas y políticos vinculados al movimiento de los derechos civiles a lo largo de los años.

"Me preocupa que la gente se despierte y piense que el día de mañana será como el día de ayer", explicó. Añadió que "el gran heroísmo del movimiento de derechos civiles residió en toda esta gente que literalmente quería dar su vida porque creía que el mañana podía ser diferente del ayer". Clinton advirtió de que todavía hay mucho trabajo por recorrer en términos de igualdad de oportunidades y recordó que en la política ni hay "victorias finales" ni "misiones completadas" porque la aspiración es perfeccionar el país.

El ex presidente fue más allá y señaló ciertos asuntos nacionales en los que ha detectado un retroceso. Se refirió a las leyes de identificación electoral que, en estados como Texas, donde pronunció el discurso, pueden dificultar que algunas minorías étnicas y sociales voten sin problema.

"De repente, aparecen todas estas nuevas trabas para votar. Todos sabemos lo que es esto. Esto es una manera de restringir una licencia tras cincuenta años expandiéndola", sentenció.

En referencia a la marcada división entre demócratas y republicanos en Washington, insistió en su defensa de la "política inclusiva" y recriminó actitudes "radicales" en grandes temas nacionales como la reforma migratoria, encallada en el Congreso estadunidense.

"Este es el mal camino para nosotros. Es malo para nosotros decir 'bien, sabemos que necesitamos una reforma migratoria, pero no queremos hacerlo porque esto provocaría que hubiera demasiados votantes nuevos", reprochó en alusión al Partido Republicano sin nombrarlo.

La Cumbre de Derechos Civiles se celebra hasta el jueves en la biblioteca presidencial Lyndon B. Johnson de Austin, Texas, ya que fue el presidente que promulgó en julio de 1964 la ley que acabó con la discriminación en Estados Unidos.