Pensiones millonarias en México, país con 52 millones de pobres

Pobreza en México

México tiene 52 millones de pobres y el 60 por ciento de su población viviendo de la informalidad.

- Getty Images

México, el país de los contrastes


Dentro de las complicadas leyes de la reforma política se habría colado una pensión vitalicia para siete jueces del Tribunal Electoral mexicano, en un país donde el común de la gente percibe ingresos muy por debajo de los de los funcionarios.

Encargados de calificar la elección en que resultó triunfador el ahora presidente Enrique Peña Nieto, estos magistrados, con un salario mensual de 27 mil dólares, estos funcionarios tuvieron entonces que desahogar decenas de acusaciones de parte de los partidos de oposición, sobre presunta compra y coacción del voto.

La web de El País acota que este hecho encendió una polémica acalorada en el país con 52 millones de pobres, con el 60 por ciento de su población viviendo de la informalidad sin prestaciones.

¿Qué opinas sobre esta polémica? Participa en nuestros Foros.

El sábado, los siete magistrados beneficiados argumentaron que había un “error en la interpretación”, pues sostienen que no es una pensión vitalicia ni un bono, sino un “haber de retiro” contemplado por la ley, pues al terminar su encargo deberán ser inhabilitados durante dos años para desempeñar cualquier trabajo relacionado con su profesión. El medio indica que, sin embargo, el texto no señala ningún plazo.

Pocos y malos empleos

Por otro lado, pero en el mismo tenor, la web CNN Expansión indica que el crecimiento de 2.5 por ciento en México en los últimos años no ha sido suficiente para crear empleos de calidad.

Otro golpe a este sector ha sido la entrada de nuevos impuestos en razón de la reforma hacendaria. Como consecuencia, el mercado laboral en México no ha conseguido llegar a los niveles previos a la crisis de 2008-2009, así que cada vez más mexicanos optan por la informalidad.

Analistas consultados por el medio señalan que el crecimiento “mediocre” que ha tenido México en los últimos 20 años no ha sido suficiente para crear empleos formales bien remunerados, que ayudarían a apuntalar el mercado interno.

“Aunque sean permanentes (los empleos), no garantizan que se queden en el sector formal en el mediano y largo plazo, entre un trimestre y otro se mueven del formal al informal”, cita el medio a Eduardo Rodríguez-Oreggia, director del Doctorado en Política Pública del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

Sueldos y salarios en la informalidad son más bajos, además de que las actividades improductivas no inciden en una mejora en la salud de la economía mexicana. Sin embargo, se crea un círculo vicioso, pues los trabajadores no tienen incentivos suficientes para permanecer en el campo formal.