Publicidad | Vea su anuncio aquí

FMI pronosticó menor crecimiento en EEUU

EEUU

El FMI aborda también la "necesidad" de elevar el techo de la deuda de EE.UU., actualmente en 16.4 billones de dólares.

- Getty Images

Desacuerdos políticos pueden subir la prima de riesgo


WASHINGTON, D.C. - El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó una décima, al 1.9%, su previsión de crecimiento de la economía de EEUU en 2013, y alertó de que la persistencia de los desacuerdos políticos sobre el techo de la deuda pública podría llevar a un aumento de la prima de riesgo del país.

¿Consideras que las previsiones de crecimiento del país pueden aumentar? ¡Opina!

En su informe "Perspectivas Económicas Globales" publicado este martes, el FMI estima que el producto interno bruto (PIB) de EEUU crecerá un 1.9% este año, frente al 2% que proyectó en enero.

El organismo mantiene igual que en enero, en el 3% su previsión de crecimiento para 2014.

"El desarrollo de un marco integral para la reducción del déficit en el medio plazo sigue siendo la principal prioridad política de Estados Unidos", explica el Fondo en su informe.

Aunque se han hecho "progresos" mediante recortes "discrecionales" del gasto público y de "modestos" aumentos de impuestos, según el FMI es necesario "un plan integral" que incluya una reforma fiscal y medidas para obtener ingresos adicionales para poner la deuda pública estadounidense "en una senda sostenible".

Ese plan es necesario en el corto plazo dada la "frágil recuperación" económica y el limitado margen de actuación de la política monetaria, argumenta el organismo.

En EEUU hay la "necesidad" de elevar el techo de la deuda

El FMI aborda también la "necesidad" de elevar el techo de la deuda de EE.UU., actualmente en 16.4 billones de dólares, y alerta de que si persisten los desacuerdos sobre cómo hacerlo podría aumentar la prima de riesgo y habría "efectos secundarios negativos" para el resto del mundo.

El presidente de EEUU, Barack Obama, firmó en febrero una ley aprobada por el Congreso que autoriza al Gobierno a superar el límite de endeudamiento más allá del techo de 16.4 billones de dólares fijados y da de plazo hasta mayo para llegar a un acuerdo sobre la reducción del déficit.

Esa ley permite que el Gobierno siga endeudándose hasta el 19 de mayo y si el Congreso no logra un acuerdo para elevar el techo de la deuda antes de esa fecha el Departamento del Tesoro tendrá que recurrir a medidas extraordinarias para cumplir con las obligaciones internacionales del país.

En su informe, el Fondo recuerda que EEUU evitó la amenaza del "precipicio fiscal" en enero, pero afirma que el acuerdo de entonces no ofreció ninguna "solución duradera" para asuntos como el techo de la deuda o los "profundos recortes" del gasto público.

Esos recortes, que entraron en vigor el pasado 1 de marzo, pueden restar 0.3 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en 2013 si se mantienen hasta que concluya el presente año fiscal (30 de septiembre), advierte el FMI.

Si los recortes se mantienen durante el próximo año fiscal, el crecimiento del PIB en 2013 se vería recortado en otros 0.2 puntos porcentuales, de acuerdo con las perspectivas del Fondo.

Aunque los riesgos que afronta hoy la economía estadounidense son "menores" que en 2012, el FMI sostiene que la principal amenaza sigue siendo el posible empeoramiento de la crisis en la zona euro, lo que afectaría a los intercambios comerciales y financieros entre EEUU y los Veintisiete.

La inflación del país se mantendrá en niveles muy moderados, en un 1.8% en 2013 y en 1.7% en 2014, según el Fondo.

En cuanto al desempleo, terminará este año en el 7.7% y bajará en 2014 hasta el 7.5%, de acuerdo con las proyecciones del organismo.

El Gobierno de Obama redujo el 10 de abril pasado sus previsiones de crecimiento del 3% al 2.3% para este año, y del 3.6% al 3.2% para 2014, en la presentación de su proyecto presupuestario para el año fiscal 2014.

Sobre el desempleo, la Administración pronosticó que en 2013 se sitúe en el 7.7% y en el 7.2% en 2014.

Durante 2012 el crecimiento de EEUU siguió siendo raquítico (2.2%) debido a las secuelas de la crisis financiera, a un débil entorno externo y a "crisis temporales" como la grave sequía y el impacto de la tormenta "Sandy".

Pese a ello, el FMI subraya que la recuperación comenzó el año pasado a dar señales alentadoras con un crecimiento del crédito, mayor actividad del sector de la construcción, subidas en los precios de la vivienda, un repunte de la creación de empleo y un fortalecimiento de la demanda privada.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí