Burger King y sus tres vías para evitar impuestos

Burger King

La estrategia de Burger King.

- Getty Images

Implicaciones de mudar su sede al extranjero


Al mudar su sede al extranjero, una firma tiene varias opciones para ahorrar impuestos, y este podría ser el caso de Burger King.

La compañía, que recientemente anunció la compra de la canadiense Tim Hortons, afirma que la intención es el crecimiento, pues el presidente ejecutivo afirmó que no espera que esto se traduzca en ahorros fiscales “significativos”, informa la web CNN Expansión.

“Eso es una completa estupidez”, dijo al respecto Lee Sheppard, editor colaborador de la editorial Tax Analysts. Y es que una empresa estadounidense tiene muchas maneras de ahorrar impuestos cuando se incorpora a otro país a través del proceso conocido como “inversión”.

Las tres principales, según el medio, son:

Aprovechar las deducciones de intereses. La “separación de ganancias” hace que la empresa que se invierte tenga la capacidad de reducir los impuestos que adeuda al gobierno de EEUU.

Sheppard ejemplifica: la matriz canadiense de Burger King podría prestar dinero a su filial estadounidense, de modo que los pagos de intereses sean deducibles. A su vez, dicha deducción podría compensar al grado de eliminar los impuestos que se generen sobre sus ingresos en Estados Unidos.

Obtener una tasa de impuesto general más baja. La tasa más alta entre las economías desarrolladas está en EEUU; la mayor parte de las sociedades en el país está sujeta a una tasa impositiva federal del 35 por ciento. Sin embargo, las tasas suelen ser más bajas luego de contabilizar créditos, deducciones y exenciones.

De cualquier manera, las tasas de impuestos corporativos son más altas de lo que son en otros países con bajos impuestos. Un estudio de Tax Foundation sostiene que en promedio, la tasa efectiva en Canadá era de 22% aproximadamente, y hoy en día podría ser más baja.

Proteger las futuras ganancias en el extranjero. Las empresas de EEUU deben pagar al país impuestos sobre las ganancias generadas, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, a excepción de cualquier impuesto pagado sobre esos beneficios en otra nación.

No obstante, las empresas tienen la posibilidad de diferir el pago de impuestos por tiempo indefinido sobre las ganancias obtenidas en el extranjero, con la condición de no reinvertirlas en EEUU.

De este modo, subraya CNN Expansión, la segunda mayor cadena de hamburguesas en el mundo busca expandirse, y haciéndolo como una compañía canadiense seguramente pagará menos impuestos sobre sus futuras ganancias de las que debería pagar siendo estadounidense.

Salpica a Warren Buffett

En otro parte informativo, el medio recuerda que el inversor Warren Buffett ha respaldado en los últimos años la creación de un impuesto más alto para los ricos en Estados Unidos, pero habiendo invertido en la empresa que planea su cambio de sede, esto podría resultar una contradicción.

La llamada Regla Buffett pretende en concreto que los millonarios tengan tasas más altas que la clase media en Estados Unidos. Sin embargo, con las inversiones de Berkshire Hathaway en Burger King, pareciera que el magnate diera como correcto que las corporaciones se beneficien de exenciones fiscales.

Son 3,000 millones de dólares los que Berkshire está comprometiendo en Burger King para la adquisición de Tim Hortons. Sin embargo, una fuente dijo a CNN Expansión que desde el punto de vista fiscal, la inversión no es ventajosa, y añadió que no estaba claro si el acuerdo con Hortons se traducirá en ahorros para Burger King.

El cerebro tiene 33 años

Y aunque el plan de Burger King aparenta haber sido cocinado por viejos lobos de mar con conocimientos para exprimir hasta la última gota de ganancias, es una idea concebida por un millennial. El CEO de Burger King, Daniel Schwartz, tiene apenas 33 años.

Además, el director financiero es Joshua Kobza, con 28 años, de la mano del director de relaciones con inversionistas, Sami Siddiqui, de 29.

CNN Expansión subraya que desde que Schwartz se puso al frente de Burger King, las acciones se han disparado casi en un 60 por ciento; ahorrar costos y ofertas de menú simplificadas son reconocidas como sus estrategias para incrementar el beneficio de la compañía.

“La respuesta fácil es que los CEO más jóvenes tienen menos experiencia para dirigir una organización empresarial grande. Sin embargo, el liderazgo no emana solo de la experiencia, sino también de otros atributos como la creatividad, la intuición, el don de gentes y el carisma”, dijo al medio Matteo Tonello, experto en liderazgo corporativo de The Conference Board.