Peligros que se pueden evitar al comprar en línea

Compra en línea

Compra en línea, pero de manera segura.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Toma precauciones para que no tengas una mala experiencia


Si los estacionamientos de los centros comerciales son tu pesadilla en esta época del año, es probable que estés pensando en realizar al menos algunas de tus compras navideñas en línea. Sin embargo, existen riesgos que vienen de la mano con la comodidad, como tiendas minoristas que estafan, mercancía defectuosa, robo de identidad.

La Navidad pasada, los compradores en línea se quejaron de esto y otros problemas según Plum Tree Group, una compañía de consultoría en comercio electrónico, y de Infegy, una compañía de investigación de mercado. A continuación, presentamos algunos de los peligros más graves de comprar en línea y la manera de cómo evitarlos:

El sitio web es dudoso

El hecho de que un sitio web parezca legítimo no significa que lo sea. Algunos son sitios web fraudulentos creados para robarte la identidad, la información de tu tarjeta de crédito, o con ambos fines. Otros venden productos falsificados. Incluso otros se dedican a prácticas no éticas, como atraerte con bajos precios que solo respetan si compras artículos adicionales, o agregan discretamente cargos inesperados según la información en letra pequeña que saben que nunca vas a leer.

Qué hacer: Antes de realizar compras en una tienda minorista en línea desconocida, búscala en la Oficina de buenas prácticas comerciales (Better Business Bureau - bbb.org). Revisa la calificación de la tienda, busca las quejas presentadas contra ella, y confirma si cuenta con una dirección física. También revisa lo que otros opinan sobre la tienda mediante búsquedas en Internet con el nombre del sitio web y términos tales como “quejas” y “críticas”.

Utiliza una tarjeta de crédito en lugar de una tarjeta de débito de modo que puedas examinar un cargo con mayor facilidad si existe una actividad dudosa. Además, lee cuidadosamente las condiciones de la tienda minorista.

Los productos que recibes están defectuosos

Lo que está en letras pequeñas en los sitios web de las tiendas minoristas, por lo general, dice que todos los productos se venden como están, algo que rara vez se ve en las tiendas tradicionales. Eso significa que los sitios web están negando la llamada garantía implícita de comercialización, una garantía no escrita que, por lo general, te da el derecho de rechazar mercancía defectuosa, incluso meses después de realizada la compra.

Muchos de los sitios web que exploramos indican que los clientes pueden devolver los artículos defectuosos durante el período de devolución establecido, que con frecuencia dura 30 días. Después de eso, muchos señalan que debes tratar directamente con el fabricante, que tal vez te obligue a que le envíes el artículo de nuevo por tu propia cuenta y quizás tengas que esperar semanas por un reemplazo refaccionado.

Cerca de una docena de Estados y el distrito de Columbia no permiten que las tiendas minoristas nieguen los derechos básicos de garantía. Sin embargo, incluso si tienes el derecho de devolver un producto defectuoso a una tienda en línea, quedar satisfecho puede ser complicado cuando una tienda minorista se encuentra muy lejos.

Otra preocupación es que un sitio web puede ser un distribuidor no autorizado de los productos que vende. Estos artículos provenientes del “mercado gris” probablemente no estén cubiertos por la garantía del fabricante.

Qué hacer: Verifica que el sitio web sea un distribuidor autorizado luego de leer la descripción del producto y los términos y condiciones, o pregunta al fabricante. La única manera de asegurarse de que recibas todos tus derechos de garantía es comprar en una tienda tradicional, pero si compras en línea y luego descubres que el producto tiene un defecto, de todos modos ponte en contacto con el vendedor. Es probable que la tienda no quiera perderse tu compra futura, incluso si eso significa sobrepasar los límites de su política.

El sitio web comparte tu información personal

Lo último que deseas después de comprar un producto en línea es recibir una gran cantidad de correos no deseados del comerciante o de las compañías a las que vendieron tu información.

Qué hacer: Antes de proporcionar datos personales, lee la política de privacidad del sitio web. Muchas tiendas minoristas te permiten elegir si deseas recibir ofertas o si deseas que tu información se comparta. Pero otras hacen un acuerdo automático a menos que tomes medidas específicas, como la desactivación de las casillas seleccionadas. Así que mantente alerta. Asimismo, limítate a proporcionar la información necesaria para completar la compra.

Tus pagos son interceptados o tu computadora se infecta con virus

Proporcionar información de las tarjetas de crédito mediante una conexión no segura, o navegar por la web en una computadora o un teléfono inteligente sin protección significa ir en busca de problemas.

Qué hacer: Verifica que la tienda minorista esté utilizando una conexión segura asegurándote de que su dirección web comience con el prefijo “https” (nota la “s”) y que haya un ícono de candado cerrado en la barra de estado del navegador. Lo que es fundamentalmente importante si estás usando un punto de acceso Wi-Fi, aunque es mejor no enviar información personal o financiera a través de puntos de acceso a Internet o en computadoras públicas.

Además, asegúrate de que el sistema operativo, el navegador y el software de seguridad estén actualizados en tu computadora y teléfono inteligente. Si tu teléfono inteligente no cuenta con un software de seguridad, considera obtener uno.