'Affluenza', la nueva enfermedad de los ricos

Llueve dinero

"Affluenza" es aquello que le sucede a los jóvenes de familias ricas que no saben medir las consecuencias de sus actos.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Jovencitos que no miden las consecuencias de sus actos


El proceder de los hijos de las personas ricas que no son capaces de medir las consecuencias de sus actos ha sido definido por un abogado como la enfermedad de la “affluenza”.

Scott Brown, litigante de Texas, considera que la clave son las influencias, la inconsciencia y la indiferencia, tal como si hubiera un sistema judicial para pobres y otro para ricos.

De acuerdo a lo que publica la versión digital del periódico mexicano Excélsior, un magnífico ejemplo de esto es la historia de Ethan Couch.

Un joven infractor que provocó la muerte de cuatro personas mientras conducía ebrio se salvó de pisar la cárcel. Ethan Couch, que a los 16 años conducía una camioneta mientras legalmente ebrio chocó contra un vehículo que se encontraba estacionado, mató a cuatro personas y lesionó a nueve más, por lo que fue sentenciado a 10 años de libertad bajo palabra y arresto domiciliario.

¿Qué hace falta para que los jóvenes de familias acomodadas no sufran de "Affluenza"? Opina en nuestros Foros.

Según señala la investigación, Couch conducía a por lo menos 100 kilómetros por hora, en una zona con un límite máximo de 65. Sus pruebas de sangre arrojaron un porcentaje de .24; es decir, tres veces lo que en Texas se considera como índice de embriaguez. Excélsior detalla además que se le hallaron indicios de Valium.

Un trato distinto

Cuatro muertos, nueve lesionados y al menos uno de ellos que quedó cuadrapléjico. Sin embargo, ante lo resuelto por la ley, se trata de una burla de la justicia. Los familiares de las víctimas afirman que recurrirán a otro recurso de la justicia: un juicio civil millonario por daños y perjuicios.

“Ultimadamente lo que prevaleció fue el dinero. Si hubiera sido otro joven, creo que las circunstancias hubieran sido diferentes”, afirmó Eric Boyles, un hombre que perdió por el percance a su esposa y a su hija. Él insistió en que la fortuna y la influencia de los Couch fue determinante en la resolución del caso.

Esta fue la primera vez que el argumento “affluenza” fue utilizado en un juzgado, detalla Excélsior.

Dick Miller, psicólogo que testificó durante el juicio en favor de la defensa, dijo que las acciones de este joven fueron determinados por una forma de vida proivilegiada donde no hay consecuencias por la mala conducta, y tenía “libertades que ninguna persona joven debería tener”.

El mismo Couch, a los 15 años, fue sorprendido en un vehículo estacionado con una joven de 14 años intoxicada y parcialmente desvestida, por lo que nunca fue castigado.

Jessie O’Neil, familiar de un alto ejecutivo de General Motors, definió en un libro el hecho como “El Ghetto dorado: la psicología de la afluencia”, que se refiere a que niños o adolescentes de familias ricas tienen un sentido de derechos personales, pero también un sentido de irresponsabilidad.