Granjeros aumentan salarios para atraer trabajadores de campo a California

Campos de California

Muchos granjeros están ofreciendo un salario un poco más alto, pues hay menos trabajadores disponibles.

- Getty Images

Menor disponibilidad


Primitivo Santiago Gutiérrez trabaja en la zona de Bakersfield cosechando chabacanos y hace ya algún tiempo que ha notado que muchos granjeros están ofreciendo un salario un poco más alto por su trabajo. La razón: hay menos trabajadores disponibles para las cosechas.

"Antes las cuadrillas tenían 30 a 50 personas y ahora no ves más de 20 a 24", cuenta Gutiérrez, quien trabaja en el campo en EEUU desde 1997 y es nativo de Oaxaca. "De un tiempo a esta parte he notado que nos ofrecen $9 a $9.50 la hora, cuando antes daban sólo el mínimo", comenta.

El oaxaqueño no tiene documentos, y así ha trabajado durante 17 años en los campos de California. Si lograra "los papeles", dice, visitaría a su familia en México pero seguiría trabajando en el campo. "Vengo de ese trabajo, nací en el campo y es mi orgullo", dice.

La menor disponibilidad de trabajadores del campo es una realidad respaldada por estudios e investigaciones y tiene varios orígenes: hasta hace poco, la situación de la economía doméstica era un gran factor, pero la mejor economía en México, la mayor protección fronteriza y la falta de flexibilidad y movimiento de la mano de obra son algunas de esas razones.

Las cosas ya no son iguales

Tanto han cambiado las cosas que personas como Salvador Torres, de Watsonville, que antes de la crisis económica era carpintero y trabajaba mucho en construcción, ya lleva siete años en la agricultura. "Pensé que iba a ser por seis meses y llevo ya todos esos años, pero está claro que muchos rancheros no van a ser capaces de cosechar porque no hay trabajadores", dijo Torres.

Juan Lozano, de 23 años, y que trabaja cortando mostaza en el "fil" (campo), dice que mucha gente que trabaja en el campo ha sido deportada. "Antes tenía uno que rogar para conseguir trabajo, pero ahora te insisten ellos a ti", indicó.

Teresa Amezcua tiene 61 años y aún trabaja en el campo, aunque es de las privilegiadas con un contrato sindical que le proporciona beneficios como seguro médico. Sin embargo, ella conoce a muchas personas que han dejado el trabajo en el campo, siguiendo las cosechas, para dedicarse a cualquier otra cosa, incluyendo la venta ambulante. "Es peligroso moverse de aquí a allá y no hay trabajo todo el año en la mayoría de los sitios", dijo la mujer. Aunque muchos granjeros se hacen eco de esta queja, el Sindicato de Trabajadores del Campo (UFW por sus siglas en inglés) considera que este problema sería mucho menor si las condiciones de trabajo en el campo mejoraran.

"Lo que pasa es que no hay trabajadores extras como antes. Antes tenían de sobra y hacían lo que querían con ellos", dijo Armando Eleves, vicepresidente nacional de UFW. "Ahora ya no tanto, pero si la escasez fuera tan grave subirían los sueldos y mejorarían las condiciones. Pero eso no está ocurriendo".

Algunos campesinos reportaron que sí reciben un salario un poco más alto, pero otros indicaron que "en principio nos ofrecen más y luego nos lo quitan", dijo Lozano.