Tras el acuerdo en el Congreso, Obama criticó a los congresistas que llevaron a la crisis

Dijo que el daño provocado no era necesario

El presidente de EEUU dio un mensaje a la nación sobre la crisis política que vivió su país y del acuerdo que se alcanzó anoche en el Congreso.

A continuación, una síntesis del discurso del mandatario:

Hubo muchas discusiones sobre el costo político de este cierre. Pero seamos claros. No hay ganadores aquí. Estas últimas semanas han infligido un daño completamente innecesario a nuestra economía.

¿Qué opinas de las palabras del presidente Obama? Participa en nuestro Foro.

Probablemente nada dañó más la credibilidad de EEUU en el mundo, nuestro prestigio ante otros países, que el espectáculo que vimos en las últimas semanas.

Eso alentó a nuestros enemigos, fortaleció a nuestros competidores y desilusionó a nuestros amigos que nos demandan un firme liderazgo.

Durante más de dos siglos nos hemos ganado ser el líder de las economías del mundo.

No los vamos a defraudar, pero también tenemos que entender que la manera en que hemos estado llevando a cabo nuestras decisiones debe de cambiar.

Los que se han beneficiado de este conflicto tienen que enfocarse en hacer lo que nos han mandado hacer los estadounidenses. Debemos buscar la manera de llevar prosperidad a todos, beneficiar a la clase media.

No va a ser fácil. Todos sabemos que tenemos un gobierno dividido. La presión de los extremos afecta la manera en que los congresistas realizan su trabajo día a día.

Eso no significa que no podamos hallr acuerdos. Si no estamos de acuerdo en algo, encontremos las cosas en que sí estamos de acuerdo para llegar a un fin común.

Presupuesto balanceado

En las próximas semanas debemos encontrar la manera de tener un presupuesto que sea balanceado, que ayude a esta economía a crecer a largo plazo. A principios de este año, demócratas y republicanos dijeron que lo iban a hacer, pero ahora uno de esos partidos trató obviamente de encontrar la manera de lograr cosas o cambios específicos para ellos y eso fue lo que nos llevó a este problema.

De no haber llegado a este punto, nuestra economía estaría moviéndose a pasos agigantados. El Congreso necesita trabajar a pasos agigantados. El presupuesto no debe ser visto desde el punto de vista politico, sino responder a las necesidades de los estadounidenses.

El reto que tenemos ahora no es el déficit a corto plazo, sino las obligaciones de los próximos años.

Necesitamos un presupuesto que cubra las necesidades de los americanos, que no tengan que ver con un partido u otro. Nuestro déficit está por la mitad de lo que había sido los años anteriores. Nuestros problemas son a largo plazo y no podemos seguir dejando un futuro incierto a nuestros hijos y nietos.

Reforma migratoria

En segundo lugar tenemos que arreglar nuestro sistema de inmigración resquebrajado. Necesitamos hablar de la reforma migratoria que brindaría cambios en todos los niveles. El Senado ya la aprobó con el apoyo de ambos partidos, y los economistas dicen que si se convierte en ley nuestras finanzas crecerán cinco por ciento en los próximos años, serán muchos millones de dólares. Y el proyecto sigue asentado en la Cámara Baja. Empecemos las negociaciones de la reforma migratoria. Esto puede y debe hacerse a finales de este año.

Proyecto de agricultura

En tercer lugar, debemos aprobar un proyecto de agricultura, que proteja a los niños, que brinde a las comunidaddes rurales las oportunidades para cecer. El Senado ya aprobó un proyecto de ley que también está ahí esperando en la Cámara de Representantes. Si los republicanos quieren mejorar estas ideas, que las propongan.

Esas son las tres cosas que van a hacer una diferencia gigantesca en nuestra economía y en las que debemos trabajar para finales de este año.

Esos son los pasos grandes, pero hay otros que podemos tomar.

Entiendo que no vamos a llegar a un acuerdo en todos los temas. Republicanos y demócratas tienen puntos de vista distintos, y sé que algunos republicanos no aprueban la forma en que he dirigido el país, y está bien, pero podemos discutir esas diferencias a través de procesos de democracia normal.

Pero las diferencias no pueden frenarnos en los temas en los que sí estamos de acuerdo. No debemos dejar de atender estos temas solo porque algunos en sus partidos no favorecen la palabra compromiso.

Yo siempre trato de buscar aliados. No hay una excusa para no gobernar con responsabilidad, sin importar las diferencias.

Los norteamericanos, durante el cierre parcial, se dieron cuenta de las cosas pequeñas y grandes. Muchas veces escuchamos que el gobierno es el problema pero también de una u otra forma dependemos de él. Es a través del gobierno que damos educación, entrenamiento, fuerza laboral, seguridad, tecnología a los negocios, etc.

Trabajemos juntos para que las cosas funcionen mejor. En lugar de tratarlo como un enemigo, busquemos soluciones.

No rompan lo que nuestros predecesores tardaron dos siglos en construir. Eso es prácticamente no tener fe en lo que es este país.

Quiero dar un mensaje sencillo a todos los empleados federales, patriotas, en las últimaa dos semanas: gracias a ustedes, gracias por sus servicios. Bienvenidos de regreso. Lo que ustedes hacen es importante, es relevante.

Gracias a ustedes. Lo que hacen es importante y no dejen que nadie les diga lo contrario.

Los que tenemos el privilegio de servir a esta nación tenemos la obligación de hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible. Estamos afiliados a algun partido politico pero somos ciudadanos estadounidenses. No dejemos que nuestras diferencias se conviertan en odios.

Su bienestar es el que nos motiva a nosotros a llegar a un compromiso y tomar las mejores decisiones para este país. Una nación bajo Dios con libertad y justicia para todos. Gracias.