Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Mexicana de Aviación
  • Próximo álbum

La historia del 'aterrizaje' de Mexicana de Aviación

A 15 meses de la suspensión de operaciones de Mexicana de Aviación, la línea aérea no ha logrado retomar el vuelo, ante pronósticos de mal tiempo y turbulencias constantes que han frenado los intentos de despegue, informó la agencia Notimex.
Después de 98 años de surcar los cielos, la falta de liquidez motivada por adeudos, carga contractual y los efectos que conllevó la influenza A H1N1, la empresa tuvo que someterse a concurso mercantil.
De acuerdo con la directora del Instituto Federal de Especialistas en Concursos Mercantiles (Ifecom), Griselda Nieblas Aldana, el rescate de Mexicana de Aviación es financieramente viable si los inversionistas se comprometen a ajustarse a los parámetros para arrancar operaciones.
Después de su informe a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la primera quincena de diciembre, aseguró que alrededor de 60% de los acreedores está dispuesto a un arreglo para implementar un esquema de pagos que facilite la reestructura de la empresa, con una quita de deuda que podría llegar a casi 80%.
Pero el proceso ha sido difícil. De los inversionistas que han desfilado en 12 meses ninguno ha podido comprobar los recursos suficientes para financiar la compañía.
En el primer mes de 2011, PC Capital entregó a las autoridades un listado de inversionistas que en grupo capitalizaría con $200 millones a Mexicana de Aviación con la tentativa de iniciar operaciones comerciales en la primera quincena de febrero.
Para marzo, el grupo de capital privado y banca de inversión no acreditó la transferencia de recursos para el traspaso de las acciones de la línea aérea, por lo que Tenedora K reemprendió la búsqueda de un nuevo dueño dispuesto a refinanciar.
Como resultado, y para dar margen al proceso de capitalización y reestructura de la empresa, el conciliador y administrador Gerardo Badín hizo efectivo el derecho de solicitar ampliación de plazo para la celebración del Convenio Concursal.
En los seis meses posteriores a la salida de PC Capital nuevos grupos de inversionistas anunciaron su interés por adquirir Mexicana: Altus Prot, TG Group, Avanza Capital, Med Atlántica e Iván Barona; aunque ninguno ha logrado concretar la adquisición de la compañía.
Fue en mayo cuando Altus Prot manifestó interés en tomar el timón, y al hacerlo también TG Group, Mexicana anunció la ampliación del plazo para seguir en el proceso de análisis.
No obstante, el 9 de junio la autoridad anunció la salida de TG Group del proceso de puja, dado que presentó documentación presuntamente falsa, de manera que el concurso mercantil entró a su fase final quedando solo dos grupos de inversionistas: Iván Barona y Altus Prot.
Un mes más tarde, Grupo Avanza Capital exhibió ante el conciliador y administrador de Mexicana de Aviación garantía bancaria por un monto por $300 millones.
El 8 septiembre el juez federal Felipe Consuelo Soto, encargado del concurso mercantil de la aerolínea, fijó un nuevo plazo para rescatar a la empresa, argumentando que de no haber resolución a mediados de noviembre sería declarada en quiebra.
Sin embargo, en octubre el juez del Décimo Primer Juzgado de Distrito aseguró que una segunda prórroga de conciliación no sería posible, al haber transcurrido tiempo suficiente para la inyección de $50 millones.
En tanto, de acuerdo con funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y del Trabajo, Med Atlántica, que representa Christian Cadenas, persistía como el grupo con mayor avance para quedarse con la empresa.
Pero en noviembre incumplió los acuerdos, al no presentar los $250 millones para rescatar a Mexicana de Aviación, por lo que los accionistas de la empresa integrados en Tenedora K, así como la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), informaron que seguirían el análisis de más opciones.
Para el 9 de noviembre el juez rector del concurso mercantil de Mexicana de Aviación, Felipe Consuelo, evaluó una segunda prórroga para la aerolínea, a unos días de concluir el plazo que ya había estipulado tras el reinicio del cómputo del período de conciliación.
Dos días después, el grupo de inversionistas encabezados por Iván Barona anunció un acuerdo con la SCT para realizar el depósito de los $400 millones para el rescate de Mexicana de Aviación con vistas para empezar a volar a mediados de diciembre.
Sin embargo, luego del incumplimiento del grupo de inversionistas, Mexicana de Aviación confirmó que terminó la participación de Iván Barona, así como de su fondeador Mikhael Shamis debido a que no encontraron las condiciones requeridas para presentar el dinero propuesto para reestructurar la aerolínea.
El entonces secretario del Trabajo, Javier Lozano, aseguró que tras los intentos fallidos de rescate por parte de grupos y potenciales inversionistas en el proceso de reestructura la aerolínea entró en ruta crítica para su posible reinicio de operaciones.
“Han pasado ya muchos meses, llevamos muchos intentos fallidos, muchos grupos que han dicho que tienen interés y los recursos y no cumplen a la mera hora”, y preguntó cuántos intentos o engaños habría que esperar “para darse cuenta de que estamos entrando en la ruta crítica”.
Pero Union Swiss, grupo de inversionistas interesado en capitalizar a Mexicana de Aviación, afirmó contar con los $250 millones para reactivar la aerolínea y, para bajar los recursos, sólo requirió conocer la situación que guardaba el concurso mercantil.
Apenas el 12 de diciembre Compañía Mexicana de Aviación informó que contaba con documentación que ampara activos tangibles e intangibles localizados en Estados Unidos y pertenecientes a la empresa, lo que dio nuevos bríos al proceso.
En fecha reciente, el conciliador del proceso, Gerardo Badín, aseguró que Mexicana cuenta con recursos propios para llegar en óptimas condiciones al vencimiento del plazo del concurso mercantil, el 10 de febrero próximo, además cumple con la capacitación a tripulaciones que exige la autoridad y dispone de siete aviones para volver a despegar.
Badín Cherit refirió que las aeronaves están en posesión de Bancomext (entregadas en calidad de garantía por el préstamo otorgado).
Además, Mexicana recibe ingresos mensuales de la base de mantenimiento (MRO), recintos fiscalizados y de cuentas por cobrar, por lo que para financiar su operación sólo bastaría la aportación de $250 millones de un inversionista.
A la fecha, tres grupos de inversionistas se mantienen interesados en la adquisición de la aerolínea, sin embargo las autoridades reservan los nombres a fin de evitar complicaciones.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Coca-Cola exhibirá su fórmula secreta por primera vez desde 1925

Las marcas que brillaron en 2013

FOTOS: paro nacional en Buenos Aires

Los músicos que ganaron más dinero en 2013

Disfruta más imágenes
a tu izquierda