Un millón de desempleados sin subsidios

Desempleados

Dificultades para más de 1.3 millones de desempleados en EEUU por la cancelación del subsidio del Gobierno.

- Getty Images

Disputas entre demócratas y republicanos


Para más de 1.3 millones de personas que han estado sin empleo en Estados Unidos por más de seis meses la temporada de fiestas llega a un fin duro con la cancelación del subsidio pagado por el Gobierno federal.

Efe informa que la privación es resultado de un pacto entre republicanos y demócratas en el Congreso sobre el presupuesto federal, que omitió la extensión de los subsidios creados en 2008 para paliar los efectos de la recesión más profunda y prolongada en EEUU en casi ocho décadas.

Los demócratas han prometido que en enero, cuando reanude sus sesiones el Congreso, introducirán proyectos de ley para restablecer el subsidio federal sin el cual otros 3.6 millones de personas perderán el beneficio hacia fines de 2014.

Los republicanos, que dominan la Cámara de Representantes, consideran sin embargo que han desaparecido las razones para seguir renovando indefinidamente estas ayudas.

En su última rueda de prensa del año, el presidente Barack Obama instó a los republicanos a trabajar con los demócratas con el objetivo de prorrogar las ayudas rápidamente al menos por otros tres meses.

Baja en la tasa, pero no por buenas razones

The Associated Press pone como ejemplo a Greg y Barbara Chastain, de Huntington Beach, California, quienes pusieron a sus hijos en el programa de almuerzos escolares y eliminaron las cenas fuera de casa, tras perder su compañía de fabricación de camisetas en junio por una disputa con un inversionista.

Los Chastain agotaron sus prestaciones estatales por desempleo y ahora que los pagos federales se acabaron, a menos que encuentren empleos pronto, la pareja planea sacar a sus hijos de la escuela secundaria en enero y mudarse unos 80 kilómetros (50 millas) al este, donde un familiar tiene una casa en la que podrían vivir y ahorrar el alquiler.

"Pudiéramos deshacernos de uno de los autos, pero entonces no puedes ir al trabajo. Es un ciclo sin fin", dijo Greg Chastain, de 43 años, mientras acompañaba a su esposa a un centro del condado de Orange de apoyo a desempleados. Dijo que al final podrían probar fortuna en un estado menos caro, como Arizona o Texas, si él puede conseguir un empleo en la industria manufacturera allí.

El fin del programa de cinco años —que extendió los pagos para las personas que han estado desempleadas por largo tiempo— afectó desde el sábado a 1.3 millones de estadounidenses y afectará a centenares de miles más en los meses siguientes. Bajo el programa, el gobierno federal pagó un estipendio mensual promedio de 1,166 dólares.

Aunque el gobierno de Barack Obama y los demócratas en el Congreso deseaban prolongar el programa, las extensiones fueron retiradas de un acuerdo de presupuesto acordado este mes y los republicanos rechazaron su costo de 26,000 millones de dólares anuales.

El fin del programa de subsidios pudiera causar una baja en la tasa de desempleo del país, pero no necesariamente por una buena razón. Las personas sin trabajo están obligadas a buscar trabajo para poder recibir prestaciones por desempleo. Con la desaparición de las prestaciones, algunos desempleados frustrados dejarán de buscar trabajo, por lo que no serán contados más como desempleados.

La tendencia ya ha aflorado en Carolina del Norte, que comenzó a recortar los subsidios en julio. La tasa de desempleo en el estado bajó —de 8.8% en junio a 7.4% en noviembre— aunque la cantidad de residentes del estado que dijeron tener trabajo apenas aumentó ligeramente en ese período.

Este mes, el director de la Reserva Federal Ben Bernanke advirtió que el fin de la extensión de los pagos "hará bajar la tasa de desempleo, pero por la razón equivocada".

Desde 2008, el programa federal pagó prestaciones a los desempleados una vez que se vencieron sus 26 semanas de pagos estatales. En su punto máximo, el programa pagó hasta 73 semanas —típicamente ofrecidas en períodos de alto desempleo— a quienes no tuvieron trabajo por un largo plazo.