Congreso da aprobación final a histórica reforma energética en México

Senado mexicano

El Senado mexicano avaló la controvertida reforma energética propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto.

- Notimex

Empresas privadas podrán explorar y producir crudo y gas


El Congreso de México concluyó la aprobación en su totalidad de las reglas de una amplia reforma energética que rompen con más de siete décadas de monopolio estatal y abre a empresas privadas la exploración y producción de crudo y gas.

Previamente aprobada en la cámara baja, el Senado avaló la noche del miércoles con 78 votos a favor y 26 en contra la última porción de las leyes con las reglas específicas para implementar la reforma energética, la pieza central de una serie de modificaciones con las que el presidente Enrique Peña Nieto espera cambiar el desarrollo económico y social de México, informa The Associated Press.

Ahora Peña Nieto deberá promulgar las llamadas leyes secundarias para su entrada en vigor, lo cual podría ocurrir la próxima semana, dijo el propio mandatario.

Sin abstenciones

El dictamen, por el que se reforman, añaden y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (tributaria) y de la Ley General de Deuda Pública, recibió 90 votos a favor y 27 en contra, mientras que no hubo ninguna abstención, señala por su parte la agencia Efe.

Con la aprobación de este dictamen solo falta que el presidente Enrique Peña Nieto promulgue esos reglamentos para poder aplicar la controvertida reforma.

Durante la sesión de este miércoles en la Cámara alta el único punto de coincidencia entre los partidarios y detractores de la reforma fue la constatación de la trascendencia del paso que da el país en la materia, por el simbolismo que tiene el petróleo en la historia reciente de México.

La izquierda se oponía

Efe subraya que representantes del opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) colocaron junto al atril reservado a las intervenciones de los senadores una reproducción fotográfica de cartón y tamaño natural del general Lázaro Cárdenas (1934-1940), que en 1938 expropió la industria petrolera, manifestando su rechazo a la reforma.

En defensa del proyecto liderado por el oficialista Partido de la Revolución Institucional (PRI), el presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna, equiparó la reforma con la gesta de Cárdenas, lo que le valió duras críticas.

"Respondamos como Lázaro Cárdenas lo hizo en su tiempo, con altura y visión, con la altura de miras de construir un mejor país, de tener una empresa que sea productiva, que detenga la caída de un millón de barriles de petróleo que todos los días estamos perdiendo en la última década", manifestó.

Penchyna consideró que la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) "necesita reubicar su modelo para aumentar la renta petrolera no solo a partir del monopolio", al recordar que la empresa "ha generado corrupción" y para competir con las grandes compañías extranjeras "debe tener las finanzas claras".

El dictamen aprobado faculta al Gobierno a absorber una proporción del pasivo laboral de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para fortalecerlas y mejorar su funcionamiento, y regula el destino de los recursos derivados de la exploración y extracción de hidrocarburos.

El destino de Pemex y CFE

"Pemex y CFE tendrán que competir en igualdad de condiciones con otras empresas que han operado en mercados abiertos y por tanto han optimizado sus condiciones laborales", indicó Penchyna para justificar ese punto, especialmente delicado porque afecta a las pensiones y jubilaciones de los funcionarios de ambas entidades.

En respuesta, el senador Mario Delgado, del PRD, coincidió en la necesidad de reformar Pemex para revertir sus malos resultados, pero antepuso eso a la inminente apertura del sector al capital privado que fija la reforma.

"Por qué todas estas medidas que se están tomando no se hicieron primero y luego se hace la abertura", denunció Delgado, para quien es "falso" el argumento "de que no se puede generar un mercado competitivo donde ha habido una empresa monopólica".

Pemex, que por sus ingresos es la 34 mayor empresa del mundo, de acuerdo con el ranking de la revista Fortune, registró en el primer semestre del año una pérdida neta de 6,772 millones de dólares, una cifra 65.3% mayor a la acumulada en el mismo periodo del año pasado, indica Efe.

Peña Nieto se congratula

"Hoy se da un gran paso para el futuro de los mexicanos. Aprovecharemos mejor y de forma sustentable nuestros recursos energéticos", señaló Peña Nieto en un mensaje en la red social Twitter enviado poco después de la votación.

