El costo de la parálisis del gobierno de EEUU

Shutdown

El cierre del gobierno de EEUU.

- Getty Images

Inquietud y urgencia de solución


Analistas estiman que la parálisis del gobierno federal, dependiendo del tiempo que tome, podría costar a Estados Unidos no menos de 55,000 millones de dólares, pero las consecuencias podrían ser peores, informa la revista Fortuna.

Una cierta inquietud empezaba a ganar el viernes a los mercados financieros en el cuarto día de parálisis gubernamental en Estados Unidos, en medio de las muy alarmistas advertencias de la administración Obama, acota por su parte la Agencia France Press.

¿Te ha afectado el cierre del gobierno? Opina en nuestros Foros.

Aunque las bolsas mundiales no parecen de momento afectadas por la crisis, las noches de infructuosas negociaciones en Washington generan un creciente nerviosismo en las plazas financieras.

Sobre todo, ante el escenario apocalíptico descrito por el Tesoro de Estados Unidos en el caso de que no haya acuerdo para elevar el techo de la deuda pública del país antes del 17 de octubre.

"Si un bloqueo sobre el límite de endeudamiento llevara a un default, podría tener un efecto catastrófico no solo sobre los mercados financieros sino también sobre la generación de empleo, el gasto de los consumidores y el crecimiento económico", indicó el Tesoro en un informe.

La propia directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió que un bloqueo sobre el aumento del límite legal de endeudamiento de EEUU sería "mucho peor" que la actual parálisis política sobre el presupuesto.

Tensión en aumento

"La parálisis presupuestaria es ya suficientemente nefasta, pero la incapacidad de subir el techo de la deuda sería peor aún", dijo Lagarde en un discurso en Washington.

"Cuanto más nos acerquemos a la fecha fatídica del 17 de octubre, mayor va a ser la tensión" afirma Renaud Murail, gerente de Barclays Bolsa, informa la AFP.

Los mercados van a reaccionar a un "juego de pequeñas frases, que será cada vez más intenso", aunque teniendo en cuenta que a "Barack Obama le interesa que Wall Street baje para añadir una presión suplementaria sobre los republicanos", añade.

Sin embargo "existe el consenso de que, a pesar de este juego peligroso y de la sensación de que los republicanos se dejan llevar por los miembros más radicales del partido, se va a encontrar una solución" explica Murail.

"Es increíble pensar que después de que la Reserva Federal haya inyectado tanta liquidez durante meses, se produzca un choque que amenace el crecimiento estadounidense y la economía mundial", asegura.

¿Vencerá el sentido común?

Chris Weston, analista de IG, se pregunta por su lado: "¿Acaso acabará por imponerse el sentido común en Estados Unidos? De momento parece que no, pero todo indica que Washington intentará evitar el peor de los escenarios", dice.

De todas maneras "parece claro que los bancos norteamericanos están empezando a llenar los cajeros automáticos con dinero, en caso de que se produzca ese escenario" añade Weston.

Pero los inversores que "se inquietan por la solvencia de Estados Unidos a largo plazo son escasos" según Frédérik Ducrozet, economista del Crédit Agricole CIB.

En el mercado de obligaciones, las sesiones siguen siendo tranquilas desde el inicio de la semana y las tasas de los bonos a 10 años de Alemania, Francia y Estados Unidos se mantenían estables.

La única tensión perceptible se manifestaba en los títulos a corto plazo de Estados Unidos, en particular a cuatro semanas, donde las tasas pasaron de -0.02% a 0.11% el viernes por la mañana.

En fin, en el mercado de divisas, el euro seguía apreciándose ante el dólar, ya que la divisa europea era muy demandada en un contexto de inquietud por la parálisis estadounidense.