Trabajadores guatemaltecos habrían sido robados al trabajar para minoristas de EEUU

Guatemalteca

Una trabajadora guatemalteca.

- Getty Images

Cierre repentino de su empleador


Trabajadores guatemaltecos que se dedicaban a la elaboración de prendas para cadenas minoristas estadounidenses como Wal-Mart, JC Peney y Kohl fueron presuntamente privados de más de seis millones de dólares en salarios y beneficios.

Un informe publicado hoy, según la web de ABC News, detalla que las pérdidas para los trabajadores se dieron luego del cierre repentino de su empleador.

“Estos trabajadores fueron robados, por completo”, dijo Charles Kernaghan, director del Instituto Mundial para el Trabajo y los Derechos Humanos, quien elaboró el informe de 50 páginas sobre la fábrica Alianza.

“Hay otras fábricas donde se están llevando a cabo violaciones, pero en este caso los trabajadores fueron capaces de documentar todo lo que se les debía, lo cual es sin precedentes”, citó el medio.

Los investigadores encontraron un tesoro de registros de fábrica internos rara vez vistos, incluyendo recibos de pago, hojas de tarifas y especificaciones de diseño de conocidas marcas de ropa de EEUU. Doce años de registros de casi 1,500 empleados fueron utilizados para documentar lo que Kernaghan dice fue un intento de impedir que los trabajadores cobraran el pago de sus horas extra, beneficios de salud y pensiones.

Según el informe del que habla ABC News, mientras más de 1,200 trabajadores cosían prendas en la fábrica en un año típico, la empresa solo presentó solicitudes para 65 trabajadores por año para recibir los beneficios. Los 548 trabajadores que fueron empleados cuando Alianza cerró el año pasado ya habían trabajado una media de 4.5 años sin beneficios, y se les debe un promedio de 2,069 dólares, según lo que hallaron los investigadores.

Además, los empleados también fueron privados de la paga extra a la que tenían derecho por el trabajo durante la Navidad y las vacaciones de verano.

De acuerdo al informe, los registros también se utilizaron para documentar la presencia de la ropa elaborada por Alianza Fashion en Chimaltenango, Guatemala, para docenas de compañías estadounidenses, ya sea directamente o a través de intermediarios.

Por ejemplo, según los registros Wal-Mart pagó 4.25 dólares para la producción de una chaqueta de mujeres que se vendía en 21.88. A los trabajadores que cosían la chaqueta se les pagaba un salario base de 1.05 dólares por hora.