Mejora la economía en Oklahoma por los niños inmigrantes

Niños migrantes

Unos 63 mil niños inmigrantes no acompañados fueron arrestados entre octubre y julio.

- Getty Images

Una ciudad del sur de Oklahoma recibió beneficios económicos de unas instalaciones donde fueron albergados niños que ingresaron al país solos y sin autorización.

Más de 1,800 niños inmigrantes no acompañados pasaron por el puesto militar Fort Sill en el suroeste de Oklahoma antes de que las instalaciones habilitadas allí para recibir a los chicos cerraran anteriormente este mes, de acuerdo con autoridades federales. Habían abierto sus puertas en junio.

Una ley de 2008 requiere que los niños inmigrantes que viajan sin acompañante provenientes de países sin fronteras con Estados Unidos sean entregados al Departamento de Salud y Servicios Humanos en un plazo de 72 horas, o tres días, después de ser aprehendidos.

Unos 63 mil niños inmigrantes no acompañados fueron arrestados entre octubre y julio. Las autoridades federales han buscado ayuda para encontrar sitios que los alberguen temporalmente.

Lawton vio un impulso significativo en sus empresas, tales como hoteles y restaurantes, gracias a la presencia de los trabajadores de Fort Sill, dijo Barry Albrecht, director y presidente de la Corporación de Desarrollo Económico de Lawton-Fort Sill.

"Respaldamos a Fort Sill", dijo Albrecht. "Y sea la misión que sea que se le encargue a nuestra instalación militar, vamos a respaldarlos. Y durante tres meses llenó muchos cuartos de hotel aquí".

Debra Welch, presidenta y directora general de la Cámara de Comercio de Lawton-Fort Sill, dijo también que las empresas de la ciudad vieron un incremento en el flujo de clientes provenientes de Fort Sill.

"Sabemos que nuestros hoteleros, por ejemplo, experimentaron un aumento que fue una buena noticia", señaló Welch. "En ocasiones no tenían vacantes y pasaron apuros para lograr proporcionar habitaciones suficientes. Estoy seguro que nuestros restaurantes también experimentaron buenos ingresos".

Jamie Hall es gerente general del hotel Spring Hill Suites y presidente de la Asociación de Hospitalidad del Suroeste de Oklahoma. Indicó que la ocupación hotelera promedio se incrementó en al menos 20% en los meses en los que Fort Sill estuvo abierto, en comparación con años anteriores.

Sin embargo, una portavoz de la Comisión Fiscal de Oklahoma dijo que era demasiado pronto como para decir cuál fue el impacto económico en Lawton por la presencia de los niños migrantes.