Hierve la frontera durante el Black Friday

Garita San Ysidro

La frontera hierve por las compras del Black Friday.

- Getty Images

Mexicanos buscan aprovechar las ofertas en Estados Unidos


No es un día cualquiera. La frontera luce abarrotada, con cientos –miles-- tratando de llegar a Estados Unidos. No son inmigrantes jugándose la vida por un mejor futuro, sino compradores ilusionados con el Black Friday.

En el día de los mayores descuentos comerciales de EEUU, los mexicanos que viven cerca de la zona fronteriza –e incluso otros que no viven tan cerca de ella- se trasladan hacia el país vecino del norte para aprovechar de las ofertas y ser parte de la comercial tradición.

“El Black Friday representa uno de los días más importantes en términos económicos para la región de San Diego, con el empuje de los consumidores fronterizos”, citó la versión digital del periódico mexicano El Universal a Alejandro Díaz Bautista, investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

¿Qué opinas de los compradores que cruzan la frontera? Participa en nuestros Foros.

San Diego, California, hace frontera con Baja California, México. Según el medio, cada año, los mexicanos de Baja California gastan en San Diego unos 4,000 millones de dólares; cada uno de los que viajan hacen un gasto de 300 dólares en promedio.

El año pasado, desde temprana hora, miles de bajacalifornianos cruzaron la frontera con el objetivo de aprovechar los descuentos de entre el 20 y el 80 por ciento en distintas tiendas establecidas tan solo en el Condado de San Diego.

Un mercado 'extremadamente importante'

“El mercado del sur de la frontera es extremadamente importante; la gente de México viene constantemente al centro comercial, al igual que muchso que llegan desde el aeropuerto de Tijuana, ya que las ofertas son realmente buenas”, consideró Tom Fallon, gerente del centro comercial Las Américas, ubicado a unos pasos de la frontera.

El catedrático Díaz Bautista, ahora citado por la web Frontera, señaló que en la temporada del Black Friday se estima que la fuga de consumidores hacia Estados Unidos supera los 6,000 millones de dólares.

“Los comercios mexicanos tratan de ofrecer precios similares a los de Estados Unidos, pero esto es casi imposible debido a que allá tienen apoyos fiscales, al diferencial de impuestos y mejores precios en la red de proveeduría”, dijo, haciendo referencia al Buen Fin.