Argentina restringe compras on-line

Gobierno argentino

El Gobierno argentino aseguró que los controles impuestos a las compras por Internet en páginas extranjeras se llevan a cabo para "defender la industria nacional".

- Getty Images

Busca defender la industria nacional, afirma


El Gobierno argentino aseguró que los controles impuestos a las compras por Internet en páginas extranjeras se llevan a cabo para "defender la industria nacional", ya que el "el 65 %" de los productos que se adquieren "vienen de Hong Kong y China".

"Hay que ser capaces de defender lo nuestro", señaló el jefe de Gabinete del Ejecutivo de Cristina Fernández, Jorge Capitanich, en su habitual rueda de prensa de cada mañana, informa la agencia Efe.

Tras los controles hechos públicos el martes, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de Argentina estableció una nueva normativa para las compras minoristas de productos en el exterior a través de Internet.

Dicha norma restringe a dos veces al año las compras cuando las mercancías ingresen al país por el correo oficial y no superen los 25 dólares de franquicia anual, según la resolución publicada en el Boletín Oficial, que especifica que cuando se supere la cantidad de envíos permitidos el comprador deberá inscribirse como importador.

¿Qué opinas de esta medida tomada por el Gobierno argentino? Participa en nuestros Foros.

Sin embargo, aclara la AFIP, habrá productos que quedarán exentos de la norma "que serán establecidos por la Dirección General de Aduanas".

Impuesto del 50 por ciento

Además, Si las compras exceden los 25 dólares, se deberá pagar un impuesto equivalente al 50 % del valor de la mercancía adquirida, incluyendo los costes del envío.

La medida se suma a la dada a conocer el martes por la Hacienda argentina, que establece que aquellos que quieran comprar on-line a proveedores en el exterior deberán completar un formulario detallando la mercadería adquirida, así como poseer una clave fiscal para poder recibir el envío por correo.

El objetivo es evitar la fuga de divisas a través de las compras en el exterior, aunque la AFIP justifica la iniciativa "a fin de optimizar la trazabilidad de las operaciones realizadas".

El control sobre las adquisiciones de productos en el exterior a través de Internet se enmarca en las restricciones existentes en el país sobre las divisas extranjeras, que se han ido endureciendo en los últimos años.

El Gobierno argentino impuso las primeras restricciones cambiarias destinadas a "desdolarizar" la economía en noviembre de 2011 y las endureció un año después, con la prohibición de la compra de divisa extranjera para atesoramiento y para la adquisición de inmuebles.

En 2012 aumentó también los controles a quienes solicitan dólares para salir de viaje.

Las normas del Fisco, destinadas a evitar la fuga de divisas, restringieron en la práctica el acceso de muchos inversores al mercado cambiario formal, lo que hizo resurgir los circuitos informales de compraventa de divisas.

Acelera devaluación del peso

En otro parte informativo, Efe destaca que, en medio de las amenazas del Gobierno para tratar de frenar el avance del dólar "blue", el peso argentino se depreció el miércoles un 3.47 por ciento en el mercado oficial frente a la divisa estadounidense, una de las mayores devaluaciones registradas en un solo día desde 2002.

El dólar subió 24 centavos en los mercados de cambio oficiales, hasta los 7.14 pesos, con lo que la moneda argentina acumula una devaluación del 9.5 % desde enero y del 18.4 % desde que Axel Kicillof asumió la cartera de Economía, el pasado 21 de noviembre.

El ascenso del dólar informal ha sido aún superior y con el nuevo récord alcanzado el miércoles, cuando cerró a 12.15 pesos por unidad, acumula este año una apreciación del 21.5 por ciento.

Los economistas atribuyeron la devaluación del peso a un intento gubernamental de actualizar el tipo de cambio, que se encuentra retrasado respecto al valor de mercado y perjudica las reservas internacionales, en su nivel más bajo desde 2006.

Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Orlando J. Ferreres, explicó a Efe que para combatir el proceso inflacionario, "el Gobierno trató de congelar el tipo de cambio" con "un ancla en el dólar y terminamos con un tipo de cambio atrasado".

Según Spotorno, el Gobierno implementó restricciones cambiarias a partir de 2011, conocidas como "cepo al dólar", para detener la fuga de divisas sin devaluar la moneda, que en aquel momento se cambiaba a cuatro pesos por dólar.

A su juicio, la decisión gubernamental de prohibir el ahorro en dólares, imponer recargos a las compras en el extranjero con tarjeta y a la adquisición de pasajes y paquetes turísticos y limitar las adquisiciones por Internet "generó una desconfianza enorme".

Spotorno criticó que la devaluación gradual realizada por el Gobierno "llevó a perder reservas, porque todo el mundo se anticipa pensando que en el futuro el tipo de cambio será más caro".

Se redujo la brecha

Con esta devaluación, la mayor desde el 25 de marzo de 2002, cuando el peso se desplomó de golpe un 39.58 %, la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el "blue" se redujo ligeramente hasta el 70.16 %.

La escalada de la divisa en el mercado negro se ha visto favorecida por la impresión de 40,000 millones de pesos por parte del Gobierno durante el pasado diciembre para cubrir el déficit fiscal.

El economista Ramiro Castiñeira, de Econométrica, consideró que los pesos volcados al mercado empezaron a tener incidencia este mes, cuando bajó la actividad y las empresas redujeron su demanda de pesos.

"El sector privado se encuentra con más pesos de los que puede tener y ante la imposibilidad de contratar un plazo fijo porque rinde menos que la tasa de inflación o de comprar dólares (en el mercado oficial) porque se encuentra inhabilitado va al paralelo y acaba inflando el precio", indicó.

Contra el mercado negro de divisas

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, advirtió que el Gobierno recurrirá a la Justicia para frenar el mercado negro de divisas.

"Todo lo que sea de carácter ilegal vamos a combatirlo con una sola herramienta: la ley", dijo Capitanich después de que el pasado lunes el Gobierno vinculase la existencia del mercado negro de divisas con el lavado de dinero y el narcotráfico.

Otro objetivo de la brusca devaluación es "no exponer más las reservas", según Castiñeira, que pese al "cepo" cambiario han caído hasta 29,253 millones de dólares.

El analista consideró que la devaluación del peso superará este año el 40 %, aunque se frenará tras el primer trimestre, cuando ingresen los dólares procedentes de las exportaciones agrícolas.

Aun así, anticipó que "2014 es un año complicado para generar divisas" porque el precio de la soja no mantiene la tendencia alcista de los últimos años y Brasil "tiene más ganas de ajustar que de crecer".

"En este escenario sería un logro que las exportaciones sólo se estanquen", remarcó.

El complejo escenario al que se enfrenta Argentina se agrava, según Castiñeira, con la pérdida de credibilidad internacional por la "manipulación de su índice de inflación", que alcanzó el 10.9 % frente al 28.38 por ciento calculado por las consultoras privadas.

El índice ha sido censurado por el Fondo Monetario Internacional y será reemplazado por uno nuevo a partir de este mes.

Según las predicciones de Econométrica, el ritmo de aumento de precios se acelerará aún más este año y rondará el 30 por ciento.