Líderes de América del Norte impulsarán comercio y competitividad

Obama asiste a la Cumbre de Líderes de Norteamérica

El presidente Barack Obama se reunió con Enrique Peña Nieto, presidente de México, y con Stephen Harper, primer ministro de Canadá. 

- Getty Images

Amigos, pero...

Los gobernantes de América del Norte acordaron un plan de trabajo para promover la competitividad de la región e impulsar una mayor liberalización comercial en Asia Pacífico.

En una declaración conjunta, el mexicano Enrique Peña Nieto, el estadounidense Barack Obama y el canadiense Stephen Harper se comprometieron a impulsar el comercio y la inversión en sectores donde la integración de sus cadenas de producción sirva como ventaja a nivel global, informó la agencia Efe.

Infografía: 28 indicadores del TLCAN

"Queremos establecer nuevos estándares de comercio mundial a través de la conclusión puntual de una colaboración transpacífica de alto estándar, ambiciosa e integral, a la vez que promovemos una mayor liberalización comercial en la región Asia-Pacífico", señalaron.

¿Qué opinas de este encuentro y sus resultados? Participa en nuestros Foros.

Los dirigentes acordaron crear un Plan Norteamericano de Transporte y avanzar en la simplificación de procedimientos y armonización de los requisitos de información en las aduanas para comerciantes y visitantes.

"Haremos que el movimiento de personas sea más fácil mediante la creación en 2014 de un Programa Norteamericano de Viajeros de Confianza", expresaron los tres líderes.

Aprovecharán los acuerdos existentes

Además, acordaron aprovechar los mecanismos bilaterales ya existentes en las fronteras para mejorar el movimiento seguro de bienes y promover los intercambios trilaterales en los corredores logísticos.

En materia energética, los gobernantes anunciaron que los ministros de los tres países se reunirán este año para hablar sobre las oportunidades a fin de promover estrategias comunes en infraestructura, innovación, energía renovable, comercio y desarrollo responsable de recursos.

"La energía es una prioridad trilateral. Desarrollar y garantizar un suministro de energía asequible, limpio y confiable puede ser un impulsor del crecimiento económico y apoyar el desarrollo sostenible, a medida que nos dirigimos hacia un futuro energético bajo en carbono", afirmaron, cita Efe.

Trabajo conjunto por la seguridad

En el apartado de seguridad, los tres líderes dijeron que seguirán buscando "nuevas áreas de cooperación para luchar contra el tráfico de drogas, el tráfico de armas y otros comercios ilícitos".

"El intercambio eficaz de información y coordinación entre los organismos de cumplimiento del orden público seguirá siendo esencial", señalaron en la declaración.

También acordaron mejorar el diálogo en la regulación y supervisión del sector financiero con el fin de combatir el lavado de dinero.

Los gobernantes refrendaron, además, su "compromiso en lucha contra el tráfico de personas en cualquiera de sus formas" y trabajar "para mejorar los servicios disponibles para las víctimas de este delito".

Asimismo, se comprometieron a aumentar el número de intercambios de estudiantes dentro de la región y a trabajar juntos "para conseguir un acuerdo mundial ambicioso e inclusivo dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Peña Nieto, Obama y Harper acordaron que sus Gobiernos llevarán a cabo "consultas periódicas" para revisar los avances en la implementación de los acuerdos alcanzados el miércoles, y anunciaron que su próxima cumbre será en Canadá en 2015.

Los tres socios producen cerca del 30 % de los bienes y servicios mundiales, su intercambio comercial creció un 265 por ciento desde la entrada en vigor del TLCAN en 1994 y genera un valor de más de un billón de dólares al año, mientras que la inversión se ha multiplicado por seis.

Peña Nieto, el anfitrión

Por su parte, la Agencia France Press subraya que Peña Nieto ejerció de anfitrión de la VII cumbre de Norteamérica en el palacio de gobierno de la ciudad de Toluca, cerca de Ciudad de México y capital de su natal estado de México, en busca de medidas para revitalizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que entró en vigor en 1994, con la mirada puesta en Asia.

En la rueda de prensa de cierre, el mandatario mexicano dijo que la cumbre debe contribuir al gran objetivo de hacer de América del Norte "la región más competitiva del mundo".

Los tres gobiernos no tienen planes para reabrir el TLCAN, que impulsó un crecimiento en los últimos veinte años del 265.4 % del comercio trilateral, que ya supera el billón de dólares al año.

En cambio, los gobiernos proponen modernizar el acuerdo a través del ambicioso proyecto de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), que negocian junto a otras nueve naciones y que Washington espera que esté listo este año.

Obama y Harper también tuvieron palabras de elogio para Peña Nieto por el paquete de reformas en materia económica y energética que impulsó el año pasado.

No se resolvieron las controversias

Pese a la cordialidad exhibida por los mandatarios, las causas de algunas tensiones surgidas entre los países vecinos no se resolvieron en esta cumbre que en el pasado se conoció como la de "Los Tres Amigos".

Obama no dio ninguna pista a Harper sobre lo que su gobierno planea hacer con el controvertido proyecto de oleoducto Keystone XL, que transportaría crudo desde arenas petrolíferas de Canadá por todo el territorio continental de Estados Unidos hasta Texas (sur).

Al mismo tiempo, Obama reiteró a Peña Nieto que la aprobación de una reforma migratoria en su país sigue siendo una de sus "más altas prioridades".

De su lado, México y Canadá también tienen su propia controversia migratoria por los requerimientos de visa impuestos por Ottawa a los viajeros mexicanos en 2009 para frenar el número de solicitudes de asilo.

A pesar de estos desacuerdos, Peña Nieto dijo que la cumbre permitió a los tres líderes fortalecer su amistad e invitó durante la jornada a Obama y Harper a visitar un jardín botánico y a un almuerzo conjunto.

México, estancado en la pobreza y los bajos salarios

En otro parte informativo, la AFP destaca que la pobreza sigue estable y los salarios se estancaron en México en los 20 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), según un estudio divulgado por una firma de análisis económico.

El acuerdo prometía impulsar el crecimiento de México y generar nuevos puestos de trabajo, pero no estuvo a la altura de las expectativas, indicó el Center for Economic and Policy Research (CEPR), con sede en Washington.

El tratado "fue un terrible error" considerando "cualquier indicador económico y social, e incluso comparado con el pasado mismo de México", dijo el codirector de CEPR, Mark Weisbrot, que condujo el estudio.

Titulado "¿Ayudó el TLCAN a México?", el informe de 21 páginas basado en estadísticas oficiales deja caer sombras sobre la economía de México, desde que ese país firmó el acuerdo con Estados Unidos y Canadá en 1994.

En ese periodo, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PBI) per cápita mexicano (18.6 %) fue la mitad del promedio de América Latina, y aún menos comparado con el salto experimentado entre 1960 y 1980, cuando se duplicó.

El bajo crecimiento impidió que México progresara en la lucha contra la pobreza, que se mantiene en 52. 3 por ciento de la población, prácticamente inalterada en los últimos 20 años, reseñó el estudio.

Por su parte, los salarios apenas subieron 2.3 % entre 1994 y 2012, mientras que el desempleo se ubica en 5% frente al promedio de 3.1 % entre 1990 y 1994.

Pero el tratado tuvo un especial impacto en el campo, donde unos cinco millones de agricultores fueran desplazados entre 1991 y 2007 por los poderosos productores estadounidenses del maíz y no pudieron ser absorbidos en otros rubros.

Ese proceso generó que unos 2 millones de campesinos perdieran sus empleos, reseñó el informe.