Ecos de recortes automáticos en EEUU

¿Cuáles serán los devastadores efectos que tendrán los recortes del presupuesto?

Efectos de los recortes del presupuesto

The devastating effects of the sequester

Habrá menos presupuesto para prevenir la delincuencia y para planes educativos. La med...

There will be less budget for law enforcement and for education plans. The measure will...

Temp. Season 2013 | Epi. Ep. 130301 | 03/01/13 | 02:39  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Habrá menos presupuesto para prevenir la delincuencia y para planes educativos. La medida también tendrá gran impacto en los servicios de salud.
Ep. 130301 | 03/01/13 | 02:39 Disponible hasta 03/01/13
Univision

Obama llama a sustituirlos por un ‘acercamiento equilibrado’


El presidente estadounidense Barack Obama urgió el sábado al Congreso a reemplazar los recortes generales automáticos del gasto que comenzaron a regir el viernes por lo que denominó un "acercamiento equilibrado", el cual combina recortes "inteligentes" con reformas a las leyes impositivas.

¿Qué opinas de la falta de consenso? Participa en nuestros Foros.

El llamado se produce un día después de que el mandatario, cumpliendo con la ley, firmó una orden ejecutiva que dispone reducciones arbitrarias del gasto por 85,000 millones de dólares así como un informe de su Oficina de Gerenciamiento y Presupuesto detallando los recortes que deberá aplicar cada agencia estatal, informa la Agencia France Press.

Obama calificó de "tontos" estos amplios recortes automáticos del presupuesto, derivados de un acuerdo sobre el techo de la deuda suscripto en 2011.

Las medidas se aplicaron automáticamente el viernes tras fracasar los esfuerzos para alcanzar un acuerdo en el Congreso con los republicanos para reducir el déficit.

'Hay tiempo para una solución inteligente'

Pero en su alocución semanal por radio e internet, el presidente argumentó que todavía hay tiempo para encontrar una solución inteligente al problema de la deuda nacional.

"Todavía creo que podemos y debemos reemplazar estos cortes con un acercamiento equilibrado, uno que combine recortes inteligentes del gasto con reformas y cambios a nuestro código fiscal, que lo haga más justo para las familias y los empresarios sin tener que aumentar tasas impositivas a nadie", dijo.

Obama dijo que el déficit del presupuesto, que actualmente excede un billón de dólares, puede reducirse sin tener que despedir trabajadores o forzar a padres y estudiantes a pagar el precio.

"Una mayoría del pueblo estadounidense está de acuerdo conmigo sobre este acercamiento, incluyendo una mayoría de republicanos", precisó el presidente. "Solamente necesitamos que los republicanos en el Congreso se pongan a nivel con su propio partido y con el resto del país", añadió.

Bajo la medida de recortes automáticos, unos 800 mil civiles empleados del departamento de Defensa deberán ser licenciados sin sueldo un día a la semana y la marina deberá reducir la salida de naves al mar. El desplazamiento de un segundo portaaviones al Golfo ya ha sido cancelado.

Importantes efectos de los recortes

Los contratistas del departamento de Defensa podrían verse obligados a despedir trabajadores y se afectarían algunos gastos del sistema de salud federal.

Los recortes alcanzarán también centros de educación especializados y de preescolares habilitados para niños de familias menos pudientes. Parques nacionales podrían cerrarse y el tiempo de espera en los puestos de aduana de los aeropuertos podría llegar a ser de hasta cuatro horas para los pasajeros.

Pero el presidente insistió en que pese a las discusiones públicas, republicanos y demócratas tienen actualmente más puntos en común que lo que están dispuestos a dejar entrever.

"Sé que hay republicanos en el Congreso que actualmente querrían ver cerradas las lagunas existentes en las leyes tributarias y dejar pasar estos recortes" automáticos, dijo Obama. "Y sé que hay demócratas que preferirían hacer una reforma inteligente antes que ver en marcha estos recortes. Hay un consenso de sentido común. Y les voy a seguir tendiendo una mano a ellos para solucionar esto para bien", concluyó, según la cita de la AFP.

Una nueva cuenta atrás se inicia en EEUU

Las medidas automáticas de austeridad acaban de entrar en vigor en Estados Unidos, y Washington ya dirige su atención hacia el próximo plazo de la pelea presupuestaria entre republicanos y demócratas: el financiamiento del gobierno federal después del 27 de marzo.

