Hace memes... ¡y le pagan por ello!

Meme

Un divertido y creativo meme. (Imagen tomada de Twitter).

- Univision.com

Un trabajo de la era digital


Contrario a lo que muchos pueden creer, hacer los famosísimos memes que circulan todos los días en las redes sociales no es solo un producto del ocio, sino que hay para quien ese ya es todo un empleo remunerado.

“Es como cualquier trabajo”, dice David, un joven de 25 años, quien hace al mes alrededor de 300 memes, en entrevista con la versión digital del periódico mexicano Milenio.

El joven a quien se le llamará David por no querer divulgar su verdadero nombre, contribuye en una campaña que utiliza imágenes de Disney, y que ya tiene más de 45 mil seguidores en las redes sociales.

Los memes, que ya son toda una forma de publicidad, son el trabajo de este joven, que crea alrededor de 75 al día, dependiendo tanto de la campaña para la que esté trabajando, como de la inspiración con la que cuente. Trabaja desde su recámara, y la musa llega generalmente por la tarde.

El primer empleo de este tipo que tuvo, indicó al medio, fue para una agencia de publicidad durante las elecciones en México en 2012, donde le pedían que sus memes incentivaran el voto con cierto grado de humor. “Tenía que hacer 10 memes diarios, los de la agencia de publicidad escogían cinco y publicaban tres”, cita Milenio.

En auge

“Me da risa lo que a veces se me puede ocurrir, a menudo cada persona debe poner a prueba su ingenio”, dice David, quien crea estas cómicas imágenes basado no solo en personajes de caricatura, sino también en políticos, empresarios, deportistas, mascotas, caricaturas y hasta religiosos.

Los memes se pueden definir como la mínima expresión de contenido posible, pues comunican algo visualmente con una imagen, un texto o ambos, dijo Mario Nissan de la agencia de marketing digital Flock al medio. “Siempre hay un mensaje detrás de los memes. Muchas veces no es el contenido del meme, sino lo que transmite”.

Por su parte, Verenise Sánchez, editora de la revista Merca2.0 afirma que “los memes son materiales más atractivos para los usuarios digitales, además ellos no los perciben como publicidad y por lo tanto es más fácil que lo compartan en sus redes sociales hasta que lo vuelven viral”.

“Debes encontrar los lugares comunes en el pensamiento colectivo. Si tú pones un meme de un hombre enojado que dice que odia el horario de verano, la gente lo va a compartir porque odia el horario de verano”, explica David, quien asocia el éxito de un meme con la identificación que logre con los usuarios de las redes sociales.

El joven dice que este trabajo, por el que pagan muchas agencias de publicidad o marketing digital, no tiene nombre, pues es una nueva labor creada, según Nissan, a partir de la era de la digitalización.

“Los memes son un negocio porque influyen en la opinión pública. Son un género de opinión aunque no lo parezca”, concluyó David.