Las millonarias pérdidas de una Pemex en transición

Pemex

Petróleos Mexicanos.

- Getty Images

El camino de la reforma energética


Pemex, la petrolera estatal mexicana tuvo una pérdida neta de 4,020 millones de dólares en el segundo trimestre del año, según reportó la propia empresa este viernes.

Las pérdidas –6.71% superiores al mismo periodo del año anterior—se deben en gran medida a mayores costos de ventas, el deterioro de activos y una carga fiscal pesada, indica la web CNN Expansión.

En su informe financiero, la empresa pública atribuyó el aumento de la pérdida neta al descenso de la producción y a una carga fiscal superior al rendimiento antes de impuestos y derechos.

La petrolera indicó que otro factor que influyó en su resultado fue el incremento del 8% en el costo de ventas, que pasó de 29,853 millones de dólares en el primer semestre de 2013 a 32,153 millones de dólares de enero a junio pasado.

Las ventas totales de Pemex, tanto en el exterior como en el mercado interno, ascendieron a 62,769 millones de dólares, un 3.4 por ciento mayor respecto al primer semestre del año pasado.

En discusión actualmente en la Cámara de Diputados, las leyes secundarias de la reforma energética implican que Pemex perderá el monopolio en la producción de petróleo y otros combustibles en el país, lo que deja la puerta abierta a empresas privadas del sector.

La apuesta del gobierno mexicano es que esto signifique seguridad energética para el país, además de un aumento a las tasas de las reservas de petróleo y gas, cuando hoy en día la producción de gas va en declive.

Al cierre de 2013, Petróleos Mexicanos tenía una enorme deuda que superaba el billón de pesos con sus pensionados y jubilados, endeudamiento que representa el 43% del pasivo total de la empresa, indica por su parte la versión digital del rotativo Milenio.

Las leyes que se discuten en la actualidad en el país podrían significar que el gobierno mexicano asuma parte de la deuda, a cambio de que el contrato colectivo de trabajo de la Paraestatal se modifique para reducir costos.

La autonomía está aprobada

Esta semana, el Senado de México aprobó las leyes que otorgan autonomía a las empresas públicas Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para convertirlas en compañías productivas del Estado.

Las normas, que forman parte del paquete legislativo que reglamenta la reforma energética promulgada en diciembre de 2013, fueron aprobadas después de 12 horas de discusión.

Las leyes de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de electricidad modernizan, fortalecen y transforman las dos compañías en empresas productivas del Estado para que sean competitivas en sus respectivos mercados, según los que aprobaron las leyes.

¿Las desmantelan en beneficio del sector privado?

Los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT), ambos de izquierda, votaron en contra del proyecto al considerar que suponen el desmantelamiento de las dos compañías públicas en beneficio del sector privado.

La reforma energética, la más importante del paquete de cambios constitucionales impulsados por el presidente Enrique Peña Nieto, abre el sector energético al capital privado después de siete décadas de monopolio estatal, añade Efe.

Pemex ha sido durante más de 70 años la columna vertebral de las finanzas públicas y aporta poco más de la tercera parte de la recaudación tributaria en México.

Momentos de incertidumbre

Sin embargo, la caída de la producción y las exportaciones de crudo en los últimos años ha generado incertidumbre sobre este ingreso.

La nueva ley otorga mayores facultades a su Consejo de Administración para invertir y participar en diversas actividades productivas, así como establecer alianzas con otras firmas internacionales con el fin de atraer nuevas tecnologías.

Asimismo, Pemex y la CFE se sujetarán a las obligaciones fijadas en la Ley del Mercado de Valores para cumplir con la rendición de cuentas y evaluar su desempeño y resultados. Se crea también la figura de comisario, experto independiente que evaluará ambas empresas.

Entre las modificaciones hechas al dictamen en el Senado están disposiciones para garantizar los derechos de los trabajadores, así como medidas para evitar actos de corrupción.

Uno de los aspectos más relevantes derivado de la transformación de Pemex y CFE es el relacionado con su vigilancia y auditoría; en este sentido se incluyen nuevos sistemas de vigilancia diseñados conforme a las mejores prácticas internacionales, acotó por su parte Notimex.