La Cámara de Representantes de EEUU aprobó la ley de presupuesto 2014

Barbara Mikulski

La senadora demócrata Barbara Mikulski, afirmó: "Este acuerdo muestra al pueblo que podemos ponernos de acuerdo y que podemos gobernar".

- Getty Images

Se aleja la amenaza de un nuevo cierre de gobierno

 


La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles por amplia mayoría la ley de presupuesto 2014 que, una vez adoptada por el Senado, marcará el fin de tres años de inestabilidad presupuestaria en el país.

Los representantes adoptaron por 359 votos contra 67 la ley para el ejercicio 2014, que finaliza el 30 de septiembre, y fija los gastos llamados "discrecionales" en cerca de 1.1 billones de dólares, informó The Associated Press.

Este acuerdo, que financiará desde aeropuertos y gastos de guerra, está lleno de victorias y reveses para ambos partidos.

La enorme ley de gastos incluye 1,582 páginas de detalles sobre el pacto bipartidista aprobado en diciembre y que fijó el gasto general del gobierno federal para los próximos dos años. Con esa decisión tomada y los legisladores ansiosos por usar el año electoral para demostrar que son capaces de operar el gobierno, fueron pocas las sorpresas sobre el destino del presupuesto de gastos, detalla The Associated Press.

¿Qué opinas de este presupuesto? Participa en nuestros Foros.

Para reforzar eso manifestaron su deseo de evitar la alternativa potencial, una repetición del cierre parcial del gobierno a mediados del año pasado, algo que indignó a los electores.

"Hay un deseo de mostrar a la gente que podemos hacer nuestro trabajo", dijo el representante Mike Simpson, republicano por Idaho.

A lo largo de esta semana

Se espera que el Senado, controlado por los demócratas, siga el ejemplo para finales de semana.

El proyecto de ley evita recortes automáticos por 20,000 millones de dólares adicionales al presupuesto del Pentágono —además de los 34,000 millones impuestos el año pasado— y también reducciones a muchos programas nacionales. Las reducciones son resultado de una ley de 2011 después que el presidente Barack Obama y el Congreso no consiguieron un acuerdo de presupuesto.

Gracias a su envergadura y detalle, la medida ha caído mal a muchos liberales y conservadores. Grupos conservadores como el Club for Growth y Heritage Action exhortaron a los legisladores a oponerse, pero la Casa Blanca presionó por su aprobación.

"Satisfacemos imperiosas necesidades humanas. Ciertamente protegimos la seguridad nacional", dijo Barbara Mikulski, demócrata por Maryland, presidenta de la Comisión de Asignaciones del Senado y la autora principal del proyecto junto con su colega en la Cámara, el representante Hal Rogers, republicano por Kentucky, cita la AP.

"También cumplimos el mandato del pueblo estadounidense de que trabajemos juntos", agregó Mikulski

Acordado el lunes por la noche

Negociadores del Senado y de la Cámara de Representantes de EEUU acordaron el lunes por la noche el plan de gasto de $1.1 billones de dólares.

Sin este acuerdo, EEUU podría haber vivido una nueva parálisis el próximo miércoles a medianoche, cuando expiran los fondos actuales, un escenario que ambos partidos evitarán con una extensión de tres días que dará tiempo a que las dos Cámaras aborden y aprueben el proyecto de ley esta semana, de acuerdo con la agencia Efe.

Ese pacto dio un alivio relativamente modesto, pero muy necesario al Pentágono y otras oficinas de gobierno después de los fuertes recortes del año pasado.

La iniciativa también evitaría los recortes al gasto que amenazaron la construcción de nuevos portaaviones y el programa de aviones caza de última generación Joint Strike Fighters, señaló Associated Press.

Además, el plan mantiene los subsidios a los pobres, da un incremento de 1% a los empleados civiles y militares e incrementa la seguridad de las embajadas estadounidenses en todo el mundo.

El proyecto no bloqueará al Obamacare

El acuerdo negó fondos al gobierno de Barack Obama para cumplir sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional, pero obtendrá la mayor parte de los recursos que quería para la implementación de la nueva ley de salud y la reforma de las regulaciones financieras de 2010.

El proyecto fue dado a conocer después de semanas de negociaciones entre el republicano Harold Rogers, presidente de la Comisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes y su homóloga en el Senado, la demócrata Barbara Mikulski, quien informó poco sobre los detalles hasta que se dio a conocer el proyecto el lunes.

"Este acuerdo muestra que al pueblo estadounidense que podemos ponernos de acuerdo y que podemos gobernar", declaró Mikulski. "El pacto pone a la política de cierres, frenos y golpes".

Barbara Mikulski también ha subrayado que esta norma no incluye ninguna medida para bloquear la reforma sanitaria de Barack Obama, contra la que batallan con dureza los republicanos desde su promulgación en 2010. "Obamacare vive otro día", afirmó la demócrata.

El cambio más importante que introduce la ley negociada el lunes por los legisladores es que a los veteranos con una discapacidad no se les aplicará el recorte en las pensiones de los militares previsto en el acuerdo de diciembre.

El plan establace los gastos del país hasta el otoño de 2015

Los negociadores consideran que el proyecto de ley tendrá el apoyo necesario en las dos cámaras, aunque se espera que reciba críticas tanto desde las filas demócratas como desde las republicanas.

No obstante, ambos partidos coinciden en que lo que EEUU no puede permitirse es otro nuevo cierre parcial, tras el del año pasado, que perjudicó no sólo la imagen del Gobierno, sino también la del Congreso y la de los legisladores de una y otra formación política.

El plan de gasto negociado el lunes se enmarca en el acuerdo presupuestario bipartidista aprobado en diciembre, que establece las prioridades de gasto del país hasta el otoño de 2015 y aleja el temor de una nueva parálisis administrativa.

La Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, se dispone a votar la iniciativa el miércoles, menos de 48 horas después de que se hizo pública.

Sylvia Mathews Burwell, directora de presupuesto de la Casa Blanca, dijo que el acuerdo es un "paso positivo" porque "elimina algunos de los dañinos recortes causados por el recorte presupuestal, asegura la continuación de servicios cruciales de los que dependen los estadounidenses y nos acerca más al proceso fiscal para regular el orden".