La compra de WhatsApp: un movimiento defensivo de Facebook

Facebook y WhatsApp

Facebook a la defensiva, con la estratégica y millonaria compra de WhatsApp.

- Getty Images

Cayeron las acciones


Las acciones de Facebook bajaban el jueves en el Nasdaq neoyorquino tras el anuncio de su acuerdo para comprar el servicio de mensajería móvil WhatsApp por 19,000 millones de dólares.

De acuerdo a lo que informa la agencia Efe, los títulos de la compañía dirigida por Mark Zuckerberg perdían a primera hora más de un 2.5 por ciento de su valor, hasta quedar por debajo de los 66 dólares por acción, frente a un máximo de 68.45.

El precio, sin embargo, se fue recuperando lentamente, lo que supone un retroceso de en torno al 2.3 %, datos que muestran que los inversores aún no están del todo convencidos.

La apuesta por el pulso móvil

En otro parte informativo, Efe subraya que la compra hecha por Facebook representa un movimiento defensivo con el que no sólo se hace con un fuerte competidor, sino que trata de no perder el vertiginoso pulso móvil, retomar el contacto con la audiencia joven y reforzar su presencia internacional.

¿Por qué ha invertido esa cuantiosa cantidad si ya contaba con su propio servicio de mensajería instantánea?

Whatsapp, compañía de origen estadounidense de 55 empleados, ha cosechado en cinco años 450 millones de usuarios -el 70 por ciento se conecta a diario al servicio-, registra un millón de descargas cada día y 50,000 millones de mensajes cruzan su plataforma cada 24 horas.

Su ritmo de crecimiento, su relevancia fuera de Estados Unidos, especialmente en Europa y América Latina, y la evolución en el uso de redes sociales -especialmente entre los jóvenes- desde un modelo más exhibicionista hacia otro más privado y personal en el que encaja la mensajería instantánea son algunas de las claves de esta transacción que sorprendía a la industria tecnológica.

¿Qué opinas de esta transacción? Participa en nuestros Foros.

"Es un movimiento defensivo. No están diciendo 'Facebook es una plataforma maravillosa y con esto estamos mejorándola'. Están diciendo 'como compañía necesitamos hacer una cosa diferente y aquí está esa cosa distinta', indicó a Efe la responsable europea de análisis de la consultora IDC, Alys Woodward.

La experta explicó que todas las redes sociales tienen un ciclo de vida y que, una vez que empiezan a perder usuarios o a detectar que su uso decae, comienzan a desinflarse, de ahí la decisión de Facebook de adquirir Whatsapp.

"Facebook tiene esa paranoia de 'no quiero ser el chico del siglo pasado, el que se queda atrás, y el próximo Facebook lo voy a tener yo también' y ahí la frontera la dibuja muy claramente el móvil. (...) Intenta responder a todo", afirmó a Efe el cofundador del grupo editorial Weblogs SL, Antonio Ortiz.

El motor en búsqueda del liderazgo

Por su parte, la Agencia France Press coincide que el impactante anuncio de la compra demuestra la voluntad de la red social por mantenerse conectada a los jóvenes y cimentar su uso en celulares para conservar su liderazgo.

"Esto muestra la determinación de Facebook por convertirse en 'el próximo Facebook", señala Benedict Evans, de la firma de capital de riesgo Andreessen Horowitz.

Se trata de "un récord y una verdadera fortuna para un simple sistema de mensajería. Pero WhatsApp es un auténtico éxito: hay 450 millones de usuarios en el mundo y es una aplicación muy usada por los jóvenes, que ven en ella el mejor medio de sustituir el viejo mensaje de texto" (SMS), cuenta Lionel Kaplan, especialista en redes sociales en Mediatrium, una agencia de márketing y comunicación en París.

"Facebook quiere conservar su liderazgo, que se ha tambaleado estos últimos tiempos, sobre todo por la desafección de los adolescentes", precisa.

Greg Sterling, analista de Opus Research, destaca que "el tamaño de la transacción es realmente imponente y esto hará hablar de burbuja", aunque Facebook está dispuesto a arriesgarse porque los medios sociales "están de moda" y el próximo año "puede aparecer otra aplicación".

La frustración por Snapchat

Por otra parte, Sterling cree que Facebook ha aceptado pagar este cuantioso monto "en respuesta a la frustración (que supuso) no haber podido comprar Snapchat", otro servicio de mensajería instantánea.

Efe indica que esta negativa fue un revés en los planes de Facebook, que fía su crecimiento futuro a la transición de la web al móvil, consciente de que la democratización y popularidad de los teléfonos inteligentes ha llevado a muchos usuarios a desplazar sus "clics" del escritorio a sus ratos en el transporte público o a las esperas.

Esta no es la primera vez que el mercado se lleva las manos a la cabeza con las cuantiosas ofertas de Facebook: ya consideraron desmedida la compra de Instagram, la red social más popular de retoque de fotografías, por 1,000 millones de dólares y los 3,000 millones con los que tentó a SnapChat.

Zuckerberg ha salido enseguida a defender las bondades de su adquisición con un argumento sencillo pero firme: el valor de WhatsApp está en que su crecimiento es tal que puede llegar a conectar a 1,000 millones de usuarios.