En otro parte informativo, la AFP apunta que demócratas y republicanos salieron el viernes de una reunión en la Casa Blanca constatando la amplitud de sus divergencias: rechazo de más impuestos por parte de los conservadores, exigencia de más ingresos fiscales por parte de Obama, y cada partido atribuyendo al otro la responsabilidad del bloqueo.

Resultado concreto: los recortes automáticos de los gastos del Estado federal, 85,000 millones de dólares en los próximos siete meses, entraron en vigor, lo que amenaza el empleo y el crecimiento de la primera economía del mundo, según Obama.

El presidente intentó, sin embargo, dar garantías de que haber llegado al 1 de marzo sin un acuerdo, por las discrepancias entre el Ejecutivo demócrata y los republicanos del Congreso, no provocará un "apocalipsis", aunque "esto tendrá un impacto sobre la gente".

Como el Estado deberá vérselas con esos recortes, en un efecto 'bola de nieve' que aumentará paulatinamente la presión sobre los legisladores, otro plazo emerge ya, augurando un mes de marzo particularmente agitado en Washington.

Después del 27, en efecto, el gobierno federal dejará pura y simplemente de estar financiado, y cierres de servicios públicos están a la vista, salvo que el Congreso apruebe -y Obama promulgue- una ley presupuestal que abarque los últimos seis meses del ejercicio 2013, hasta fines de septiembre.

El debate sobre la reducción de los déficits no se acabará, y "serán necesarios más que algunos días o semanas para que los republicanos flexibilicen su posición sobre los impuestos", opina Thomas Mann, autor de un libro reciente sobre el bloqueo del Poder Legislativo y experto de la Brookings Institution, a pesar de que sostiene que es poco probable que la "administración se vea obligada a bajar la cortina".

La esperanza a término de los republicanos, estima por su parte Richard Kogan, especialista en asuntos presupuestales y miembro del grupo "Center on Budget and Policy Priorities", es que "la opinión pública atribuya los problemas de funcionamiento del Estado a Obama por haber rechazado un compromiso".

Según él, antes del 27 de marzo (ambos partidos) van a dedicarse en un 90% a atribuirse mutuamente las fallas. Y el asunto será, cuando se acerque el 27, si después de haberse atacado, están dispuestos a un "compromiso".

No son 'el apocalipsis'

Si bien los recortes fiscales no significan un "apocalipsis", reflejan la parálisis de la clase política para resolver la crisis presupuestaria.

La agencia Efe apunta que estos recortes al gasto público -que totalizan un 2.4 % del presupuesto federal- son fruto de un pacto acordado por el Congreso en agosto de 2011 para elevar el techo de la deuda a cambio de un plan para la reducción del déficit a largo plazo.

La idea era crear incentivos políticos para que el Congreso abriera una vía para reducir el abultado déficit, tomando en cuenta que ningún legislador hubiese querido cargar con la culpa o el trago amargo de la inacción.

Pero, al final, el Congreso no logró elaborar un plan para reducir el déficit ni evitar la serie de recortes que afectarán al Pentágono y al resto de las agencias federales.

"Esto es lo menos sorprendente que ha ocurrido esta semana. Esto de los recortes ya estaba acordado desde al menos el día de Año Nuevo, cuando se alcanzó la resolución para evitar el abismo fiscal", dijo esta noche a Efe Larry Sabato, director del Centro para Políticas de la Universidad de Virginia.

Aún así, no todo está perdido y, según Sabato, los legisladores siempre pueden volver a la mesa de negociaciones y encontrar una salida.

"El efecto inmediato será bien pequeño, y los políticos tienen tiempo para negociar cambios. Hay cero posibilidades de que se recorte menos de los 85,000 millones de dólares, pero es posible que la composición de esos recortes cambie", explicó Sabato.

"La Administración Obama podría tener más flexibilidad en seleccionar los recortes pero eso podría tomar semanas o meses para negociarse", agregó.

Según fuentes de la Casa Blanca, Obama prevé continuar presionando al Congreso a que busque alternativas a los recortes automáticos y que lo haga, como siempre ha reclamado, con un "enfoque equilibrado".

Pero, desde ya, algunos republicanos han dejado claro que el mandatario también tiene responsabilidad para resolver la crisis.