Las mujeres son líderes, aunque no estén en igualdad de condiciones

Equidad de género

Las mujeres pueden hacer una mayor contribución a los logros y el desarrollo de Latinoamérica y el Caribe si se promueve la equidad de género.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Del conocimiento a la realidad


Las mujeres pueden hacer una mayor contribución a los logros y el desarrollo de Latinoamérica y el Caribe si se establecen políticas y prácticas conscientes con la equidad de género para igualar las condiciones.

Una publicación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) hace eco de la atención que está atrayendo en los últimos tiempos el asunto de la igualdad de género. El Fondo Monetario Internacional (FMI), por un lado, publicó recientemente “La mujer, el trabajo y la economía: beneficios macroeconómicos de la equidad de género”, que presenta ese factor, más como un síntoma de evolución, una necesidad financiera.

Además, recuerda que la Clinton Global Initiative anunció numerosas iniciativas para empoderar a las mujeres, así como la serie de conferencias que el propio BID desarrollará con destacados e influyentes profesionales que promueven la labor de las mujeres en el sector privado.

En el estudio del FMI, Christine Lagarde lanza un llamado a las autoridades para apuntar soluciones que den a las mujeres las mismas oportunidades de participar en la fuerza de trabajo, pues la brecha de capital de trabajo femenino contribuye a una pérdida del 27 por ciento del PIB per cápita.

Recientemente, destaca el BID, McKinsey publicó “Why top management eludes women in Latin America”, que reveló que actualmente el 60 por ciento de los ejecutivos de la región cree que las empresas con diversidad en sus equipos de liderazgo generan mayores activos financieros.

El porcentaje de encuestados latinoamericanos en los últimos años que señalaron que la diversidad de género es una de sus prioridades, casi se duplicó, pasando del 21 al 37 por ciento. Actualmente, los resultados de la región ya se equiparan con los del resto del mundo.

Y aunque esto podría ser un indicativo de que el cambio está por venir la realidad aún se queda por detrás. Por ejemplo, el BID ve entre sus clientes y socios pocas mujeres en los principales equipos ejecutivos.

El BID busca hacer más: promocionar la contratación y los programas de promoción laboral, ofrecer condiciones de trabajo flexibles y una red de trabajo con ejemplo, apoyos y mentores.

En México

Sobre el tema, la agencia Notimex informa que el subsecretario de Inclusión Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), José Adán Ignacio Rubí Salazar, afirmó que México ha avanzado mucho en la inclusión de las mujeres a las filas laborales y a la fecha su participación es del 40 por ciento.

En rueda de prensa, el funcionario federal detalló que en los años 70 la participación de la mujer en los centros de trabajo apenas llegaba al 20 por ciento y gracias a la culturalización del tema de inclusión en el ámbito laboral se ha logrado avanzar de manera importante.

Refirió que lo anterior obedece también a la necesidad de incorporar a las mujeres por la dinámica económica poblacional, pero insistió en que es evidente que se ha evolucionado y forma parte de la responsabilidad social que han adquirido las empresas.

Resaltó que además, se ha reducido el abismo salarial que en los años 70 existía, ya que en esa época era hasta 35 por ciento superior el de los hombres con respecto a las mujeres y ahora esa brecha disminuyó a un ocho por ciento.

Agregó que también se ha avanzado en el tema de discriminación laboral y ahora cada vez se suman más las personas con discapacidad y adultos mayores a las fuentes de trabajo.

Expresó que la STPS cuenta con los distintivos "Gilberto Rincón Gallardo" para certificar a las empresas en el tema de inclusión a personas discapacitadas y vulnerables socialmente hablando, ofreciéndoles un trabajo digno, con seguridad social y otras prestaciones.

Asimismo, dijo, se cuenta con el distintivo Empresa Familiarmente Responsable, que trata sobre la conciliación entre el trabajo y la familia y el distintivo Empresa Agrícola Libre de Trabajo Infantil, que se entrega en el sector primario con el afán de evitar que niños y niñas laboren en el campo.

Manifestó que la Norma Mexicana para la Igualdad Laboral se aplica desde el proceso de reclutamiento para que no haya distinción entre hombre y mujeres al momento de la contratación, así como en los ascensos.