Las remesas hacia México se frenan

Western Union

Las remesas son una importante fuente de ingresos para América Latina.

- Getty Images

Otro efecto de la desaceleración en EEUU


Para muchos mexicanos –y latinoamericanos en general--, las remesas que reciben de sus familiares desde Estados Unidos son una importante fuente de ingresos, además de que se constituyen en una parte crítica de la economía de la región.

De acuerdo a lo que publica la versión web del diario español El País, se calcula que las remesas a finales de 2013 alcanzará los 61,000 millones de dólares; gran parte de ese total (22,999 millones) se destinarán solo a México, lo cual lo coloca en cuarto sitio en la clasificación mundial de remesas del Banco Mundial, por debajo de India, China y Filipinas.

¿Qué representan las remesas para ti y/o tu familia? Participa en nuestros Foros.

Sin embargo, aunque México se mantiene como el líder de la región en recepción de remesas, la lenta recuperación económica de EEUU ha impactado fuertemente el envío de dinero al país, tanto en cantidad como en valor.

Según el estudio al que alude la web de El País, México es el único de los grandes países del mundo que ha registrado un retroceso en la recepción de remesas durante 2013. El flujo también se ha visto afectado por nuevas regulaciones de EEUU que refuerzan los controles para evitar la fuga de dinero de manera ilegal.

Dichas restricciones, abunda el medio, ya están causando el cierre de cuentas de proveedores del servicio de remesas, mientras en México se imponen nuevas comisiones para el retiro del dinero, lo cual obviamente encarece el costo a quienes reciben los fondos.

“Un aspecto ingrato durante los últimos meses es la imposición, por parte de los bancos, de cargos por recibir o retirar tranferencias. Este ‘cargo de retiro’ es otro ejemplo de la falta de transparencia en los costos de enviar que prevalece en la industria de las remesas”, cita El País al estudio.

El caso Latinoamérica

Actualmente, cálculos ubican en 26 millones a los latinoamericanos que trabajan fuera de sus países, la mayoría de ellos en Estados Unidos. Por ello, tres cuartas partes del dinero que se envía hacia Latinoamérica proviene de EEUU. Además, por cercanía geográfica le convierte en uno de los corredores de remesas menos costosos.

En República Dominicana, por ejemplo, el 70 por ciento tiene al menos un familiar en el exterior; 40 por ciento de ellos ya recibe remesas.

En cuanto a El Salvador, las remesas representan el 17% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Estos envíos de remesas han permitido a familias pobres acercarse a servicios financieros como abrir cuentas de ahorro y solicitar créditos.

En Jamaica, por su parte, los envíos han incluso salvado a la isla de una posible implosión. Sin embargo, como en otras partes, las remesas se redujeron de forma sustancial durante la crisis global.

Las remesas son, para muchos latinoamericanos, un sustento vital, y se prevé que sigan creciendo una vez que la economía de EEUU se recupere.

“A nivel global –concluye el estudio—las remesas suman casi tres veces el total de la asistencia oficial para el desarrollo. Superan las reservas de divisas en al menos 15 países en vías de desarrollo y son equivalentes a por lo menos la mitad de las reservas en más de 50 países en desarrollo”.