Obama anuncia subvenciones con fines laborales

Obama y Biden

El presidente Barack Obama acompañado de Joe Biden.

- Getty Images

A favor de los empleos bien pagados


El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden anunciaron subvenciones por 600 millones de dólares para crear programas de capacitación y aprendizaje laboral que puedan ayudar a personas a conseguir empleos bien pagados.

De acuerdo a The Associated Press, Obama y Biden presentaron el miércoles la iniciativa en un colegio comunitario del distrito de Oakdale, en el oeste de Pennsylvania.

¿Qué opinas de estas subvenciones? Participa en nuestros Foros.

Obama anunció la inversión total para fomentar una formación de trabajadores orientada a los empleos que se ofrecen en cada comunidad, un asunto que considera "más urgente que nunca".

"Nuestra mejor apuesta es mantenernos los primeros en la carrera (mundial) de los conocimientos", dijo Obama en un discurso en Oakdale (Pensilvania), en referencia a las inversiones en formación que hacen otras potencias, como Alemania, China o India, informó Efe.

El mandatario anunció un programa de "casi 500 millones de dólares" para crear una competición que aliente a los centros de formación superior ("community colleges") de todo el país, las empresas y representantes de la industria a trabajar juntos para crear programas de formación orientados a los empleos vacantes.

Además, el Departamento de Trabajo invertirá 100 millones de dólares en subvenciones para aquellos programas de aprendizaje "que ayuden a los jóvenes y a los trabajadores experimentados a entrar en un camino hacia empleos mejores, un sueldo mejor y una trayectoria ascendente en sus carreras", explicó Obama.

Ninguna de esas dos inversiones necesitarán la aprobación del Congreso, precisó el mandatario, tras lamentar que el poder legislativo no haya respondido hasta ahora a su petición de "invertir en programas serios que conecten a estadounidenses preparados para trabajar con empleos listos para ser ocupados".

"No todos los trabajos que se ofertan hoy requieren un diploma de cuatro años en una universidad. Pero les prometo que no hay un empleo ahí fuera que vaya a pagarles mucho si no tienen algún tipo de formación especializada", indicó Obama, que compareció junto al vicepresidente Joseph Biden en un centro de formación de Oakdale.

La primera de las iniciativas anunciada por Obama abre una competición del Departamento de Trabajo en la que pueden presentarse solicitudes hasta el próximo 7 de julio en todos los estados, y en la que tendrán prioridad las alianzas entre centros de formación y entidades nacionales, como las asociaciones industriales.

La segunda ayudará a los estadounidenses a acceder a programas de aprendizaje para empleos que se necesitan, dado que, según la Casa Blanca, el 87 % de los aprendices en una empresa o industria son contratados después de completar sus programas, y su salario medio una vez completada la formación es de más de 50 mil dólares anuales.

Listos para nuevas habilidades 

Funcionarios dijeron que muchas empresas no pueden encontrar trabajadores calificados para llenar las vacantes disponibles.

"Muchos empleadores no pueden encontrar trabajadores formados para los puestos que necesitan asignar, mientras que muchas personas que buscan un empleo podrían estar preparadas para aprender nuevas habilidades", explicó la Casa Blanca en un comunicado anterior al acto.

Obama y otros funcionarios a menudo afirman que los colegios comunitarios figuran entre las mejores fuentes de capacitación laboral y afirman que los programas de aprendizaje en el empleo suponen algunas de las rutas más directas hacia trabajos bien remunerados, sigue la AP.

No obstante la mejora de la economía, persiste un alto desempleo de 6.7 por ciento, en tanto que Obama asegura que es necesario hacer más para la creación de puestos de trabajo.

Efe recuerda que desde que comenzó 2014, Obama insiste en que ha pasado a la "acción" ante la parálisis del Congreso, donde la férrea oposición republicana le ha bloqueado buena parte de sus iniciativas socioeconómicas como el aumento del salario mínimo a 10.10 dólares la hora para todos los trabajadores del país.

Los legisladores demócratas, que se juegan en las legislativas de noviembre mantener el control del Senado, han pedido a Obama que impulse una agenda genuinamente demócrata para marcar diferencias, especialmente en lo social, con los republicanos.