Publicidad | Vea su anuncio aquí

España aumenta su IVA para luchar contra el déficit público

España protesta

El alza del IVA en España, cuya tasa principal pasa de 18% a 21%, entró en vigor este sábado en el marco de una política de rigor.

- Getty Images

Cámara indiscreta captó a Rajoy

VIDEO:  Cámara indiscreta captó a Rajoy - Televisa

Ver videos

Una noticia muy mal recibida

El alza del IVA en España, cuya tasa principal pasa de 18% a 21%, anunciada en julio por el gobierno conservador de Mariano Rajoy, entró en vigor este sábado en el marco de una política de rigor sin precedentes destinada a reducir el déficit público a 6.3% del PIB.

"La subida del IVA no caerá en saco roto", aseguró este sábado en un acto público Rajoy, quien se había resistido durante meses tomar esta decisión, pedida por la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

"Sirve para que el Estado siga cumpliendo con los servicios, los logros del Estado de bienestar, para pagar la sanidad, educación e infraestructuras, las pensiones, la solidaridad del país, pero también para enfocar un futuro mejor con más posibilidades de éxito", agregó.

Pese a su reticencia, Rajoy acabó anunciando el 11 de julio que el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) aumentaría a partir del 1 de septiembre.

Así, el tipo principal de este impuesto pasa del 18% al 21% mientras que el reducido aumenta del 8% al 10%. Se mantiene una tasa superreducida del 4% para productos de primera necesidad que incluyen alimentos de primera necesidad, medicamentos y libros.

La tasa superreducida deja de aplicarse sin embargo a ciertos productos como parte del material escolar, que ve así su IVA aumentar 17 puntos, lo que produjo la preocupación de muchos padres, ya duramente afectados por los estragos de una crisis que ha llevado el desempleo hasta el 24,6%.

Esta subida impositiva fue también denunciada por el sector de la cultura cuya tasa pasa de la reducida de 8% a la general del 21%, pudiendo acarrear, aseguran, el cierre de una quinta parte de la empresas culturales y la pérdida de 4,226 empleos directos.

Con este aumento de impuestos directos, el ejecutivo español espera recaudar más de 9,500 millones de euros anuales, en el marco de un draconiano plan de rigor que prevé ajustes de 102,000 millones de euros hasta 2014.

Estas nuevas políticas de rigor fueron impuestas a España por Bruselas a cambio de una suavización de su objetivo de reducción del déficit hasta un 6.3% del PIB en este año, un 4.5% en 2013 y un 2.8% en 2014.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí