Samsung y Apple firman tregua, pero siguen su mayor batalla en Estados Unidos

Samsung y Apple

Samsung y Apple acordaron terminar todas las demandas por patentes que presentaron una contra la otra fuera de EEUU.

- Getty Images

Un respiro en su batalla legal


Samsung y Apple Inc. acordaron terminar todas las demandas por patentes que presentaron una empresa contra la otra fuera de Estados Unidos, lo que significa un respiro en la batalla legal que han sostenido durante los tres últimos años las dos mayores productoras de teléfonos multiusos del mundo.

Samsung Electronics Co. dijo el miércoles que las dos empresas competidoras en el mercado de teléfonos multifuncionales continuarán con las querellas existentes en las cortes de Estados Unidos, informa The Associated Press.

El anuncio marca una disminución significativa de las hostilidades corporativas después de años de encarnizadas disputas por patentes sobre derechos de propiedad intelectual por diseños y tecnología móvil. Las batallas jurídicas cubrieron decenas de países en Asia, Norteamérica y Europa.

Las demandas y otras acciones legales emprendidas en países como Alemania, Inglaterra, Francia, España, Italia, Holanda Corea del Sur, Japón y Australia quedarán finiquitadas.

Efe subraya que el acuerdo "no implica ningún pacto de licencias y ambas empresas seguirán adelante en los litigios en curso" en los tribunales del país norteamericano, según el boletín conjunto.

Una buena señal

Los expertos consideran el acuerdo como un reflejo de la voluntad de las dos compañías a la hora de poner fin a su prolongada guerra de patentes ante el incremento de la competitividad en el lucrativo mercado de los dispositivos inteligentes.

En pleno auge de las compañías chinas como Xiaomi, que están robando cuota a Samsung y Apple, los que aún son los dos líderes del mercado han sugerido recientemente su intención de dejar de encontrarse en los juzgados tras más de tres años de demandas cruzadas, sentencias y apelaciones.

Ambos retiraron en junio sus apelaciones en uno de los casos a la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos y en julio Apple dio marcha atrás a una de las disputas en California, lo que según analistas refleja el agotamiento de las dos partes en una contienda que se antoja interminable.

Y es que Samsung y Apple han apelado sin excepción todos los veredictos en contra, por lo que el proceso ha llegado a un punto en el que las dos firmas buscan demostrar los daños que los supuestos plagios de la competencia han causado sobre sus ventas y planes de expansión.

Un conflicto con historia

De acuerdo a la Agencia France Press, las dos compañías juntas se atribuyen más del 40% del mercado mundial pero su dominación en el segmento más puntero les permite acumular casi todos los beneficios del sector.

Apple interpuso una primera querella contra su competidora en 2011 por violación de patentes del iPhone. Samsung replicó acudiendo a la justicia en ocho países -Francia, Corea del Sur, Alemania, Japón, Italia, Holanda, Gran Bretaña y Australia- y Apple lanzó contraofensivas judiciales en cinco de esos países.

En Estados Unidos, Apple ha obtenido varias veces la prohibición de antiguos modelos de teléfonos inteligentes de Samsung por la USITC, la comisión estadounidense de comercio internacional.

En mayo pasado, un tribunal californiano condenó a Samsung al pago de 120 millones de dólares a Apple en uno de los casos juzgados, una mera fracción de los 2,000 millones de dólares reclamados por Apple.

Samsung fue declarada culpable inicialmente de violaciones de una serie de patentes de Apple el 24 de agosto de 2012 por un jurado que estimó los perjuicios en 1,050 millones de dólares. La multa fue reducida luego pero los procesos se suceden y la factura provisional asciende a más de 900 millones de dólares. Los veredictos siguen supeditados a posibles recursos que Samsung ha dicho que presentará.

"Los contenciosos estadounidenses son los más importantes para ambos grupos", señala Michael Carrier, un experto en patentes de la Rutgers University.

Colosales sumas en juego

"Están en juego sumas colosales y sobre Apple duda en renunciar. Pero creo que el grupo estadounidense acabará por ver que no gana nada emperrándose", añade el jurista, citado por la agencia Dow Jones.

Claire Kim, de Daishin Securities, tiene un análisis similar: "no ganarán nada prolongando los procedimientos judiciales porque el mercado ha cambiado, la estrategia que consistente en ganar cuotas de mercado atacando a los competidores se ha quedado antigua", explicó a la AFP.

La semana pasada, Apple renunció a recurrir un veredicto desfavorable que desestimó una demanda de prohibición permanente de una decena de productos Samsung.

Apple, por su parte, llegó a un acuerdo con Google para solventar su litigio relacionado con Motorola, comprado a Google por el chino Lenovo pero del que el gigante estadounidense de internet conservó la cartera de patentes.

En Estados Unidos, Samsung debe pelear ahora en varios frentes con la presentación la semana pasada de una denuncia de Microsoft por ruptura de contrato.

Samsung y Microsoft suscribieron un acuerdo cruzado sobre el uso de sus patentes respectivas en 2011. El grupo surcoreano aceptó entonces pagar cánones por el sistema de explotación Android.

Microsoft acusa al grupo surcoreano de no haber efectuado a su debido tiempo un pago previsto el pasado otoño, después del anuncio de la compra por el grupo informático estadounidense del fabricante finlandés de teléfonos móviles Nokia.

Al final Samsung pagó pero se niega a abonar indemnizaciones por sus atrasos en los pagos y amenaza, según Microsoft con romper de nuevo el contrato.