La tormenta perfecta se asoma en EEUU

Obama crisis

El presidente de EEUU, Barack Obama.

- Getty Images

Las cosas podrían ponerse peor para todo el mundo


La tormenta perfecta podría generarse en la primera potencia del mundo: Estados Unidos, y se daría con fecha fija del 17 de octubre.

La web de la BBC informa que esa tormenta perfecta se podría dar si hasta antes de ese día, el Congreso no autoriza al ejecutivo a aumentar el llamado techo de la deuda y permitirle así seguir cumpliendo con sus obligaciones crediticias; es decir, “pagando las cuentas”, como coloquialmente dice el presidente Barack Obama.

Ese mismo Congreso bloqueado por la falta de acuerdo entre demócratas y republicamos que dejó al gobierno sin presupuesto para operar. Y, de acuerdo al medio, como el fin de los más conservadores es reducir el gasto público a como de lugar, la oportunidad de colocarle un tope a lo que el gobierno puede contratar en préstamos es visto por mucho como el momento justo para lograr tal objetivo.

El bloqueo podría agravarse. Así, el gobierno no recibiría permiso para contratar nuevos préstamos, con consecuencias muy dañinas no solo para el prestigio financiero de Washington, sino para la salud económica de todo el mundo.

¿Te ha afectado el cierre del gobierno? Opina en nuestros Foros.

“Sería más peligroso que un cierre del gobierno (…) un cierre de la economía”, citó el medio a Obama en declaraciones hechas al canal CNBC.

Efectos en todos los niveles

Tras la infructuosa reunión del miércoles, el tema de la deuda “está convergiendo” con el del presupuesto y la reforma de salud, citó la BBC a Paul Ryan, jefe del comité presupuestario de la Cámara de Representantes, considerado como uno de los republicanos más conservadores en cuanto a temas fiscales se refiere.

Lo más preocupante es que el presidente ha señalado ya de forma enfática que no está dispuesto a negociar sobre el límite de la deuda. No actuará como lo hizo en 2011, cuando una crisis similar causó pánico en los mercados financieros e hizo que EEUU perdiera su clasificación crediticia AAA por primera vez en su historia.

La crisis de entonces, según un estudio del Departamento del Tesoro, costó 1,300 millones de dólares en costos adicionales por el aumento de las tasas de interés, a pesar de que se resolvió finalmente. El techo se elevó a los 16 billones y el país pudo cumplir con sus obligaciones sin problemas.

Igual entonces que ahora, recuerda la BBC, el gobierno argumentó que el techo de la deuda no implica nuevos gastos, sino de pagar compromisos ya adquiridos por el Estado.

“Tenemos precedentes del cierre del gobierno, pero no hay precedentes de un default (…) nunca hemos visto esto antes y no estoy ansioso de ser testigo de este proceso”, citó el medio a Lloyd Blankfein, jefe del grupo financiero Goldman Sachs.

El cese de pagos derrumbaría los mercados bursátiles, elevaría las tasas de interés, reduciría el ritmo de expansión de las empresas y su capacidad o disposición para contratar, lo que degeneraría en una baja del consumo, motor de la economía de EUUU.

Además, tomando en cuenta que el país no ha retomado el crecumuento económico para inspirar confianza a analistas, gobierno o población en general, es obvio de pensar que la escasa recuperación lograda desde 2008 se vea revertida.

La BBC subraya que una cosa es que el gobierno siga cerrado y otra muy distinta y mucho más perjudicial, es que deje de pagar sus deudas. El temor a lo impredecible podría ser lo único que evite la devastadora tormenta perfecta, cuando EEUU se quede sin gobierno y sin dinero con qué pagar sus deudas.

Tesoro prevé algo peor que en 2008

En tanto, el Departamento del Tesoro de EEUU advirtió el jueves que un default sobre la deuda podría provocar una crisis peor a la de 2008 y sería "catastrófico" para la mayor economía mundial.

"Si un bloqueo sobre el límite de endeudamiento llevara a un default, podría tener un efecto catastrófico no solo sobre los mercados financieros sino también sobre la generación de empleo, el gasto de los consumidores y el crecimiento económico", dijo el Tesoro, según citó la Agencia France Press.

"El mercado del crédito podría congelarse, el valor del dólar podría caer y las tasas de interés estadounidenses podrían dispararse llevando a una crisis financiera y a una recesión que podría recordar los episodios de 2008, o incluso peor", escribió el Tesoro en un informe, a dos semanas de la fecha límite para que el Congreso suba el techo de la deuda a riesgo de una moratoria de EEUU.

El gobierno funciona actualmente en base a "medidas extraordinarias" adoptadas por esa cartera.

El tope de endeudamiento es de 16.7 billones de dólares, y el déficit mensual ronda los 60,000 millones de dólares que deben ser obtenidos en los mercados financieros.

"Como vimos hace dos años, la incertidumbre prolongada sobre si nuestro país va a pagar sus cuentas a tiempo daña nuestra economía", advirtió el secretario del Tesoro, Jacob Lew, citó por su parte la agencia Efe.

"El aplazamiento de un aumento del techo de la deuda hasta el último minuto es exactamente lo que no necesita nuestra economía, una herida autoinfligida que daña a las familias y a las empresas. Nuestra nación ha trabajado duro para recuperarse de la crisis financiera de 2008, y el Congreso debe actuar ahora para levantar el techo de la deuda antes de que la recuperación se ponga en peligro", insistió el responsable.

Consecuencias a nivel mundial

Por su parte, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, alertó del impacto global negativo que tendría una falta de acuerdo para aumentar el tope de la deuda.

"El cierre parcial de la administración es suficientemente malo, pero el fracaso a la hora de elevar el techo de deuda sería mucho peor, y podría dañar seriamente no solo la economía estadounidense, si no toda la economía global", afirmó Lagarde en una conferencia en la Universidad George Washington, citó la agencia Efe.

"Es crítico que esto se resuelva lo antes posible", subrayó la directora gerente del Fondo.