Audiencia clave para la crisis de la deuda argentina ante la justicia de EEUU

Argentina

La llegada de las partes a la cita del juez Thomas Griesa este viernes.

- Getty Images

Pocas expectativas del país sudamericano


La crisis de la deuda argentina comienza a resolverse este viernes en Nueva York con una audiencia clave ante el juez federal Thomas Griesa, cuyo fallo a favor de los fondos especulativos, rechazado por Buenos Aires, terminó llevando a la actual situación de "default selectivo".

La cita es a las 15:00 GMT y tiene lugar luego del fin del plazo el miércoles para que Argentina pagara un tramo de su deuda reestructurada, dinero que envió a Nueva York en junio pero que Griesa bloqueó para hacer cumplir su fallo a favor de los fondos, informa la Agencia France Press.

"El tribunal va a celebrar una audiencia concerniente al reciente default de la República Argentina", indicó el juez en su convocatoria a la audiencia donde debería empezar a definirse aplicación de su sentencia que obliga al país a pagar 1,330 millones de dólares a los fondos propietarios de bonos en mora.

La falta de acuerdo entre las partes impidió a Argentina concretar el pago que vencía el miércoles a tenedores de bonos de los canjes en 2005 y 2010, colocándola en "default selectivo" de su deuda soberana según las agencias de calificación financiera Standard & Poor's (S&P) y Fitch.

La otra gran agencia, Moody's, también consideró que se trata de "un caso de default" y a pesar de mantener el viernes la nota de Argentina, rebajó su perspectiva a "negativa" al considerar que se acelerará el deterioro de su economía.

Sin expectativas favorables

En tanto, el Gobierno argentino afronta sin "expectativas favorables" la reunión de este viernes en Nueva York entre representantes del Ejecutivo de Cristina Fernández y de los fondos especulativos litigantes en los tribunales de Estados Unidos con el mediador judicial, Daniel Pollack.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró que el Gobierno no espera grandes cambios en la postura del juez Thomas Griesa, que falló a favor de los fondos buitre, ya que "siempre tuvo una visión parcial" en el marco del conflicto, cita la agencia Efe.

"El Gobierno nacional no tiene expectativas favorables en relación con la convocatoria de hoy", sostuvo Capitanich en su habitual rueda de prensa.

Sin embargo, el jefe de Ministros indicó que Griesa "tiene que resolver las cuestiones pendientes, como las múltiples mociones por múltiples actores involucrados en este proceso de pago".

Capitanich recordó que el hecho de que Estados Unidos sea la jurisdicción para resolver las cuestiones de la deuda "fue dispuesto en su momento por la dictadura militar" y que el endeudamiento "se hizo sobre esa jurisdicción", lo cual se debe mantener.

También señaló que la política de desendeudamiento "tuvo como objetivo reducir la deuda en moneda extranjera en manos de privados".

El jefe de Gabinete reiteró que Argentina "no entró en default (suspensión de pagos)", ya que "nosotros depositamos (el dinero) en las cuentas habilitadas para el agente fiduciario, que es el responsable de distribuir entre los acreedores".

Arremetida contra Estados Unidos

Argentina arremetió el jueves contra Estados Unidos, el juez y el mediador en el caso, y desconoció el default parcial sobre su deuda declarado por dos agencias calificadoras.

La presidenta argentina Cristina Kirchner consideró que "impedir que alguien pague no es default". "El default selectivo no existe", dijo en una cadena nacional, seguida de un acto con cientos de seguidores en Buenos Aires, señala la AFP.

"Vivimos en un mundo profundamente injusto y profundamente violento y esto también es violencia, porque los misiles como en la guerra, cuando los misiles son financieros también matan" y dañan a civiles, dijo la presidenta en una comparación con el conflicto en Gaza.

El miércoles venció el plazo para un pago de 539 millones de dólares de bonos canjeados en 2005 y 2010, remitido por Argentina y bloqueado en Nueva York por el juez Griesa.

'Esto no es un default. Es una pavada'

Kirchner cuestionó al juez y a Daniel Pollack, el mediador en este caso con los fondos especulativos, al estimar que hubo un "claro manejo discriminatorio".

Los portavoces de gobierno, incluido el ministro de Economía Axel Kicillof, también negaron el default en discursos duros contra Estados Unidos, su sistema judicial y financiero.

"Esto no es un default. Es una pavada (tontería) atómica decir que hoy entramos en default", dijo Kicillof en rueda de prensa empleando un término coloquial en Argentina.

El ministro sostuvo que "Argentina tiene reservas y quiere seguir pagando. Esa plata (bloqueada en Nueva York) no es de Argentina es de los bonistas y la tienen que cobrar", dijo.

El gobierno de Estados Unidos instó el jueves a Argentina a "normalizar" las relaciones con sus acreedores. "Creemos que han progresado en cumplir con sus obligaciones y creemos que es de su interés normalizar las relaciones con todos sus acreedores", dijo la portavoz del Departamento de Estado Marie Harf.

Los primeros efectos negativos

La primera jornada en default provocó en Buenos Aires una ligera depreciación de la moneda de 0.24%, ubicándose a 8.23 pesos por dólar en el mercado oficial, y derrumbó la bolsa porteña en 8.43 por ciento.

El viernes la Bolsa de Tokio comenzó su sesión a la baja siguiendo la estela de las europeas y de Wall Street, invadida por la preocupación provocada por el default argentino y las actuales tensiones geopolíticas en el mundo.

Peticiones al gobierno de EEUU

Más de un centenar de economistas, incluyendo el Nobel Robert Solow, pidieron el jueves al Congreso de Estados Unidos mitigar las secuelas en los mercados financieros de una sentencia que favoreció a fondos especulativos.

"Los instamos a actuar ahora y buscar soluciones legislativas para mitigar el impacto dañino de ese fallo" u otros similares, señalaron los académicos en una carta dirigida a los legisladores estadounidenses.

De su lado, JP Morgan y otros bancos negociaban el jueves con los fondos especulativos para hallar una solución alternativa al caso, indicaron a la AFP fuentes cercanas a las tratativas. El mecanismo pasaría por la compra de los bonos a los fondos.

Argentina no puede pagar a los fondos especulativos el 100% de sus acreencias sin activar la cláusula "RUFO" de los acuerdos de canje de 2005 y 2010, que determina que debe equiparar los pagos a todos los acreedores.

Según los analistas, una de la primeras consecuencias sería alejar de forma duradera al país del acceso a los mercados internacionales de capitales, de los que está excluida desde 2001 y a los que trataba de regresar.

"El evento es altamente perjudicial para la Argentina", dijo Carlos Caicedo, analista para América Latina de la firma de riesgo financiero IHS, seguro de una profundización de la recesión y fuerte inflación.