Philip Morris venderá Marlboro electrónico

iQOS Marlboro electrónico

Es un aparato hueco parecido a un bolígrafo, llamado iQOS para crear vapor de nicotina con sabor a tabaco.

- The Associated Press

Los Marlboro HeatSticks


Philip Morris International Inc. espera aprovechar el apetito cada vez mayor por nuevos productos de tabaco como los cigarrillos electrónicos con un nuevo producto de marca Marlboro.

La segunda mayor tabacalera del mundo presentó el jueves los detalles de su plan de sacar al mercado los Marlboro HeatSticks en ciudades de Japón e Italia más adelante este año, con planes de expansión en el 2015, indica The Associated Press.

El producto representa otro intento de mejorar la tecnología de calentamiento que fracasó cuando se presentó originalmente en el mercado en la década de 1990.

'Riesgo reducido'

Los dispositivos se calientan a un máximo de 350 grados Celsius (660 grados Fahrenheit) en un aparato hueco parecido a un bolígrafo, llamado iQOS para crear vapor de nicotina con sabor a tabaco. A diferencia de los cigarrillos electrónicos populares que usan nicotina líquida, el HeatSticks contiene tabaco de verdad, algo que la compañía opina que lo hará más atractivo a los fumadores de cigarrillos.

Es uno de varios productos de "riesgo reducido" que Philip Morris International planea someter a prueba en momentos que la industria se diversifica más allá de los cigarrillos tradicionales en medio de la declinación de la demanda.

Los productos como HeatSticks "representan un cambio potencial de paradigma para el sector, la salud pública y los fumadores adultos", dijo el presidente ejecutivo André Calantzopoulos durante una presentación el jueves a los inversionistas, indica la AP.

La compañía, con sede en Nueva York y Suiza, ha invertido unos 2,000 millones de dólares durante más de un decenio en el desarrollo de los productos y espera que el iQOS aumente sus ganancias en 700 millones de dólares cuando las ventas lleguen a 30,000 millones de unidades.

Buscan el agrado de los fumadores

La compañía anunció en enero planes de invertir hasta unos 680 millones de dólares en dos plantas en Italia para fabricar los productos.

El martes, la empresa dijo que además de sus propias alternativas de cigarrillos, adquirió el fabricante británico de cigarrillos electrónicos Nicocigs Ltd. No se revelaron los términos financieros del acuerdo.

En los años 1990, varios dispositivos que calientan el tabaco en vez de quemarlo no fueron del agrado de los fumadores. Aunque los productos no dejaban ningún olor ni generaban ceniza, sabían diferente de los cigarrillos y eran más difíciles de usar.

Pero ahora la industria de cigarrillos electrónicos espera un resurgimiento de tecnologías que algunos alegan son menos dañinas que los cigarrillos tradicionales.

Calantzopoulos señaló que los cigarrillos electrónicos no ofrecen el sabor y el ritual de fumar de los cigarrillos tradicionales.

Riesgos a la salud

Pero con los riesgos de salud asociados con los cigarrillos tradicionales y cambios en la sociedad, no asombra que muchos de los 1,000 millones de fumadores del mundo deseen dejar el hábito o probar otras alternativas.

HeatSticks es un desarrollo del Accord, que probó Philip Morris USA en el mercado a finales de la década de 1990. Philip Morris USA vendió sus operaciones internacionales en el 2008, que ahora es propiedad de Altria Group Inc. con sede en Richmond, Virginia.

Combate judicial contra la UE

Por otro lado, la Agencia France Press indica que el fabricante de origen estadounidense pero instalado desde hace años en Suiza anunció el viernes que va a recurrir al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para oponerse a la nueva reglamentación europea sobre la venta de tabaco.

Esa directiva europea, adoptada el pasado 3 de abril, se propone armonizar en los Estados miembros de la UE las disposiciones que rigen sobre la composición de los cigarrillos, la presentación de los paquetes, la venta de tabaco de un país a otro y los cigarrillos electrónicos.

Contactadas por la AFP, las autoridades europeas rehusaron comentar esa iniciativa.

PMI presentó ya recursos ante tribunales británicos y prevé apelar después al tribunal europeo, dado que una empresa no puede recurrir directamente ante el TJUE una directiva europea.

La empresa se prepara para un largo combate judicial, dado que estima que el procedimiento podría durar "dos o tres años".

La precedente directiva europea sobre el tabaco, que remonta a 2001, fue ya objeto de recursos judiciales, lo que no impidió que fuera trasladada a las reglamentaciones nacionales, argumentó una fuente europea.

La nueva directiva debe ser aplicada por los países de la UE de aquí a 2016, pero ciertos países (como Irlanda, Francia y Gran Bretaña) se plantean medidas más restrictivas, como la instauración de un paquete neutro.