La reforma energética, a la que se opone la izquierda mexicana y conocidas personalidades como el galardonado cineasta Alfonso Cuarón (Gravedad), acabará con más de 75 años de monopolio del gigante estatal Pemex, añade la AFP.

'México no se los perdonará'

"El pueblo de México ya ha pagado demasiado. No le cargue más deudas", reclamó durante el debate la senadora Dolores Padierna, del izquierdista PRD.

Según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la deuda de pasivos laborales de estas empresas asciende a más de 125,000 millones de dólares, lo que equivale a un 10% del PIB de México.

La modificación constitucional en materia energética fue apoyada en diciembre pasado por el oficialista PRI y el conservador Partido Acción Nacional (PAN), pero con la férrea oposición del PRD, que impulsa una consulta popular en junio de 2015 para derogar esta legislación.

"México no se los perdonará", dijo poco antes de la votación final Miguel Barbosa, líder en el senado de la bancada del PRD, cuyo partido acusó de "traidores" a la patria a los defensores de la reforma energética.

Con esta modificación de la norma legal, el gobierno aspira a reimpulsar la producción petrolera -que cayó de los 3.4 millones de barriles diarios extraídos en 2004 a los actuales 2.47- así como a modernizar a Pemex y rebajar la carga fiscal que soporta.

Pemex hoy en día

"México no puede permanecer igual. México tiene que cambiar para combatir la pobreza y la desigualdad: por eso queremos aumentar la renta petrolera de lo que es nuestro con varios participantes que, en competencia, eviten las tragedias de corrupción que nosotros mismos hemos pagado", afirmó Penchyna.

A pesar de la competencia que afrontará, Pemex tendrá prioridad en la asignación de licitaciones y mayor autonomía de gestión, de acuerdo a la nueva normativa.

El gobierno espera la llegada de importantes inversiones y la generación de unos 500,000 empleos, así como el aumento de la producción petrolera a tres millones de barriles diarios en 2018.

Los opositores a la reforma temen que la competencia que se introduce en el sector derive en una privatización de buena parte de la renta petrolera de México, un país con alrededor de la mitad de sus 118 millones de habitantes en la pobreza.

"Nuestro querido México se convierte cada vez más en el mesón en donde los comensales extranjeros puedan gozar sin límites y casi gratuitamente de nuestros recursos energéticos", advirtió el dirigente del PRD Fernando Mayans.

El petróleo es considerado como un símbolo de la soberanía del país.

Lejos de los beneficios

La aprobación en el Congreso de la histórica reforma energética que por primera vez en 76 años permitirá a inversores extranjeros explotar crudo en el país, pone a México frente al reto de llevar a la práctica una enmienda que no dará resultados en el corto plazo, señaló The Associated Press.

Expertos coinciden en el diagnóstico oficial de que la reforma energética tiene el potencial de transformar el desarrollo del país, al prever que atraerá miles de millones de dólares en inversión y promoverá un mayor crecimiento económico. Pero también advierten que será en el mediano plazo y dependerá de si las autoridades son capaces de elaborar contratos lo suficientemente atractivos para los gigantes mundiales en el sector como Shell, Exxon y BP.

En un país donde críticos han acusado a Petróleos Mexicanos de manejarse con cierta opacidad, algunos también ven como un importante desafío la transparencia con la que deberán actuar los órganos responsables de otorgar contratos y manejar los recursos que se obtendrán.

Las proyecciones más conservadoras de corredurías e instituciones financieras señalan que es posible ver a partir de 2016 la llegada de nuevos capitales, que podrían ser de entre 10,000 y 15,000 millones de dólares al año, una cifra importante si se considera que en los últimos años la inversión extranjera directa ha tenido un promedio anual de poco más de 20,000 millones de dólares.

Desde que en 1938 fue nacionalizada la industria petrolera, la producción de crudo era monopolio de Pemex, que ahora deberá competir con otras compañías privadas.

El gobierno ha dicho que no antes del primer semestre de 2015 se podrían lanzar las primeras licitaciones públicas para que empresas privadas nacionales y extranjeras compitan por contratos de exploración y producción.