Republicanos plantean eliminar recortes a los veteranos a cambio del techo de la deuda

Veteranos

Los republicanos plantean eliminar recortes en pensiones a veteranos a cambio del techo de la deuda federal.

- Getty Images


Legisladores republicanos se reunieron a última hora del lunes en el Capitolio para plantear su estrategia sobre el techo de endeudamiento del gobierno federal, que pasa por vincular su aprobación a la eliminación de los recortes en las pensiones de los veteranos de guerra retirados con menos de 62 años.

Estos ajustes, impopulares tanto en las filas demócratas como republicanas, forman parte del esquivo acuerdo presupuestario alcanzado a finales del año pasado, que fija el gasto federal hasta el otoño de 2015 y alejó el temor de una nueva parálisis administrativa como la de octubre.

Opina sobre esta nota en nuestros foros

La prueba del escaso respaldo que tienen los recortes a las pensiones de los veteranos en el Congreso es que, el mismo día que los republicanos han propuesto exigir su retirada, el Senado, de mayoría demócrata, aprobó por unanimidad en un voto de procedimiento el avance de una ley que elimina estos recortes.

La propuesta republicana podría votarse este miércoles en la Cámara de Representantes, antes del receso previsto para las próximas dos semanas, pero su futuro no está claro.

Por un lado, legisladores del ala más conservadora del Partido Republicano se niegan a dar el visto bueno al techo de la deuda de modo alguno y, por otro, la Casa Blanca y la bancada demócrata insisten en que no habrá concesiones a cambio de su aprobación.

El ajuste en las pensiones de los veteranos tenía su razón de ser en el ahorro de $7.000 millones durante la próxima década, de manera que ahora se abre el debate sobre cómo compensar esta partida si finalmente se da marcha atrás.

El plan de gasto de $1.012 billones de dólares aprobado a mediados de enero ya incluía una cláusula en este sentido que estipulaba que los recortes previstos en el acuerdo presupuestario de diciembre no afectarían a los veteranos con una discapacidad.

La prórroga del tope de deuda de $16.7 billones hasta el 7 de febrero se aprobó tras la crisis de octubre, una parálisis que precipitó la popularidad del Congreso a mínimos históricos.

El secretario del Tesoro, Jack Lew, aseguró recientemente esta situación obliga de nuevo al Gobierno a tomar medidas contables extraordinarias que sólo alcanzarán hasta finales de mes.

La cuenta atrás sobre el techo de la deuda, y la consiguiente amenaza de suspensión de pagos del gobierno federal, se ha convertido en un tema recurrente dada la oposición frontal entre republicanos y demócratas en el Congreso más dividido de la historia del país.

No obstante, tanto unos como otros quieren evitar a toda costa una nueva crisis como la de octubre, que se saldó con el cierre parcial de la Administración federal durante 16 días, y de la que los ciudadanos culparon a ambos partidos, pero principalmente a la férrea oposición republicana.