Senado no logra acuerdo sobre gasto en EEUU

EEUU: Líderes del Senado no logran acuerdos

WASHINGTON (AP) — Republicanos y demócratas en el Senado no lograron acuerdos sobre el gasto en su más reciente intento para evitar que el gobierno de Estados Unidos incumpla el pago de sus deudas y a...

- The Associated Press

Trataron de resolver la crisis aunque una conversación la tarde del domingo no produjo una solución inmediata


Republicanos y demócratas en el Senado no lograron acuerdos sobre el gasto en su más reciente intento para evitar que el gobierno de Estados Unidos incumpla el pago de sus deudas y acabar con el cierre parcial del gobierno que entrará en su tercera semana.

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision.

Después de una serie de pláticas sin resultados entre el presidente Barack Obama y los republicanos de la Cámara de Representantes, los líderes de la mayoría y la minoría en el Senado, el demócrata Harry Reid y el republicano Mitch McConnell, respectivamente, trataron de resolver la crisis aunque una conversación la tarde del domingo no produjo una solución inmediata.

"Los estadounidenses quieren que el Congreso llegue a un acuerdo", dijo Reid al comienzo de una rara sesión dominical en el Senado, en la que pidió que se logre un acuerdo de largo plazo sobre el presupuesto.

Los dos cautelosos negociadores discuten la petición de los demócratas para deshacer o modificar los recortes generalizados al gasto en programas domésticos y de defensa que los republicanos consideran cruciales para reducir el déficit del país.

McConnell insistió en que la solución está al alcance a partir de la propuesta hecha por un grupo bipartidista de 12 senadores encabezados por la republicana Susan Collins y el demócrata Joe Manchin, que permitiría reabrir el gobierno, darle fondos a los niveles actuales por seis meses y aumentar el límite de endeudamiento hasta el 31 de enero.

"Es momento de que los líderes demócratas den un 'sí' por respuesta", dijo McConnell en un comunicado.

Se manifiestan en Washington contra cierre

El más reciente obstáculo se presentó cuando se cumplen 13 días del cierre parcial de las operaciones del gobierno federal que mantiene fuera de sus labores a 350 mil empleados, ha dejado a cientos miles de otros trabajando sin cobrar y ha afectado casi todo, desde los servicios a los veteranos de guerra hasta las inspecciones ambientales, refiere la agencia de noticias Efe.

Muchos parques y monumentos siguen cerrados, lo que provocó una protesta en el Monumento de la Segunda Guerra Mundial el domingo, en la que participaron legisladores respaldados por el Tea Party, quienes han exigido infructuosamente que se deje sin financiación la reforma de salud de Obama como condición para reabrir el gobierno.

La posibilidad de que Estados Unidos incumpla con sus deudas si para el 17 de octubre el Congreso no autoriza el aumento del límite de endeudamiento por encima de 16.7 billones de dólares inquieta a las economías mundiales.

Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional habló con temor de la incertidumbre y advirtió del "riesgo de entrar otra vez a la recesión" después de la recuperación irregular de la crisis de 2008.

Una carrera contra el reloj

El Congreso está en carrera contra el reloj para lograr un acuerdo y enfrenta la posibilidad de que se usen tácticas dilatorias que pueden retrasar la legislación, y la probable oposición de la Cámara de mayoría republicana antes de que el proyecto de ley sea enviado al presidente.

Obama llamó por teléfono el domingo a la líder demócrata en la Cámara, Nancy Pelosi, y enfatizó la necesidad de que se aumente el límite de endeudamiento sin concesiones, señala AP.

Se espera que la reacción del lunes de los mercados financieros mundiales y el índice Dow Jones tenga influencia sobre las conversaciones en el Congreso mientras los republicanos cargan con la mayor parte de la culpa por el cierre del gobierno y el estancamiento de las negociaciones.

"Los republicanos vamos en caída libre pero los demócratas no están muy lejos", dijo el senador Lindsey Graham, quien advirtió a sus rivales que no traten de beneficiarse del descrédito para obtener concesiones.

McConnell y los republicanos quieren que el nivel del gasto se quede en 986 mil 700 millones de dólares y dejar sin cambios la nueva ronda de recortes automáticos, que reduciría el gasto a 967 mil millones.

Los demócratas buscan la manera de desactivar las reducciones, además de una extensión de largo plazo sobre el límite de endeudamiento y una legislación de corto plazo que permita reabrir el gobierno.

"Los republicanos quieren recortar los subsidios", dijo el demócrata Chuck Schumer. "Los demócratas quieren una mezcla de recortes obligatorios, reducción a algunos subsidios y utilidades. ¿Cómo resuelves ese dilema? No vamos a superarlo en los próximos dos días".

El segundo demócrata en rango en el Senado, Dick Durbin, dijo a la prensa que las dos partes mantienen diferencias por un cantidad de 70 mil millones, resultantes de la diferencia entre los mil 58 billones de presupuesto que propone el Senado y los 988 mil millones que estima el presidente del comité de presupuesto de la Cámara, el republicano Paul Ryan.