Le escondió su fortuna a su familia y lo dejó todo a la caridad

Margaret Dickson

Margaret Dickson. (Imagen tomada de Twitter).

- Univision.com

Nadie lo hubiera sospechado


Margaret Dickson fue maestra de primaria y luego policía. Habitaba un departamento pequeño en Glasgow, de modo que nadie se hubiera imaginado que poseía grandes cantidades de dinero.

Al morir de cáncer pulmonar el año pasado, las personas cercanas a Dickson creían que su departamento era la única herencia que había dejado, pero entre acciones, inversiones y tres cuentas bancarias separadas tenía acumulado el equivalente a 1,845 millones de dólares.

“Nos sorprendió ver cuánto dinero tenía. Vivía en un departamento bonito pero modesto, y no tenía una vida extravagante”, dijo Jean Brock, prima de la mujer, al diario The Scotsman, informó la versión digital del periódico mexicano Reforma.

“Pero resulta –continuó—que tenía tres cuentas bancarias con 100 mil libras esterlinas cada una, y lo demás estaba en acciones”.

El medio indica que, aparentemente, el tío de la mujer escocesa era un corredor de bolsa de quien recibió consejos a temprana edad sobre los sitios ideales para invertir.

A su muerte, la mujer donó la mayor parte de su herencia a la caridad: desde la investigación del cáncer, una fundación dedicada a la concientización sobre enfermedades cardiovasculares, una más para niños de la calle, la ceguera y a otra que opera botes salvavidas en todas las costas de Gran Bretaña e Irlanda. A su familia le dejó una cantidad menor.