Venezuela se acerca a la banca internacional

Venezuela se acerca a la banca internacional

Desde hace más de un año el gobierno ha demorando la venta de divisas lo que ha afectado el flujo de las importaciones de materias primas e insumos

- Getty Images

La estrategia ha funcionado a Venezuela


Tras renegar por más de una década de la banca internacional, a la que considera emblema del capitalismo, el gobierno venezolano se reunió con bancas de inversión para intentar cambiar la percepción de riesgo del país y preparar el escenario para próximas medidas económicas.

Los encuentros que tuvieron lugar el mes pasado en Londres y Caracas ocurren en el contexto de una severa crisis económica, situación que ha alimentado las versiones de que esas reuniones podrían ser la antesala de cambios en la política económica del presidente izquierdista Nicolás Maduro que implicarían fuertes medidas de ajuste.

Opina sobre esta nota en nuestros foros

El impacto de las reuniones fue inmediato. El riesgo país de Venezuela bajó de 970 a 914 puntos básicos entre la segunda y última semana de junio alentado por los anuncios del nuevo hombre fuerte de la economía venezolana, el ministro de Petróleo Rafael Ramírez, quien aseguró a los inversionistas en Londres que el gobierno cumplirá con los pagos de deuda pautados para el segundo semestre del año y que se realizará una unificación cambiaria.

Ramírez, quien también se desempeña como vicepresidente del área económica, afirmó la víspera que las reuniones con los inversionistas tienen como orientación "ir a explicar nuestra verdad al exterior" y combatir a "tanto opinador de oficio acá que tiene una orientación política claramente contra nosotros".

"Vamos a lo que vamos. Vamos con el socialismo, eso que quede claro. Nosotros no vamos a desviar nuestro camino al socialismo", indicó el ministro al descartar que el acercamiento a la banca internacional pueda implicar cambios en la orientación del gobierno de Maduro que ha sido señalado recientemente por dos exministros de estar desviándose del camino socialista trazado por el fallecido expresidente Hugo Chávez.

¿Qué motivó a Venezuela para cambiar de opinión?

Al explicar las motivaciones del acercamiento del gobierno a los mercados, Alejandro Grisanti, analista de la empresa financiera internacional Barclays Capital, dijo a The Associated Press en entrevista telefónica que el gobierno está buscando "mayor apoyo" de los inversionistas internacionales para bajar el riesgo país y "poder buscar nuevos recursos más baratos".

En ese sentido Ramírez anunció el domingo que el gobierno está trabajando en un "reperfilamiento de nuestra deuda" que podría implicar "colocar nuestros vencimientos de pagos de una manera más extendida en el tiempo".

Entre octubre y noviembre hay una concentración de vencimientos de deuda de la república y de la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. que implicará pagos por amortización e intereses por unos $7,000 millones, según estimaciones de Barclays Capital. Entre los analistas existen dudas de que el gobierno tenga suficientes recursos atender esas obligaciones y los requerimientos de la economía.

Además de la galopante inflación, el desabastecimiento de algunos bienes básicos y las tensiones en el mercado cambiario por la falta de divisas oficiales, hay una compleja situación por el importante déficit fiscal que enfrenta el gobierno, afirmó el economista David Alayon, director de la firma local Kapital Consultores.

Se estima que el déficit fiscal supera 10% del producto interno bruto, de acuerdo con cálculos de analistas y bancas de inversión.

Ramírez indicó que el gobierno ha recurrido al sistema conocido como SICAD II, donde la divisa estadounidense cotiza a una tasa promedio estimada de 49 bolívares por dólar, "para reducir el déficit fiscal".

"Al tener un mayor cambio por tus dólares tenemos los suficientes bolívares para tener en equilibrio nuestra economía", agregó.

La venta de divisas, el talón de aquiles del gobierno venezolano

El ministro adelantó la víspera que el gobierno espera adoptar una serie de medidas fiscales y monetarias antes de ir a una "convergencia, a un sistema de bandas de nuestro modelo cambiario".

Los analistas consultados por AP coincidieron en que no creen que las medidas de ajuste que necesita la economía venezolana puedan concretarse en breve tiempo, pero Alayón afirmó que entre más se tarden en resolver asuntos fundamentales como la reforma cambiaria "se pone más complicada la situación".

Desde hace más de un año el gobierno ha venido demorando, sin dar mayores explicaciones, la venta de divisas a las empresas privadas lo que ha afectado el flujo de las importaciones de materias primas e insumos de muchas compañías locales. Eso ha generado una caída de la producción en algunas empresas y ha complicado los problemas de escasez de algunos alimentos y bienes básicos.

El retraso del gobierno en la venta de dólares ha originado fuertes presiones en el mercado paralelo donde la divisa estadounidense se negocia a más de once veces la tasa oficial de 6.30 bolívares.

El tipo de cambio del mercado paralelo se ha convertido en el marcador de los precios de algunos productos, lo que ha generado fuertes presiones sobre la inflación que alcanzó en mayo una tasa anualizada de 60.9%, la mayor desde 1996.

Como parte del control de cambio, vigente desde 2003, en el país operan tres tasas: una a 6.30 bolívares por dólar, otra que resulta de las subastas de divisas del sistema conocido como SICAD I que está alrededor de los 10 bolívares por dólar y la del SICAD II.