El Banco de México alerta sobre los riesgos de usar monedas virtuales

Bitcoin

Bitcoin

- Getty Images

El Banco de México alertó sobre los riesgos de utilizar monedas virtuales, tales como el bitcóin o el litecóin, como sustitutos de los medios de pago convencionales, aunque estas no han tenido "una penetración relevante" en el país.

En un comunicado, el banco central destacó que los activos virtuales "no son monedas de curso legal" porque el Banco de México no los emite ni respalda", así como tampoco una autoridad monetaria extranjera.

"Su función como medio de pago no está garantizada toda vez que los comercios y demás personas no están obligados a aceptarlos", afirmó.

El Banco de México no los regula ni supervisa, y las instituciones reguladas del sistema financiero mexicano "no están autorizadas ni para usar ni para efectuar operaciones con ellos", apuntó.

Incluso, añadió, "en otras jurisdicciones, se ha señalado su uso en operaciones ilícitas, incluyendo aquellas relacionadas con fraude y con el lavado de dinero".

El instituto emisor destacó que no existe ningún tipo de garantía o regulación que asegure que los consumidores o comercios que adquieran estos activos puedan recuperar su dinero pues no existe una organización identificable que los emita o un tercero que asuma la obligación.

El banco advirtió que el precio en pesos mexicanos o en otras monedas, determinado por quienes "aceptan comerciar con este activo, ha mostrado una gran volatilidad", dado "su carácter altamente especulativo" y elevada sensibilidad a cambios en la confianza de los usuarios.

Por ello, resaltó, "la adquisición y el uso de estos activos conllevan un alto riesgo de depreciación y, por ende, de pérdidas monetarias".

El Banco de México indicó que "si bien los activos virtuales actualmente no presentan un riesgo mayor para el sistema financiero ni para los sistemas de pagos", seguirá "puntualmente su evolución y sus potenciales implicaciones y, de juzgarse necesario, emitirá la regulación pertinente".

El Gobierno japonés aprobó el viernes pasado tipificar el bitcóin, moneda digital creada en 2009, como una mercancía y no como una divisa, un primer paso pionero en el mundo de cara a crear un marco que regule su intercambio.

La medida fue tomada tras la quiebra de Mt.Gox, una casa de cambio de bitcoines ubicada en Japón que en su momento llegó a canalizar la mayoría de operaciones globales y cuya bancarrota ha afectado a unos 100 mil clientes.