Maduro sale a luchar contra la suba de precios con un villancico

Nicolás Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

- Getty Images

Amplió además decreto contra despidos


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, es el protagonista de una versión de un conocido villancico venezolano que se ha modificado para recordar a los comerciantes que deben bajar los precios de sus productos.

"Tun tun, ¿Quién es? Gente de paz, bajen esos precios llegó Nicolás", dice la primera frase del villancico que se escucha en los medios públicos de Venezuela y fue publicada en el sitio web www.nicolasmaduro.org.ve, informa la agencia Efe.

¿Qué opinas de los recursos que emplea el presidente venezolano? Participa en nuestros Foros.

El villancico, una versión de la canción "Tun tun" del compositor venezolano Vicente Sojo, dice también: "en estas navidades Maduro gobernando, logró que a precios justos su pueblo esté comprando".

"Justicia para un pueblo que hoy sigue mandando y ve que como nunca le rinde su aguinaldo", agrega la canción navideña.

El presidente venezolano inició hace un mes "una gran operación nacional cívico militar" contra la especulación y el acaparamiento pues asegura que los empresarios están "saqueando" al pueblo con los altos precios de los productos.

Las acusaciones apuntan a que las tiendas importaron productos con divisas proporcionadas por el Estado, en el marco de un control estatal de divisas en vigor desde 2003 que sitúa en la actualidad la tasa oficial en 6.30 bolívares por dólar, pero aplican la cotización del ilegal mercado negro donde la divisa es hasta diez veces más alta.

La ‘ocupación’ de las tiendas

En el marco de esta operación Maduro anunció la "ocupación" de una conocida cadena de venta de electrodomésticos con el argumento de que robaba al pueblo con sobreprecios de más de un mil por ciento, y después corrieron la misma suerte otras tiendas de este ramo y de otros.

Asimismo, y tras recibir poderes especiales para legislar hace quince días, el presidente aprobó ya tres leyes para regular el precio de productos, crear órganos para la administración y control de las divisas, así como para la producción y venta de vehículos nacionales e importados y acabar con las "distorsiones" del mercado.

Efe detalla que los problemas de desabastecimiento se han hecho crónicos en Venezuela, país que vive sumergido en una situación económica complicada, con una inflación interanual que supera el 50 por ciento y un ritmo de crecimiento económico de 1.4% en los tres primeros trimestres del año frente al 5.6% con que cerró 2012.

Decreto contra despidos

En tanto, The Associated Press informó que el gobierno del presidente venezolano acordó el viernes extender por un año más la prohibición de despedir empleados que está vigente en el país desde hace 12 años, para evitar así el repunte del desempleo.

Maduro anunció su decisión de prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2014 la llamada inamovilidad laboral "cumpliendo la tradición del comandante (Hugo) Chávez de proteger a todos los trabajadores... del sector privado y público".

El gobierno mantiene desde mayo del 2001 un régimen de inamovilidad laboral para impedir el aumento de la tasa de desempleo que se ubicó en octubre de este año en 7,6% con 1,062 millones de persona sin trabajo. La fuerza laboral se estima en 12 millones 987,980 personas.

La inamovilidad ampara a todos los trabajadores independientemente del salario que tengan, pero excluye a las personas que ocupan cargos de confianza y los empleados temporales.

Al referirse a las quejas del sector privado, que sostiene que la imposibilidad de despedir afecta la productividad de las empresas si mantienen a empleados negligentes, Maduro destacó que "el hecho que protejamos la estabilidad laboral, no se puede interpretar que estamos promoviendo la ni flojera ni el desacato al trabajo, ni indisciplina laboral".

"Hago un llamado a todos los trabajadores... a la disciplina laboral, a la productividad... si es rechazable, repudiable que los capitalistas especulen, roben, exploten, saqueen a los trabajadores y al país, también es rechazable... la indisciplina y cualquier desviación... que lleve al atraso económico del país", acotó.

Maduro, acosado por una inflación de 54.3% acumulada en los últimos 12 meses, ha adoptado en semanas recientes nuevas regulaciones para combatir la que ha denominado la "guerra económica" que según él empresarios y adversarios políticos han desatado para generar malestar entre los venezolanos y causar desorden en las calles.