Michoacán: el costo de la violencia

Violencia en Michoacán

Las confrontaciones en Michoacán tendrán un costo económico.

- Getty Images

Las pérdidas van más allá de su territorio


Michoacán, entidad mexicana ubicada en el oeste del país, se encuentra sumergida en una ola de violencia y confrontación que ha hecho pensar a muchos analistas que se trata de un territorio ingobernable.

Ante el surgimiento de las llamadas autodefensas, quienes justifican su existencia por la supuesta incapacidad del gobierno local de hacer frente a las bandas del crimen organizado, el gobernador Fausto Vallejo se vio en la necesidad de requerir ayuda al gobierno Federal para contener esta oleada que confronta a narcotraficantes, fuerzas locales y guardias comunitarias.

¿Qué está pasando en Michoacán? Opina en nuestros Foros.

Sin embargo, más allá de lo que representa una entidad sumida en la extrema violencia, tras un sexenio que dejara más de 70 mil muertos a lo largo y ancho del país, los costos económicos son también uno de los efectos que ha dejado la cruenta disputa.

Para empezar, el 50 por ciento de los comercios de la localidad de Apatzingán (cuyo Palacio Municipal fue incendiado y fue el epicentro de las mayores confrontaciones) tuvo que bajar las cortinas, además de que un centro comercial trabajó lo que pudo, custodiado por el Ejército mexicano. Sin embargo, no fueron muchas las personas que tuvieron el tiempo y la oportunidad de salir de compras.

Un conflicto de aproximadamente 10 años, debido a la presencia del crimen organizado –especialmente del cártel de Los Caballeros Templarios luego de que se dividiera la llamada Familia Michoacana—ha causado un importante éxodo en la entidad. Habitantes han tenido que refugiarse en otras entidades o incluso en el extranjero, lo que ha mermado en la capacidad económica y productiva de Michoacán.

La única entidad con pérdida de empleos

Entre enero y noviembre de 2013 se perdieron 1,573 empleos en la entidad, contrastando con los datos del año anterior, cuando reportó una generación de 8,607 nuevos empleos, informa la web del rotativo mexicano El Financiero, aludiendo a cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Este dato convierte a Michoacán en la única entidad en México con una cifra negativa en cuanto a generación de empleos. Además, acota el medio, es la primera vez en los últimos 18 años que en ese estado se reporta pérdida de empleos.

La actividad económica agrícola, por su parte, ya también reporta una baja que repercute en los sectores de servicios y comercio, indicó Jerjes Aguirre, investigador de la Universidad Michoacana.

"En general el estado tiene una situación económica mala desde hace una década, ahora esa situación se acentúa por la percepción de inseguridad y los empresarios piensan en invertir en otras partes. Esta situación consolidará la tendencia de crecimiento lento del empleo en el estado", cita el medio al investigador.

Caen los precios en la vivienda

En otro parte informativo, El Financiero informa que otro de los efectos de esta oleada violenta ha sido la caída en el precio de las viviendas, pues en los últimos tres meses el valor de las casas y departamentos usados se ha depreciado entre 15 y 23 por ciento.

Además, de acuerdo con estimaciones de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), delegación Michoacán, las ventas están por los suelos; la oferta supera a la demanda en una proporción de 3 a 1.

Llegó a Ciudad de México

Los efectos de lo que vive Michoacán ya tocaron a la capital del país. El rotativo Publimetro informa que los comerciantes de Distrito Federal se han visto afectados por los constantes enfrentamientos, el bloqueo de carreteras, el pago de sobornos y los riesgos que hay que correr para transportar productos del campo a la Central de Abastos de la capital.

Los comerciantes aseguran que, por ejemplo, el precio del limón se ha incrementado hasta en un 200 %. “El problema es que de noviembre a enero, el único lugar de donde podemos traer limones es Apatzingán, bastión de los templarios”, cita el medio a un comerciante del mercado de abasto más grande de América Latina.

“Si antes descargábamos tres camiones a la semana, ahora sólo lo hacemos dos o hasta una”, se lamentó otro comerciante.

Uno de los transportistas contó lo que tienen qué vivir para poder llevar productos a su destino: “Cuando hay narcobloqueos tenemos que tomar otras rutas y hacemos más tiempo hacia el DF”, aseguró. Esto implica un mayor gasto en gasolina, así como un aumento en las probabilidades de que los productos no lleguen en la mejor de las condiciones.

Además, el medio informa que las extorsiones que deben pagar los transportistas para que se les permita salir de Apatzingán alcanzan los 28 dólares por ocasión.

De acuerdo con la organización Sistema Producto Limón en Michoacán, la merma estimada para la producción de limón en la entidad alcanzará el 35 por ciento. En la región de Tierra Caliente se encuentran unos 1,200 productores de esa fruta.

Además, dos empacadoras de Buenavista y Tepalcatepec tuvieron que cerrar sus puertas por amenazas del crimen organizado, dejando de producir con ello 130 mil toneladas de limones.

En tanto, El Financiero asevera que el aguacate es otro de los productos afectados, en cuanto a la producción y la comercialización.

Un mal mensaje para los inversionistas

Por su parte, Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) afirmó que la violencia que se vive en Michoacán es un mal mensaje para los inversionistas del país y del mundo, por lo que a nombre de la iniciativa privada urgió a las autoridades a tomar "medidas de emergencia" para evitar que se inhiba la inversión.

En un artículo publicado por El Financiero el 14 de enero, Gutiérrez sostuvo que si no se toman las medidas que generen resultados positivos en el corto plazo, existe el riesgo de que "lo mucho que se ha logrado en términos de abrir el gran potencial de progreso puede verse afectado por efectos de la inseguridad pública, los rezagos o vacíos de gobernabilidad y la corrupción".

El diario Capital informa que, tras los hechos violentos, el secretario de Gobernación (ministro de Interior) Miguel Ángel Osorio Chong, advirtió que "no habrá tolerancia alguna para cualquier persona que sea sorprendida en posesión de armas sin contar con la autorización", refiriéndose tanto a grupos criminales como a los miembros de los grupos de autodefensa.

Aún falta por determinar el costo que representará el envío de militares y policías federales a la región, así como los daños económicos por los vehículos y establecimientos incendiados en medio de los enfrentamientos. Igualmente, las autoridades aún no determinan las consecuencias en el sector turístico que podrían dejar estas semanas de confrontación.