Argentina paga $3,043 millones por adeudos a organismos internacionales

Cristina Fernández de Kirchner

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner.

- Getty Images


El Gobierno de Argentina dispuso cancelar con reservas monetarias vencimientos de deuda con organismos financieros internacionales por 3,043 millones de dólares, informaron este viernes fuentes oficiales.

La decisión fue adoptada a través de un decreto que lleva las firmas de la presidenta argentina, Cristina Fernández, y del ministro de Economía, Axel Kicillof, publicado en el Boletín Oficial, detalla Efe.

Para la realización de los pagos, el Ejecutivo determinó que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) proceda a transferir el monto previsto a las cuentas del Tesoro argentino.

Como contrapartida, el BCRA recibirá instrumentos de deuda emitidos por el Tesoro.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, precisó en rueda de prensa que de este modo se saldarán compromisos con organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y el Fonplata, entre otros.

La Agencia France Press acota que la autoridad monetaria atesora unos 29,000 millones de dólares, la mitad que 2011. La caída que fue atribuida por los analistas a las tensiones cambiarias, la falta de crédito externo y la fuga de capitales por temor a la inestabilidad del peso con una inflación anual mayor al 30%.

Sin perspectiva de solución con holdouts

Cabe recordar que esta semana, el fondo de inversión Aurelius, que lidera junto a NML la demanda contra Argentina por el pago de deuda, aseguró que, tras reunirse con varias entidades financieras "no hay perspectiva realista para una solución privada" y que Argentina busca "colocar a la República en un cese de pagos completo".

Aurelius acusó en un comunicado al Gobierno de Argentina de haber tomado "una decisión calculada y cínica de violar y repudiar las órdenes del tribunal" y aseguró que, aunque "la gente de Argentina ya ha pagado un precio muy alto por la arrogancia de sus líderes", si sigue así la situación "lo peor está por llegar", informó la agencia Efe en otro parte informativo.

Aurelius asegura haber hecho "exhaustivos esfuerzos" para llegar a un acuerdo con el Gobierno de Cristina Fernández y que han intentado también pactar "con varias partes privadas sobre lo que se ha denominado una 'solución privada' que revierta o acabe con el presente cese de pagos", pero sin lograr el éxito.

"Ninguna de las propuestas recibidas era remotamente aceptable" ni "ninguna de las propuestas que hemos hecho nosotros ha recibido una respuesta productiva", añade el comunicado.

Aunque Argentina antepuso en las negociaciones su imposibilidad de violar cláusula RUFO, que aseguraba a los bonistas que se acogieron a los canjes de 2005 y 2010 que ningún acreedor conseguiría mejores condiciones que las suyas, Aurelius desmontó este argumento.

"Los funcionarios argentinos no se esfuerzan en conseguir una manera de sortearla, a pesar de haber recibido muchas ofertas por parte de los tenedores de bonos de deuda reestructurada", dicen.

A pesar de que el juez que instruye el caso, Thomas Griesa, ha insistido para que las partes se vuelvan a reunir, todavía no se han retomado las negociaciones con el mediador judicial Daniel Pollack.

Sin embargo, los llamados "fondos buitres", poseedores de bonos de deuda en mora desde 2001 y con una sentencia a su favor según la cual Argentina les debe 1,500 millones de dólares, han valorado vender sus bonos a terceras partes.