El diálogo entre Argentina y fondos 'buitre' fracasó

Axel Kicillof

El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof.

- Getty Images

No obstante, el ministro argentino niega cese de pagos


Tras varias horas de reunión, el mediador entre las partes en disputa, Daniel Pollack, emitió un comunicado en el que aseguró que “desafortunadamente, no fue alcanzado ningún acuerdo y la República Argentina estará de manera inminente en suspensión de pagos”.

No obstante, el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, rechazó que su país haya caído en cese de pagos a pesar de no haber logrado un acuerdo con los fondos especulativos y culpó al juez Thomas Griesa de haber formado "un rompecabezas jurídico" que produce una situación "que nadie sabe caracterizar".

"Esta situación no existe, porque es insólita, porque es incomprensible, porque es absolutamente novedosa", dijo el ministro Kicillof, quien añadió que "a nadie se le ocurrió en el prospecto que después de un pago alguien obligaría a los bancos" a congelar el pago, cita la agencia Efe.

El ministro desacreditó asimismo el anuncio de cese de pagos selectivo por parte de Standard & Poor's y se preguntó en una rueda de prensa en la sede del Consulado argentino en Nueva York: "¿Quién cree en las agencias calificadoras a estas alturas? ¿Quién piensa que son imparciales del sistema financiero?".

Lo que sigue para Argentina

Kicillof culpó al juez Griesa de "no resolver" y de tomar una decisión con el "pari passu" o pago simultáneo que ha bloqueado una "plata que pertenece a todas luces a los bonistas".

Kiciloff, expresó que su país no estaba en suspensión de pagos debido a que había entregado a los bancos los montos de intereses debidos a sus acreedores.

En una rueda de prensa en el consulado de Argentina en Nueva York, Kiciloff apuntó que los pagos de la deuda estaban en bancos internacionales, por lo que el país había cumplido sus obligaciones.

“No es default (suspensión de pagos), porque default es no pagar, no que algunos no cobren porque un juez ha hablado con los bancos para que no cursen los pagos o porque el juez no les ha dicho nada”, aseguró Kiciloff.

Destacó que había ofrecido a los fondos buitre entrar a una nueva ronda de reestructuración de su deuda o que aceptaran suspender la sentencia de Griesa y extender las negociaciones, a lo que los representantes de estas firmas financieras se negaron.

“Les ofrecimos una ganancia de 300 por ciento, lo que es una rentabilidad insólita, que resolvería la cuestión de una manera favorable, pero que no satisface la codicia que los buitres han demostrado siempre”, aseveró el ministro, de acuerdo a la cita de Notimex.

Recordó además que, bajo las leyes argentinas, el gobierno no podía sufragar su deuda con los fondos buitre, encabezados por Elliott Management y Aurelius Capital, ligados al multimillonario estadunidense Paul Singer, porque estos sólo eran el 1.0 por ciento de la deuda no reestructurada.

Kiciloff aseveró que en todo caso su país debía negociar con los tenedores de bonos afectados por la suspensión de pagos de 2001 que no aceptaron las reestructuraciones de 2005 y 2010, y que representan un 7.6 por ciento del total de los acreedores.

Argentina apelará al derecho internacional

"A nadie se le ocurrió en el prospecto que después de un pago alguien obligaría a los bancos" a congelar el pago, aseguró Kicillof y acusó al juez Griesa de haber "desbalanceado las conversaciones" al dejar en manos de los fondos especuladores la decisión de reponer la medida cautelar o "stay".

"Es una decisión polémica y desacertada", aseguró, quien en todo caso reconoció que su país está abierto a seguir negociando pero con tres condiciones.

"No vamos a firmar ningún compromiso que comprometa el futuro de los argentinos", dijo en primer lugar, y "vamos a defender el canje que tan exitosamente hemos hecho (y que alcanzó el 92,4 % de los bonos que entraron en default"), en segundo lugar.

Añadió: "Vamos a tomar todas las medidas, acciones, instrumentos de nuestros contratos del derecho nacional e internacional para que esta situación insólita, injusta no se perpetúe en el tiempo", cita Efe.

Notimex recuerda que Argentina realizó los pagos de intereses a bancos internacionales, pero estos decidieron no pagar los montos a los acreedores con el fin de respetar las órdenes del juez de distrito de Nueva York, Thomas Griesa.

El fallo de Griesa había determinado que Argentina no podía pagar a los tenedores de sus bonos reestructurados si no pagaba también a los fondos buitre.

Los argentinos, la principal víctima

Por su parte, el mediador judicial Daniel Pollack aseguró que las consecuencias del cese de pagos son "impredecibles", indicó que tanto los bonistas que sí aceptaron el canje como los fondos especulativos, a los que Argentina llama fondos buitres, sufrirán el impacto y advirtió de que al final las principales víctimas serán los argentinos.

"Un cese de pagos no es una simple cuestión técnica, sino un hecho real y doloroso que causará daño a gente de carne y hueso: a los argentinos de a pié, a los bonistas que aceptaron el canje y a los holdouts", indicó Pollack, según otro parte informativo de Efe.

El mediador dijo que no es su papel atribuir responsabilidades ni encontrar culpables y tras recordar que trató durante cinco semanas de que Argentina y los fondos llegaran a un acuerdo, volvió a ponerse a disposición de ambas partes para encontrar una solución.

Pollack subrayó que si algo le ha quedado "perfectamente claro" a lo largo de este proceso de negociación, en su capacidad de mediador neutral, es que todas las partes estaban obligadas a respetar las leyes estadounidenses.

"Los tribunales del país (tanto la corte de distrito como la corte de apelaciones) fallaron que Argentina no podía hacer los pagos legalmente a los bonistas estructurados si de forma simultánea no pagaba a los fondos especulativos", añadió.

S&P degrada la calificación de la deuda soberana

En tanto, la calificadora Standard & Poor's (S&P) anunció este miércoles que degradó la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera de Argentina de CCC- a SD, lo que significa “default” o suspensión selectiva de pagos.

En un comunicado, la firma explicó que tomó la decisión luego de que este miércoles expiró el periodo de gracia que Argentina tenía para pagar a los tenedores de sus bonos reestructurados, añade Notimex.

La calificadora señaló que colocó la deuda soberana de Argentina en suspensión de pagos selectiva, debido a que el gobierno del país sudamericano dejó de pagar algunas de sus obligaciones internacionales.

S&P aclaró que si Argentina sufraga la deuda de los tenedores de sus bonos reestructurados, “podríamos revisar nuestra calificación”, dependiendo de la evaluación que hiciera de sus litigios pendientes, en referencia a las negociaciones con los fondos buitre.

Asimismo, la firma precisó que revisaría la calificación otorgada a Argentina dependiendo del acceso de ese país a los mercados de deuda internacionales, así como a su perfil crediticio general.