El senado mexicano aprobó primer dictamen de leyes energéticas

Senado mexicano

El Senado mexicano aprobó varias leyes secundarias de la reforma constitucional en materia energética.

- Notimex

Una larga jornada


El Senado mexicano aprobó la madrugada del sábado, con algunos cambios, la nueva Ley de Hidrocarburos y otras leyes secundarias de la reforma constitucional en materia energética, y envió el dictamen a la Cámara de Diputados.

El primero de los cuatro dictámenes, que fue debatido por el pleno durante 28 horas con un total 248 intervenciones, recibió el respaldo en lo general y en lo particular por las fracciones parlamentarias de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y Verde Ecologista de México (PVEM).

Por el contrario, los votos en contra fueron de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT), ambos de izquierda, indicó la agencia Efe.

Este primer dictamen expide la nueva Ley de Hidrocarburos y modifica diversos artículos de las leyes de Inversión Extranjera, Minera y la de Asociaciones Público Privadas.

Durante la sesión, se respaldaron 12 cambios a la Ley de Hidrocarburos y dos más a la Ley Minera propuestos por el PRI y el PAN.

La nueva Ley de Hidrocarburos regulará la exploración y extracción de petróleo y gas, autorizará la participación de las empresas privadas en el sector mediante contratos de servicios, de utilidad o de producción compartida, de licencias, y aclara que "en ningún caso habrá concesiones".

Esta ley establece que la producción de hidrocarburos debe tener un contenido nacional del 25% de los contratos con las empresas proveedoras y de servicios para 2015 y del 35 por ciento para 2025.

También fijará las zonas de salvaguarda en áreas de reserva en las cuales estarán prohibidas las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos.

Privados podrán participar en industria petrolera

La ley autoriza a las empresas privadas realizar, a través de permisos, actividades para el refinamiento del petróleo y el procesamiento de gas natural, así como para la exportación e importación de hidrocarburos y sus derivados, detalla Efe.

Las compañías privadas nacionales y extranjeras también podrán procesar, transportar, almacenar, distribuir y comercializar todos los productos derivados del petróleo, entre estos las gasolinas y petroquímicos, en todo el territorio mexicano.

La inversión extranjera podrá participar al 100% en la construcción de oleoductos y gasoductos, así como la perforación de pozos de petróleo y de gas.

La norma autoriza también a las empresas privadas para negociar acuerdos de arrendamiento o de compra venta con los dueños de terrenos susceptibles para el desarrollo de actividades de exploración y extracción de hidrocarburos.

En caso de compra venta, que el pago "no podrá ser de ninguna forma inferior al valor comercial de la propiedad, advierte la ley.

Segundo y tercer dictámenes

El Senado continúa con el análisis del segundo dictamen, que incluye cambios a las leyes de la Industria Eléctrica, de Energía Geotérmica y de Aguas Nacionales.

El tercer proyecto es para expedir la Ley de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad, entre otras, y el último incluye las leyes de los Órganos Reguladores en Materia Energética, de la Administración Pública Federal y de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial.

Una vez aprobados esos cuatro dictámenes, deberán ser discutidos en la Cámara de Diputados.

La reforma energética es considerada la más ambiciosa en la estrategia de reformas constitucionales del presidente Enrique Peña Nieto, debido a que abre el sector petrolero a la inversión privada por primera vez en siete décadas.

Discusiones en la jornada

En tanto, Notimex indica que el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Raúl Cervantes Andrade, que el dictamen se turna a la Cámara de Diputados para sus efectos constitucionales.

De acuerdo con Cervantes Andrade, a lo largo de 15 horas se discutieron 150 artículos, 677 reservas y se registraron 139 intervenciones por parte de los senadores de todas las fuerzas políticas.

Uno de los puntos más discutidos entre los senadores de las diferentes fuerzas políticas fue el relacionado con la ocupación temporal y sus diferencias con la expropiación de terrenos.

El senador panista Roberto Gil Zuarth aseguró que la creación de esta figura jurídica busca dar certidumbre, para evitar que los dueños pierdan la propiedad de la tierra.

Sin embargo, el perredista Miguel Barbosa Huerta opinó que la figura se podría utilizar para asegurar el despojo de las tierras comunales, por lo que cuestionó al panista si es posible que coexistan actividades como la ganadería con la extracción de hidrocarburos.