¿Qué pasa si el techo de la deuda no se eleva?

Congreso

En los próximos días comenzará el debate en el Congreso, pero es prácticamente inevitable que la discusión se torne política.

- Getty Images

Una amenaza para EEUU y el mundo


También llamado “límite de endeudamiento”, el techo de la deuda hace referencia a la capacidad del gobierno de EEUU para contratar nueva deuda, que le permita pagar la deuda en la que incurrió en el pasado, además de costear programas para los cuales los ingresos no le son suficientes.

¿Qué opinas sobre el debate de elevar o no el techo de la deuda? Participa en nuestros Foros.

La versión digital del periódico mexicano Excélsior detalla que es prácticamente inevitable que la discusión se torne política, haciendo a un lado las implicaciones para la economía más grande del mundo.

Quien tiene la capacidad legal de autorizar el endeudamiento del país es el Congreso de EEUU. A principios del siglo pasado, retoma el medio, el Congreso autorizaba cada contratación de deuda, pero la situación cambió después.

Para hacer más fácil el proceso, desde 1941 el gobierno es capaz de emitor nueva deuda, siempre que el total se mantenga por debajo de un límite, es decir, por debajo del techo de la deuda.

¿Qué pasa si el techo de la deuda no se eleva?

- El gobierno de Estados Unidos no tendría dinero para cumplir sus obligaciones, lo que lo llevaría a la suspensión de pagos.

- El pago de beneficios de seguridad social y el pago a proveedores se detendría o disminuiría.

- Las tasas de interés de la economía en general aumentarían.

- La confianza en el dólar, que es visto como la moneda favorita para las operaciones, se vería dañada. Cosa similar pasaría con la reputacion del Tesoro de EEUU para el cumplimiento de sus pagos.

¿Qué está pasando en el Congreso?

Excélsior señala que, debido a que el Congreso de EEUU es el único autorizado para elevar el techo de la deuda, los detractores del gobierno de Obama están en una batalla por hacer avanzar su agenda, usando para ello la amenaza de no subir el límite.

La acción específicamente se centra en la Cámara de Representantes, donde los Republicanos tienen mayoría. Estas son las demandas republicanas para acceder a elevar el techo de la deuda:

- Retrasar un años la entrada en vigor de la Ley de Asistencia Asequible (Affordable Care Act u Obamacare).

- Piden una reforma tributaria basada en la propuesta del representante Paul Ryan.

- Que inicie la construcción del ducto Keystone XL.

- Que se aumente la extracción de petróleo en aguas profundas.

- Medios de prueba para Medicare.

- Que se suspenda la legislación enfocada en la reducción de emisiones de carbono.

- La derogación del Fondo de Fideicomiso de Seguridad Pública.

Jack Lew, secretario del Tesoro, advirtió que el gobierno federal cuenta con recursos disponibles hasta alrededor del 17 de octubre. Mientras, acota Excélsior, la Casa Blanca ha dicho que no negociará con los republicanos y espera que el Congreso apruebe el aumento al techo de la deuda sin complicaciones.

Mientras tanto, analistas estiman en 40 por ciento la posibilidad de que no se eleve el límite, por lo que el gobierno tendría que declarar una suspensión de pagos.

Consecuencias imprevisibles

Si los legisladores de EEUU no concluyen con esta disputa de forma rápida e inteligente, las consecuencias pueden ser imprevisibles para la economía y los mercados. CNN Expansión señala que eso podría significar que el ahorro de los estadounidenses, sus préstamos y su bienestar económico en general podrían sufrir daños colaterales.

El medio precisa que elevar el techo de la deuda no es una “licencia para gastar más”. Simplemente permite al Tesoro pedir prestado el dinero que necesita para pagar todas las facturas y otras obligaciones legales de Estados Unidos a tiempo y por completo. Por tanto, interpreta el medio, elevar el techo de la deuda es más como una licencia para seguir pagando lo que el país debe, y la deudas son parte de decisiones que han tomado legisladores de ambos partidos en los últimos años.

Según los expertos, sería mucho mejor autorizar aumentos al límite de la deuda al mismo tiempo que el Congreso aprueba proyectos de ley sobre el gasto o los impuestos, que podrían sumarse a los déficits.

El Congreso, esta vez, está detenido pues respaldar un aumento puede asegurar que los oponentes de los políticos que lo hagan sería ganarse el calificativo de fiscalmente irresponsable.