El millonario negocio de las extorsiones en Michoacán

Michoacán

Elementos del Ejército mexicano desplegados en Michoacán.

- Getty Images

Unas 100 minas clausuradas


El crimen organizado dejó de ver en Michoacán al narcotráfico como el principal negocio para obtener dinero ilícito: se inmiscuyeron también en el negocio de la minería, además de que aprovechaban el trabajo de otros para extorsionarlos.

Los Caballeros Templarios, el cártel narcotraficante que en las últimas fechas asola Michoacán, exigía unos cinco dólares por tonelada de cada mineral extraído en las minas de la entidad, donde una mina en buen estado puede sacar diariamente hasta 10 camiones repletos de mineral. Y, dependiendo de su capacidad, un camión puede cargar entre 18 y 30 toneladas.

De acuerdo a lo publicado por la web Animal Político, un funcionario de la Administración del puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán detalla que al día pueden sacarse unas 180 toneladas de fierro, redituándole al crimen organizado más de 900 dólares. Al multiplicar la cifra por 100 minas puede deducirse que el crimen organizado recaudaba más de 70 mil dólares al día como resultado de la extorsión en contra de los mineros del puerto.

¿Qué opinas del negocio de los criminales en Michoacán? Participa en nuestros Foros.

No existe un registro fiable donde puedan comprobarse las cifras, aunque autodefensas, productores agrícolas, ganaderos y mineros admiten haber sido víctimas de extorsiones de manera mensual.

A inicios de marzo, recuerda el medio, el Gobierno Federal mexicano decidió clausurar todas las minas en las que no se cumpliera con los requisitos establecidos por la ley, pues la actividad minera se disparó bajo el manto de impunidad brindado por Los Caballeros Templarios.

Según el Consejo Coordinador Empresarial de Lázaro Cárdenas, pese a que ahí se encuentran siete empresas mineras, en las últimas fechas cualquiera que tuviera mineral en sus terrenos lo explotaba sin contar con la concesión o denuncio pertinente.

Actualmente solo están trabajando las únicas dos minas que cuentan con el Padrón de Exportación Sectorial permiso emitido por las autoridades federales que autoriza la exportación de mercancías y determina los aranceles. Más de 100 minas quedaron clausuradas.

“De repente llegaban los chinos deseosos de fierro y se lo compraban al mejor postor y había tanto crimen organizado como el que sí estaba actuando bien. El crimen abría mucho las puertas, y al final de cuentas incluso ejidatarios que decían si yo tengo en la mierra mi mineral, es mío, aunque sean de la nación y estén concesionadas, incluso a la misma metalúrgica del puerto”, cita Animal Político a Benjamín Rodríguez, el presidente del Consejo Empresarial local.

“Combatir el crimen organizado es una tarea multidisciplinaria, atacar sus recursos es el primer paso, pero el segundo es recomponer el tejido social de todos los pueblos de Michoacán, crear fuentes de empleo bien remunerado para que los jóvenes no vuelvan a las filas del nuevo cártel”, sostiene Rodríguez.

“Se erradicó el pago de cuotas y derecho de piso, pero como la economía está en crisis, se vino una oleada de hurtos a casa, asaltos a personas y robo de automóviles, y no hay nadie que atienda esos delitos”, aseguró.