Grave peligro si no se eleva el techo de la deuda cuanto antes

Jack Lew

"No se equivoquen: si el Congreso no actúa y de repente EEUU no puede hacer frente a sus facturas, las repercusiones podrían ser muy serias", agregó Lew.

- Getty Images

Lew: Impensable el pensar no hacer frente a obligaciones


WASHINGTON, D.C. - El secretario del Tesoro, Jack Lew, insistió este martes sobre el "daño irreparable" que podría ocasionar el no elevar el techo de deuda federal, o hacerlo hasta "el último minuto", y urgió al Congreso a alcanzar un acuerdo cuanto antes.

¿El Congreso resolverá pronto el problema del techo de la deuda?

"Tratar de esperar al último minuto para aprobar un alza del tope de endeudamiento puede ser muy peligroso. No hay manera de conocer el daño irreparable que este enfoque tendría en nuestra economía y mercados financieros", afirmó Lew en una conferencia en el Economic Club de Washington dentro de un foro empresarial.

"No se equivoquen: si el Congreso no actúa y de repente EEUU no puede hacer frente a sus facturas, las repercusiones podrían ser muy serias", agregó Lew.

El debate sobre el techo de deuda ha vuelto a caldearse después de que el Tesoro anunciase que calculaba que se alcanzarán los 16.7 billones de tope de endeudamiento federal a mediados del próximo mes de octubre, ligeramente antes de lo previsto.

Lew se reunió la pasada semana con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, para analizar la situación y reiterar la posición de la Administración del presidente Barack Obama de "no negociar" con la credibilidad de EEUU.

Por su parte, los republicanos, que controlan la Cámara frente a un Senado de mayoría demócrata, han mostrado su reticencia a aprobar una subida del tope de deuda si no lleva aparejados notables recortes de gasto, especialmente en los programas sociales.

"Desde luego, asumir que no vamos a hacer frente a nuestras obligaciones financieras sería algo impensable", precisó Lew.

La actual situación parece una copia de la ocurrida en verano de 2011 cuando el Congreso solo logró un acuerdo "in extremis" con el que elevar el tope de deuda y evitar así la suspensión de pagos.

Pese a ello, la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's anunció entonces la reducción de la nota crediticia de EEUU por primera vez en la historia debido a la incertidumbre sobre el rumbo fiscal del país.