Casi la mitad de los trabajadores en AL no tiene un empleo formal

Trabajador latinoamericano

Un 47.7 por ciento de los trabajadores en América Latina no tiene un empleo formal.

- Getty Images

El crecimiento económico no reduce la informalidad


Un 47.7 por ciento de los trabajadores en América Latina no tiene un empleo formal, según el informe Programa Laboral 2013 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El crecimiento económico en América Latina registrado en años anteriores no ha significado un cambio en la situación laboral de miles de trabajadores, pues si bien el desempleo urbano en América Latina y el Caribe bajó a una tasa mínima histórica de 6.3 %, no fue gracias a una mayor generación de empleo, sino a que las personas decidieron salir del mercado laboral.

De acuerdo a lo que publica la web de El País, Elizabeth Tinoco, representante de la OIT, calificó la situación en la región como “preocupante”. “El ritmo de reducción de la informalidad no ha sido acelerado, y las perspectivas de reducción son casi las mismas. Si sigue como está la tasa de desempleo, con ese crecimiento económico y con estas pocas medidas para combatirlo, va a mantenerse igual”.

¿Cómo evalúas la condición laboral en América Latina? Participa en nuestros Foros.

El medio indica que los mayores índices de empleo informal se registran en América Central: Guatemala tiene el 76.8 % de su población, mientras que Honduras cuenta con el 72.8 por ciento. En contraste, Perú fue el año pasado el segundo país en la región con mayor crecimiento, que tiene el 68.8% con ocupación informal.

Ellas, las más afectadas

En tanto, El País destaca que son las mujeres las que más sufren por estos factores. El 50 por ciento de las mujeres trabaja en condición informal, contra el 45% de los hombres. El desempleo también las afecta más: de los 14.8 millones de latinoamericanos que buscan empleo sin hallarlo, 7.7 millones son mujeres.

“Seis de cada 10 jóvenes tienen empleo informal”, dice Juan Chacalltana, especialista de la OIT. Unos 22 millones de jóvenes además no estudian ni trabajan.

“No es casual que en diversas ciudades sean los jóvenes quienes encabezan protestas cuestionando el sistema y las instituciones”, cita El País al prólogo del reporte de la OIT.

“En 2012 el crecimiento económico se ha desacelerado y también, en consecuencia, la generación de empleo. El impacto en el mercado de trabajo es de menor remuneración por salario, baja productividad que incide en la redistribución de la riqueza, alta informalidad mantenida y no reducida, cobertura de protección ineficiente y alto porcentaje de desempleo juvenil al alza”. Sostuvo Tinoco.

Por esa razón, la OIT llamó a los gobiernos de la región a “tomar medidas económicas, pues no pueden estar divorciadas y separadas de la necesidad de generar más y mejores empleos”.

Además, América Latina también registra índices de productividad por debajo del promedio mundial. Por ello, hizo también una invocación a los gobiernos en ese sentido.

Las recomendaciones son tomar medidas para un mayor diálogo con los sindicatos, mejorar la productividad, incrementar el empleo formal, promover el empleo juvenil, reducir el trabajo forzoso y las peores formas de trabajo infantil.

“Es común moverse mucho por coyuntura y por indicadores de corto plazo. Luego surge la preocupación cuando bajan algunos precios de materias primas, pero cuando tratamos el tema de diversificación económica, los agentes económicos suelen responder ‘eso demora’. Hay que empezar en algún momento”, sostuvo Chacaltana.