Argentina considera 'casi imperial' declaración de juez Griesa sobre deuda impaga

Cristina Fernández de Kirchner

La presidenta argentina, Cristina Fernández viuda de Kirchner.

- Getty Images

En busca de aliados


El Gobierno argentino llamó este viernes a las fuerzas políticas a "repudiar" la declaración "imperial" del juez estadounidense Thomas Griesa, quien afirmó que el plan del país suramericano para el pago local de su deuda reestructurada es "ilegal".

Durante su rueda de prensa diaria, el jefe de gabinete del Gobierno, Jorge Capitanich, destacó que las "desafortunadas expresiones del juez Griesa" constituyen una "injerencia indebida de un juez de otro país respecto a la soberanía argentina" y sostuvo que merecen un "repudio de carácter colectivo por parte del Congreso", informa la agencia Efe.

"Nosotros esperamos, obviamente, que de un modo absolutamente consensual entre todos los actores políticos y los miembros del Congreso se expresen respecto a esta desafortunada, incorrecta y hasta imperial expresión del juez Griesa", recalcó.

El funcionario explicó que el Congreso argentino "tiene las atribuciones para el arreglo de la deuda interior y exterior" en virtud de la Constitución y, por tanto, el proyecto para cambiar la sede de pago a los tenedores de los títulos "tiene la legitimidad de origen derivada de la voluntad popular" y su soberanía.

Durante una audiencia convocada el jueves, Griesa se manifestó "consternado" porque Argentina no hiciera consultas legales sobre un proyecto de ley que consideró "inválido e ilegal".

'Pretende imponer condiciones al Congreso'

"El hecho de declarar 'ilegal' a un proyecto de ley que el poder ejecutivo envía al Parlamento demuestra también, nuevamente, su desprecio por la soberanía nacional de Argentina y su absoluto desconocimiento del funcionamiento de las instituciones democráticas", sostuvo un comunicado del Ministerio de Economía, detalla por su parte la agencia Efe.

Griesa, agrega el documento, "pretende ahora, a pedido de los fondos buitres, imponer condiciones al Congreso, máximo órgano legislativo de la Nación".

Según el Gobierno argentino, "en un nuevo exceso de jurisdicción y desconocimiento de la soberanía, Griesa opinó sobre la ilegalidad de un proyecto de ley que ni siquiera comprendió en toda su extensión (al desconocer elementos centrales del mismo) y que fue enviado para su tratamiento en el Congreso de la Nación, como debe ser en todo Estado democrático".

Thomas Griesa, que falló a favor de los fondos especulativos que demandaron a Argentina en Estados Unidos para cobrar la deuda en mora desde 2001, calificó este jueves de "inválida e ilegal" la última propuesta anunciada desde Buenos Aires para destrabar los pagos.

Sigue el default

Griesa mantiene bloqueados los fondos que Argentina depositó en un banco estadounidense para cumplir con sus obligaciones de pago con los bonistas que aceptaron los canjes de 2005 y 2010, que implicaron importantes quitas sobre las cifras originales.

El proyecto que impulsa el Ejecutivo de Fernández pretende esquivar el bloqueo del magistrado y hacer que sus acreedores cobren lo que les corresponde a través del Banco de la Nación Argentina o presenten un agente fiduciario alternativo, antes del próximo vencimiento de deuda, el próximo 30 de septiembre.

La Agencia France Press recuerda que Argentina venía pagando en Nueva York los vencimientos de su deuda con 93% de los acreedores que aceptaron los canjes de bonos en 2005 y 2010, con quitas de hasta 70% del valor nominal de los títulos.

Pero el último depósito en julio de 539 millones de dólares a favor de esos tenedores de bonos reestructurados fue bloqueado en el Bank of New York (BoNY) por orden de Griesa, porque Argentina incumplió su sentencia que la obliga a pagar a los fondos especulativos, que Buenos Aires llama "buitres" porque compraron la deuda en default.

El vencimiento expiró y el país fue colocado por calificadoras de riesgo en la categoría de "default selectivo".

En otro parte informativo, Efe añade que tras una semana de vaivenes, la moneda argentina se ha depreciado en más de un 1,3 % en los últimos días, hasta alcanzar el viernes los 8.45 pesos por dólar en el mercado oficial y a rozar los 14 en el mercado paralelo.

La OMC también falló contra Argentina

Por otro lado, la Organización Mundial de Comercio (OMC) ha fallado en contra de las medidas adoptadas por Argentina para preservar el comercio interno y la salida de divisas, en una sentencia divulgada este viernes en Ginebra, informa la AFP.

El fallo del órgano para la solución de conflictos de la OMC insta a Buenos Aires a "adaptar sus arbitrarias medidas a las obligaciones" que emanan de las reglas internacionales.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea recibieron con regocijo esta decisión.

"Es una gran victoria para los trabajadores de las empresas y los agricultores estadounidenses", declaró Michael Froman, representante estadounidense de comercio.

"Las medidas proteccionistas causan un efecto en un amplio segmento de las exportaciones estadounidenses, que representan miles de millones de dólares por año", agregó.

Piden rapidez

Para el comisario de Comercio de la UE, Karel de Gucht, que ha hecho de la lucha contra el proteccionismo uno de sus caballos de batalla, asegura que "este caso refleja con claridad que el proteccionismo es inaceptable".

"Insto a Argentina a que se preste con rapidez a cumplir con la resolución del Grupo Especial de la OMC y a eliminar estas medidas ilegales, y le exhorto a que abra la vía para que las mercancías de la UE puedan competir de forma leal en el mercado argentino", asegura en un comunicado.

El panel fue creado en 2013 a petición de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón que acusaron a Argentina de haber impuesto restricciones que penalizan sus exportaciones al país sudamericano.

Buenos Aires exige a las empresas que venden a Argentina compensar con una cantidad equivalente en exportaciones.

También limitó las importaciones tanto en volumen como en valor y obliga a contar con determinado nivel de contenido local en su producción nacional.

Asimismo, obliga a los importadores a invertir en el país sudamericano o a conservar los beneficios obtenidos en el propio país.

El panel de la OMC también se pronunció contra un procedimiento denominado "Declaración Jurada Anticipada de Importación". Esta declaración obliga a las empresas a contar con la aprobación de las autoridades argentinas antes de poder importar las mercancías.