EEUU, cerca del cierre de la Administración pública

En manos del Congreso, la aprobación del presupuesto

Presupuesto en manos del Congreso

Budget up to Congress

En juego la aprobación del presupuesto para financiar gastos gubernamentales, incluyen...

In approving the budget game to finance government spending, including ObamaCare.

Temp. Season 2013 | Epi. Ep. 130928 | 09/28/13 | 02:16  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

En juego la aprobación del presupuesto para financiar gastos gubernamentales, incluyendo el Obamacare.
Ep. 130928 | 09/28/13 | 02:16 Disponible hasta 09/28/13
Univision

Cámara baja debate sobre presupuesto

La Cámara de Representantes de EEUU vota el sábado un plan presupuestario que evitaría un cierre temporal del Gobierno federal, pero retrasaría al mismo tiempo durante un año la entrada en vigor de la reforma sanitaria, según confirmó el presidente de ese hemiciclo, el republicano John Boehner.

"El pueblo estadounidense no quiere un cierre del Gobierno y tampoco quiere (la reforma de salud) Obamacare. Por eso, hoy la Cámara votará dos enmiendas al proyecto aprobado por el Senado que mantendrán el Gobierno abierto y detendrán lo máximo posible la ley de salud del presidente (Barack Obama)", dijo Boehner en un comunicado conjunto con el resto de líderes republicanos, informó la agencia Efe.

¿Sabes cómo te afectaría esto? Participa en nuestros Foros.

Esa medida aumentaría enormemente la posibilidad de un cierre temporal del Gobierno la madrugada del martes, dado que requiere el visto bueno del Senado, que no se reunirá hasta el lunes por la tarde y cuyo líder, el demócrata Harry Reid, aseguró hoy que no permitirá que se apruebe esa medida.

"El Senado rechazará cualquier intento de forzar cambios a la ley de salud a través de un proyecto de ley de financiación del Gobierno o sobre el techo de la deuda", señaló Reid en su cuenta de Twitter.

El senador demócrata calificó el plan republicano de "carente de sentido" y fruto del trabajo de "anarquistas del (movimiento ultraconservador) Tea Party".

Boehner y sus aliados, por su parte, aseguraron que harán su "trabajo" y aprobarán "este proyecto de ley, y entonces dependerá del Senado aprobarlo y evitar un cierre del Gobierno".

El plan, anunciado tras una reunión a puerta cerrada de los líderes republicanos, es un nuevo intento de aprovechar el debate presupuestario para atacar la reforma de salud aprobada en 2010, de la que una parte clave entra en vigor el próximo martes y el resto en enero de 2014.

Pese a la fecha límite del lunes por la noche, los dirigentes republicanos han decidido enmendar el proyecto de ley presupuestaria que se extenderá por un mes y fue adoptado el viernes por el Senado, de mayoría demócrata, anunció este sábado el presidente de la Cámara de representantes, John Boehner.

El grupo republicano de la Cámara estaba en reunión a puerta cerrada desde las 16:00 GMT del sábado con el fin de definir su estrategia, y el horario exacto de la votación no ha sido anunciado.

Los senadores se verían de esta forma forzados a votar nuevamente de aquí al lunes por la noche, pero los demócratas advirtieron el viernes que toda medida contra la ley de reforma de la salud sería inaceptable, y el tema de la confrontación entre las dos Cámaras permanece inalterado.

No quedan más que tres días para que la Cámara y el Senado acuerden una ley que financie al Estado federal a partir del martes, en el comienzo del ejercicio presupuestal 2014.

Obama denunció el viernes la intransigencia de algunos "extremistas" republicanos.

El Tea Party

Boehner, acosado por el llamado Tea Party, está dispuesto a dejar que los republicanos, correligionarios suyos, voten por otro presupuesto similar al del Senado, pero sin fondos para la entrada en vigor de la reforma sanitaria, el Obamacare, aprobada en 2010.

De este modo, de acuerdo a lo que publica la versión digital del periódico español El Mundo, EEUU con dos presupuestos se queda sin ninguno, lo cual provocaria el cierre parcial de la Administración pública a partir del 1 de octubre, por tiempo indefinido.

La gran presión puede obligar a los congresistas a llegar a un acuerdo. Este asunto no es nuevo. El medio recuerda que sucedió en 1990 con George Bush, así como en 1995 y 1996 con Bill Clinton. En cuanto a 2011 por cuestión de horas se evitó una situación similar.

El medio explica que el cierre de la Administración pública no significaría que el Estado deje de funcionar. Esta vez las funciones básicas del Estado ni sus operaciones militares se verían interrumpidas. Tampoco se afectaría el pago de pensiones, la sanidad pública, los servicios postales, los sistemas de control de tráfico aéreo o naval.

Sin embargo, sí sería un golpe fuerte a la economía, pues 2.8 millones de funcionarios civiles podrían quedarse sin empleo ni sueldo, ni se sabe si los militares seguirían recibiendo sus pagos.

Cámara baja debate

La agencia Efe informó que menos de 72 horas antes de que el Gobierno federal deba suspender temporalmente parte de sus actividades por falta de fondos, legisladores de ambos partidos se congregaron en el pleno de la Cámara baja para continuar el debate al respecto, sin muchas perspectivas de consenso a la vista.

En paralelo, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría republicana en el hemiciclo, Eric Cantor, han convocado una reunión para los miembros del partido a las 12:00 hora local (16:00 GMT), en la que esperan decidir cómo proseguir para evitar la crisis.

La Cámara baja ya aprobó un proyecto presupuestario a comienzos de esta semana que llevaba vinculado, por insistencia de los republicanos, una disposición para privar de fondos la reforma sanitaria promulgada en 2010 por el presidente de EEUU, Barack Obama.

'Ya no tenemos más tiempo'

No obstante, el Senado eliminó esa cláusula en su proyecto de ley, por lo que la Cámara debe decidir ahora si acepta esos términos o intenta repetir su maniobra para hundir la reforma sanitaria.

En caso de que opten por la segunda opción, es seguro que será rechazada por el Senado, que no se reunirá hasta el lunes a las 14:00 (18:00 GMT) y no tendrá por tanto tiempo de responder con una nueva propuesta, lo que forzará el cierre del Gobierno esa medianoche.

"Ya no tenemos más tiempo. Si Boehner quiere evitar un cierre del Gobierno, aprobará nuestra resolución (la del Senado). De lo contrario, habrá cierre", advirtió el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, la noche del viernes.

Boehner está sometido a la presión del sector más conservador de su partido, que insiste en aprovechar la batalla presupuestaria para forzar al Gobierno a retrasar al menos durante un año la implementación de la reforma sanitaria, de la que una parte clave entra en vigor el martes y el resto en enero de 2014.

Varios republicanos abogaron en el pleno de la Cámara por mantener esa estrategia y denunciaron que Obama se haya negado a negociar al respecto con ellos "mientras que se dedica a hablar con el presidente de Irán (Hasan Rohaní)", en palabras del congresista Doug Lamalfa.

Obama sigue presionando

En su mensaje tradicional de los sábados, Obama dijo que los republicanos están más preocupados por "apaciguar a una facción extremista" de su partido que por mantener abierto el Gobierno, y que se arriesgan a crear "una crisis que dañará a la gente con la única finalidad de avanzar su agenda política", cita Efe.

Una de las opciones que examinará Boehner es una propuesta del republicano Tom Graves para añadir a la ley aprobada por el Senado una enmienda que retrasaría la reforma sanitaria hasta 2015, una idea que cuenta con el respaldo de 61 congresistas.