Los limitados avances económicos de los latinos con Obama

Hispanos en EEUU

Cinco años después de que Barack Obama asumió el poder, muchos latinos sufren los embates de la recesión.

- Getty Images

En espera de los beneficios


Cinco años después de que Barack Obama asumió el poder, los latinos han avanzado en Estados Unidos, aunque muchos aún sufren los embates de la recesión que cerró las puertas de la oportunidad a millones de personas, según expertos.

Este martes, el presidente Barack Obama ofreció su quinto discurso sobre el “Estado de la Unión” con propuestas “prácticas” para el crecimiento económico, el fortalecimiento de la clase media y apoyo a quienes sueñan con esa vida, según la Casa Blanca.

El discurso, dirigido tanto a la clase política como a los votantes, hizo énfasis en tres palabras que enmarcan su agenda legislativa para 2014: oportunidad, acción y optimismo.

Son tres palabras que no retratan fielmente la realidad que viven millones de hispanos con un alto nivel de desempleo: una tasa de pobreza que subió del 20.8 % en 2009 al 23 por ciento en 2013, un nivel de deserción escolar aún alto, y problemas de acceso a programas de salud y vivienda.

Vanessa Cárdenas, analista del Centro para el Progreso Estadounidense, indicó que los latinos se beneficiarían aún más con la continua aplicación de la reforma de salud, mayores oportunidades de empleo y capacitación laboral, la ampliación de los programas preescolares, y una reforma migratoria.

“El continuo crecimiento de los latinos debe ser un incentivo para que ambos partidos trabajen juntos y ofrezcan resultados tangibles en áreas como la salud, la educación, los empleos y la reforma migratoria. Ambos partidos necesitan el voto latino y la comunidad quiere acciones, no más palabras”, enfatizó.

La falta de reforma migratoria

Los latinos tienen el agravante de arrastrar durante años la falta de una reforma migratoria, una promesa incumplida de Obama que afecta a 11 millones de indocumentados, como la “soñadora” peruana Lorella Praeli.

“Entiendo que el presidente Obama apoye una reforma migratoria, pero no puede exigirla y simultáneamente deportar a dos millones de personas. Existe ahí una incongruidad”, dijo Praeli, directora de la organización United We Dream, que ha sido invitada al discurso de Obama en el Congreso.

“Emplazamos al presidente a que su mensaje sea contundente. No queremos más deportaciones, basta ya con las promesas falsas… ante la negativa y la falta de voluntad política de cierto sector republicano, (Obama) tendrá que actuar, con una solución total, no parcial” para los indocumentados, afirmó.

Ningún diagnóstico estaría completo sin incluir los avances de los latinos, que han reducido por la mitad la deserción escolar y han crecido en poder adquisitivo, y en participación política tanto en las urnas como en todas las esferas del gobierno.

Una situación nublada

“Las estadísticas indican que han sido resultados mixtos para los hispanos. La situación del desempleo ha mejorado, a cerca del ocho por ciento ahora, pero sigue por encima del nivel del cuatro por ciento de 2006… y antes de la gran recesión, en el último trimestre de 2007, estaba en 5.9 %”, dijo Mark López, director de asuntos latinos del Centro de Investigación Pew.

Si fuese un pronóstico del tiempo, “la situación económica de los latinos aún sigue nublada, pero está mejorando y se anticipa soleada en el futuro”, vaticinó López.

Obama heredó una economía casi hecha trizas, con dos guerras en marcha. La mayoría de los expertos coincidió en que, en general, sus programas al menos lograron evitar un mayor mal para el país.

Así, el camino hacia la prosperidad de los latinos tiene cimas y valles: desde exitosos empresarios y profesionales, hasta personas que han perdido su trabajo y luchan para subsistir.