Publicidad | Vea su anuncio aquí

Entrada de Facebook a la bolsa revela injusticias entre inversionistas

Facebook

Facebook actualmente cuenta con 900 millones de miembros en activo.

- Getty Images

Bolsas

FOTOS:  Debuts en Bolsa más grandes

Ver fotos
Ejecutivos de Facebook

FOTOS:  Los ejecutivos mejor pagados en Facebook

Ver fotos
Facebook

FOTOS:  Facebook: ¿apuesta segura o incierta?

Ver fotos

¿Se cometieron actos irregulares?


NUEVA YORK - La controvertida entrada a bolsa de la red social Facebook saca a la luz la inherente inequidad que existe en los mercados financieros entre los compradores minoristas y los grandes inversores, que tienen acceso directo a grandes ejecutivos de empresa y analistas de bancos.

¿Qué deberían hacer la autoridades para evitar este tipo de injusticias en los mercados financieros? ¡Opina!

Los principales bancos encargados del debut bursátil de la red social, como Morgan Stanley, Goldman Sachs y JPMorgan Chase, llamaron a sus grandes clientes en los días previos a la operación de entrada, la más esperada del año.

Las entidades llamaron la atención sobre un pronóstico menos atractivo para las operaciones de Facebook, que cuenta con 900 millones de miembros en activo.

Facebook venía de modificar sus perspectivas para la entrada a bolsa, destacando que sus ingresos seguían avanzando menos rápidamente que su crecimiento en términos de nuevos usuarios y señalaron incertidumbres sobre su capacidad de generar ganancias en el entorno móvil.

El grupo ya había informado sobre estas dos cuestiones pero el lenguaje utilizado en este nuevo documento empujó a los analistas de los grandes bancos a modificar sus perspectivas sobre los resultados de Facebook.

Bancos no están autorizados a publicar información días antes de un debut bursátil

"¿Esto quiere decir que los pequeños inversionistas quedan rezagados? Claramente, este siempre fue el caso", indicó a la AFP una fuente cercana al organismo regulador del mercado de valores. "Es como si una compañía aérea ofreciera billetes gratuitos a grandes clientes", agregó.

"Las perspectivas bursátiles están ahí para todo el mundo, todos intentan analizarlas. Si un inversor promedio no supo interpretar las previsiones (de Facebook), entonces pasa lo mismo con otros prospectos y documentos de valores publicados de forma diaria por otras empresas", agregó la fuente que pidió no ser identificada.

En cambio, "si hubo informaciones claves que fueron entregadas y que no estaban comprendidas en los documentos públicos, entonces hay una infracción grave", concluyó la fuente.

Los bancos que actúan como agentes colocadores en entradas a bolsa o en operaciones de fusiones o adquisiciones no están autorizados a publicar notas de análisis poco antes del día de debut para evitar conflictos de interés. En tanto, sí están autorizados a hablar con sus clientes por teléfono durante las conferencias de promoción de los debut bursátiles (road show).

"Cuando los analistas cambiaron su opinión sobre Facebook, enviaron una nota con las actualizaciones a los equipos de nuestra división de gestión", que enseguida llamaron a nuestros clientes, explicó a la AFP una fuente cercana.

Duro golpe a la reputación de Wall Street

Además de las llamadas recibidas, los grandes inversionistas también son invitados a presentaciones privadas organizadas por los bancos durante las cuales se encuentran con ejecutivos y pueden hacerles preguntas.

Los inversores institucionales como los fondos especulativos o los grandes fondos de pensiones "tienen ganas de ver cómo están sucediendo las cosas, de ver si un director financiero está tranquilo o nervioso, es humano", estima Gregori Volokhine, director de Meeschaert New York.

"Pero si uno envía informaciones clave a algunos y a otros no, ahí existe información privilegiada", agregó explicando que por el momento no hay pruebas de que este tipo de datos hayan sido transmitidos a los grandes inversores en las llamadas a los bancos.

Otro ejemplo de los privilegios de los que gozan los grandes inversores es que algunos de ellos, escogidos con pinzas, tuvieron la oportunidad desde enero de 2011 de adquirir partes en la participación de 500 millones de dólares que Goldman Sachs compró en Facebook.

Para Volokhine, "esto no debería ser normal, si uno quiere que la gente confíe en los mercados bursátiles. Este es otro golpe duro" para la reputación de Wall Street.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí