Familias pobres, las más endeudadas en México

Deudas

Deudas

- Thinkstock LLC/Picture Quest


Las familias con menores ingresos destinan mayores recursos al pago de sus deudas, en donde destacan el crédito al consumo, revela BBVA Research.

El economista en Jefe de BBVA Bancomer, Carlos Serrano Herrera, comentó que esta situación se debe a que los hogares con menores ingresos, en particular los del primer decil, que obtienen tres mil 500 pesos mensuales, reciben menos flujo en efectivo.

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision. 

Explicó que gran parte de los recursos que perciben las familias de menores ingresos los obtienen mediante transferencias o en especie, además de que reciben salarios más bajos y se financian por medio de mecanismos informales, los cuales tienen un costo mayor comparado con el ofrecido en las instituciones formales.

“Los hogares de menores ingresos y que pagan deudas gastan más de lo que perciben en un trimestre. El gasto corriente de los hogares con deudas del decil I representa 5.4 veces su ingreso monetario”, mientras que el promedio es de 1.09 veces y del decil X –con ingresos por arriba de 120 mil pesos- de 0.8 veces.

Durante la presentación de su estudio “Situación Banca”, el economista senior, Saidé Salazar, detalló que la carga financiera puede definirse como el monto de los pagos de deuda que los hogares realizan como proporción de su ingreso.

Ello, añadió, al incluirse los pagos de tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios y otras deudas, como las obtenidas en mecanismos informales.

Destacó que contar con un indicador de carga financiera permite monitorear en qué medida los hogares son capaces de enfrentar los pagos que su deuda les demanda, en particular, en escenarios económicos adversos.

En este sentido, señaló que con base en los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, la carga financiera promedio por hogar en 2012 fue de 14.7 por ciento respecto a su ingreso monetario.

Al respecto, Sirenia Vázquez, analista senior de BBVA Research, con base en la información financiera de los intermediarios, estimó que el pago por servicio de deuda sobre créditos al consumo y a la vivienda contratados por las familias alcanzó en 2013 un total de 838 mil millones de pesos.

Explicó que entre 2000 y 2013 el servicio de deuda creció a una tasa promedio anual real de 13 por ciento.

Además, el análisis de los datos de la ENIGH también proporciona información sobre las diferencias en la carga financiera que representan distintos tipos de crédito.

Al respecto detalló que en 2012 los pagos de tarjeta de crédito representaron en promedio 12.1 por ciento del ingreso monetario de los hogares que reportaron este tipo de financiamiento.

A su vez, abundó que los pagos de otras deudas con instituciones o personas implica 13.9 por ciento, en tanto que los pagos de hipoteca 13.6 por ciento.

Las estimaciones de BBVA Bancomer indican que en 2013 el monto de servicio de deuda que los hogares pagaron a los intermediarios financieros alcanzó 838 mil millones de pesos.

Expuso que el servicio de deuda incluye el pago por intereses, comisiones y amortizaciones de los créditos que las familias contrataron con instituciones financieras bancarias y no bancarias, aclaró.

Del monto total estimado, 62 por ciento se destinó al pago de intereses y comisiones y 38 por ciento restante fue para pagar amortizaciones de créditos.

Por segmento de crédito, añadió, los datos indican que la mayor parte

del servicio de deuda se destinó al pago de créditos al consumo con 63 por ciento de incidencias.

Al comparar el monto agregado de servicio de deuda con distintas medidas de ingreso se estima que la carga financiera por créditos al consumo representó en 2013 entre 27 y 35 por ciento de los ingresos de los hogares, mientras que a la vivienda se le destinaron entre 16 y 21 por ciento.

Aún cuando se observa un incremento en la carga financiera de los hogares durante la última década “éste no necesariamente refleja un riesgo de sobreendeudamiento”, pues en el ámbito internacional se observa que los hogares mexicanos muestran un nivel de endeudamiento moderado.