Obama pide a contratistas en Estados Unidos respetar las leyes laborales

Barack Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

- The Associated Press

El presidente Barack Obama firmó el jueves una orden ejecutiva que exige a los contratistas federales dar a sus empleados más derechos en las disputas laborales, un día después que la Cámara de Representantes votó a favor de demandarlo por supuestamente excederse en sus prerrogativas presidenciales. En un desafío a los republicanos en un año electoral, Obama dijo que la obstinación del Congreso solo hará que adopte medidas más enérgicas.

Al obligar a las compañías a revelar recientes infracciones a las leyes del trabajo, Obama espera presionar a los trasgresores más flagrantes a cambiar de actitud o se arriesgan a perder contratos federales lucrativos, dijeron funcionarios de la Casa Blanca. La orden también exige a los contratistas informar a sus trabajadores para determinar si sus cheques de pago son correctos, y permitir a los trabajadores que un juez, y no un árbitro, atienda sus quejas por agresión sexual y violaciones a los derechos civiles.

La gran mayoría de los contratistas del gobierno respetan las reglas, dijo el presidente, pero otra no.

"No quiero que aquellos que no las respetan tengan una ventaja competitiva sobre quienes hacen bien las cosas. No es justo", afirmó.

La orden de Obama, que no requiere aprobación del Congreso, tiene lugar en momentos en que la Casa Blanca trata de sacar partido a lo que considera intentos incesantes de los republicanos por disuadir a Obama de actuar por su cuenta.

Frente a una oposición del Congreso que se ha tornado implacable a medida que se acercan las elecciones, Obama ha firmado órdenes ejecutivas que requieren a los contratistas federales pagar a sus trabajadores por lo menos 10,10 dólares la hora, la misma cifra que el presidente quiere que acepte el Congreso como salario mínimo, y prohibir que los contratistas discriminen a los empleados homosexuales o transgénero.

"No vamos a detenernos", afirmó Obama. "Y si no mueven un dedo para ayudar a los trabajadores, entonces voy a trabajar el doble para ayudar a esos trabajadores".

Pero a diferencia del salario mínimo o los derechos de los homosexuales, las leyes laborales no habían sido un rubro central en la lista de objetivos de Obama para presentar al Congreso. Randy Johnson, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, dijo que hay muchas leyes laborales y numerosas agencias responsables de su cumplimiento.

La disposición que prohíbe los acuerdos de arbitraje obligatorio se aplicará solamente a contratos nuevos por encima de un millón de dólares, dijeron las autoridades, y no afectará las disputas planteadas según la sección antidiscriminatoria de la Ley de Derechos Civiles, o las acusaciones de agresión o acoso sexual. Se asemeja a las protecciones que el Congreso ya ha aprobado y que se aplican a contratos del Departamento de Defensa.